X

Taxistas se oponen a que sus pares mendocinos realicen traslados desde el aeropuerto de San Luis

El presidente de la Asociación de Titulares de Taxis de San Luis, Jorge Fernández, se opuso a que sus pares trasladen usuarios desde la capital puntana hacia Mendoza y aclaró: “Tenemos que cuidar nuestras fuentes de trabajo”. A su vez, afirmó que “por jurisdicción, ellos no pueden sacar viajes de San Luis”.

El 7 de septiembre se cerrará el aeropuerto de Mendoza, por refacciones y los remiseros protestaron para que se les autorice a hacer traslados a San Luis, San Juan y San Rafael.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 31/08/2016 14:58
PUBLICIDAD

El 7 de septiembre se cerrará el aeropuerto internacional, “Gobernador Francisco Gabrielli” de Mendoza, por refacciones y los remiseros de esa provincia, protestaron para que se les autorice a hacer traslados a San Luis, San Juan y San Rafael durante tres meses ya que desde estas ciudades operarán los vuelos.

Fernández, se mostró en desacuerdo: “Nuestra postura, es que tenemos que cuidar nuestra fuente de trabajo y todos los viajes que se puedan efectuar sean de taxistas de San Luis”.

El dirigente explicó que “se va a llenar de remises en el aeropuerto y los taxistas locales vamos a estar pintados, porque los 80 o 100 vehículos que traigan y que se metan en el lugar provocarán que nuestros taxis no puedan trabajar”, y cuestionó: “¿Quién va a controlar eso?”.

Fernández, además, puntualizó que “los remiseros mendocinos pueden traer pasajeros hacia San Luis, pero calcula que eso sería incontrolable porque se quedarían acá con la excusa de que tendrían otro viaje hacia su provincia. Es decir, un vehículo que está autorizado a trabajar allá, también lo estaría haciendo en la ciudad y es peligroso para el trabajo local”.

A su vez, comentó en una entrevista con elchorrillero.com: “Yo calculo que tienen otros servicios que cumplir porque como remiseros, pueden trabajar en toda la ciudad de Mendoza, para eso los habilitan”, y esclareció: “Por jurisdicción, ellos no pueden sacar viajes de San Luis”.

Respecto a si era posible un control, en caso de que el Gobierno de Mendoza autorizara los traslados a la capital puntana, afirmó: “Es imposible llevar un control porque son diferentes jurisdicciones. En Mendoza tienen su reglamento, su forma de trabajar, y acá tenemos el nuestro. Si bien el aeropuerto es una entidad privada y pueden manejarlo como ellos quieren, tienen que respetar nuestra fuente de trabajo y a cada jurisdicción”.

Asimismo, Fernández, explicó que es el aeropuerto el que toma las decisiones y por la demanda del servicio tendrán que habilitar a más taxis locales.

Con respecto a posibles requisitos aclaró: “El aeropuerto tomará las medidas correspondientes, pero yo creo que con la identificación del taxi como tal, sus condiciones y la libreta que tiene cada permisionario, en donde se encuentra asentado el chofer y el titular, son requerimientos suficientes para que puedan brindar el servicio”.

Por otra parte, Fernández comentó que son las mismas autoridades del aeropuerto quienes llaman a una empresa para que brinde el servicio y solicitó que “debería ser una licitación pública”.

El titular de la asociación, afirmó: “Nos tenemos que adaptar a los requisitos impuestos por el aeropuerto. El taxista tiene que estar bien presentado, bien vestido y las unidades limpias, para que se pueda cumplir un buen servicio”.

Por otro lado, estimó que un viaje a Mendoza tiene un costo de unos 3 mil pesos. “Hoy sacamos el cálculo de viajes del aeropuerto a la ciudad de Mendoza y estimamos que al haber 260 kilómetros, con la tarifa nueva, el precio rondaría en ese monto”.

“Por supuesto que también queda a disposición de la negociación del mismo chofer con el cliente. Se puede llegar a un arreglo por un monto menor, pero siempre teniendo en cuenta la ordenanza y el precio real del viaje” concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR