X

Merlo: La gestión de Rody Flores termina otra semana de conflictividad

La emergencia económica, social y administrativa, la protesta de los trabajadores de la empresa de transporte urbano y el anuncio del paro de los empleados municipales para este viernes, empujaron al intendente al centro del paisaje político institucional de la villa.

El intendente Rody Flores rodeado de funcionarios y concejales de Compromiso Federal expuso el estado de las cuentas municipales. (Foto: Infomerlo)
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 21/10/2016 09:19
PUBLICIDAD

El intendente Miguel Flores buscó este jueves tomar la iniciativa frente a los conflictos. Se mostró en una conferencia de prensa secundado por el gabinete en pleno y el bloque de concejales de Compromiso Federal.

Desnudó las cuentas públicas para capear el frente de tormenta que atraviesa. Dijo que la plata a la caja municipal “no llega desde un drone”.

Mañana los empleados municipales, nucleados en ATE y UPCN, harán una huelga para exigirle que cumpla con el pago del 7% del aumento para completar el 40% y arrimarse así al incremento otorgado por la Provincia. El petitorio incluye además la reincorporación de tres empleados.

Los gremios además se adelantaron a rechazar la suba del 20% de sueldos programada para el próximo año en el proyecto de presupuesto. Flores corrigió en la rueda de prensa que en realidad “el piso del aumento salarial para el 2017 arranca en el 29%”.

En la actualidad, la administración municipal necesita alrededor de cinco millones de pesos para hacer frente a salarios de la estructura estatal que abarca empleados, funcionarios, concejales y el juzgado de Faltas. En total son alrededor de 400 personas.

El intendente reconoció que la recaudación municipal orilla los $2,8 millones.

Una postal inusual  de la villa. Por estos días la gestión de Rody Flores tiene dos frentes de conflicto. (Foto: Infomerlo)

El 10 de octubre, el sucesor de Gloria Petrino logró que el Concejo Deliberante le aprobara la emergencia  económica, social, administrativa y financiera. Se aseguró así el principio de inembargabilidad al municipio por el término de dos años.

Días después entró en escena el paro de trabajadores de la empresa Zenibus que dejó a los vecinos de la villa sin transporte urbano.

Del conflicto se desprendió una polémica en la que se involucró todo el arco político local: El martes durante una protesta se quemaron gomas frente a la intendencia y empapelaron paredes del edificio.

Desde Flores hasta sus opositores se detuvieron a pedir que las movilizaciones no se vean envueltas por la parafernalia que caracteriza a las protestas.

La dirigencia oficialista local cree que detrás de los reclamos “hay otro interés, hay alguien o algunos que están fogoneando por alguna cuestión”.

Lo concreto es que el paro de municipales de hoy por 24 horas puede ser la antesala de un próximo por 48 horas si no hay respuestas.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR