X

Colón fue más que Unión y se llevó el clásico santafesino

El Tatengue cayó por 2 a 0 frente al Sabalero, en el estadio “15 de abril”, en uno de los encuentros de la 16ta fecha. Los goles fueron de Guillermo Ortíz y Yamil Garnier.

Colón celebra su triunfo de visitante en el clásico.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 18/03/2017 19:59
PUBLICIDAD

Colón de Santa Fe le ganó a Unión por 2-0 y rompió una racha de 19 años sin ganar el clásico como visitante, luego de un impecable segundo tiempo en el cual marcó dos goles de cabeza y manejó el juego con Pablo Ledesma como gran figura, en un partido de la 16ta. fecha del campeonato de Primera División, informó Télam.

Guillermo Ortiz a los 13 minutos del complemento, con un preciso cabezazo bajo y esquinado, y Pablo Garnier, a los 39′, también con un frentazo potente, marcaron los tantos “sabaleros”, festejado en toda la ciudad a excepción del estadio 15 de Abril, que hoy alojó una multitud pero sólo de simpatizantes locales.

El árbitro del partido, Patricio Loustau, cumplió una buena labor, sin errores significativos, y debió expulsar a Iván Torres, a los 13′ del segundo tiempo, a Manuel De Iriondo 4 minuto más tarde, y a Nicolás Silva y Lucas Algozino por agresión mutua a los 42′.

El triunfo de Colón, inobjetable por su superioridad en el segundo tiempo, le permitió volver a ganar en esa cancha después de 19 años y, además, cortar una racha de 5 partidos sin triunfos contra los “tatengues”, con dos empates y tres derrotas.

El primer tiempo podría figurar en los manuales futboleros referidos a los clásicos de dientes apretados y nervios que impiden desarrollar un juego medianamente atractivo de ver, todo eso sumado al más variado menú de intentos de sacar ventajas en base a la viveza y no a la exhibición de mejores atributos que el rival.

En ese sentido, el casi nulo trabajo de los arqueros Broun y Fernández son indicio claro de que ganaron los encargados de marcar y morder, y se debatieron en la soledad y la intrascendencia, Gamba y Soldano por los locales, y Leguizamón y Vera por los visitantes.

Un remate desde afuera de Mauro Pittón y algo de Gamba, quien con poco fue lo mejor del ataque local, y una leve mejoría de Vera más por oficio que por aptitudes, es de lo poco que se puede comentar en la columna de las emociones.

La segunda etapa fue distinta y tuvo una jugada que cambió todo: a los 13′ un tiro libre de Iván Torres encontró en el área a Ortiz, quien con un cabezazo seco y esquinado dejó sin chances al arquero Fernández, en un claro error de la defensa local.

Dos minutos más tarde el paraguayo Torres se hizo expulsar infantilmente al agredir con un codazo a De Iriondo y lo que podía ser la gran oportunidad para Unión se frustró dos minutos después, cuando el mismo De Iriondo obligó a Lostau a sacarle la segunda amarilla por empujar a Leguizamón cuando era sustituido.

Colón pasó a manejar el juego con buenas tareas de Ledesma y Poblete en el medio, y de Vera en todo el frente de ataque, y Unión, pese a su desesperación, apenas si inquietó a Broun con un disparo desde lejos de Mauro Pittón.

El cabezazo de Garnier, tras centro de Silva, no solo estiró diferencias, sino que liquidó lo poco que quedaba de Unión, que se debatió en su impotencia dentro del campo y tampoco halló respuestas en el banco.

Lo que quedó hasta el final pasó a formar parte de lo anecdótico (Unión estuvo dos veces cerca de descontar con Cejas y Soldano) porque lo concreto fue que desde la intersección de bulevar Pellegrini y avenida López y Planes se desató un fenómeno que inundó las calles de la ciudad con largas y ruidosas caravanas de “sabaleros” gritando su victoria.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR