X

Mensaje pascual de monseñor Pedro Martínez Perea

El obispo de la Diócesis de San Luis deseó “felices pascuas invitando a redescubrir en la Resurrección de Cristo el sentido último de nuestras vidas”.

En su mensaje pascual monseñor Martínez Perea explicó el significado cristiano de la pascua.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 15/04/2017 19:39
PUBLICIDAD

“Por la resurrección que da sentido a nuestras vidas, vale la pena perseverar llevando la cruz a cuestas todos los días, porque veremos la gloria. Vale la pena decir sí: construir la familia, educar a los niños para llevarlos para la vida eterna, donde todos somos llamados a la felicidad sin término. Por la resurrección confiamos en el poder de Dios y nuestra esperanza es cierta”, sostuvo en su mensaje a la feligresía sanluiseña.

En su mensaje pascual monseñor Martínez Perea explicó el significado cristiano de la pascua, “es el triunfo de Jesús sobre el pecado, sobre nuestras miserias, sobre la muerte”, y en términos de San Pablo, recordó a los fieles que “si Cristo resucitó todos resucitaremos con él”.

El obispo de San Luis señaló que la importancia de la pascua radica en que “nos traza el sentido último de la vida. Toda nuestra vida es un caminar con sentido, porque la resurrección de Cristo señala el fin. Nos dirigimos hacia la vida eterna por la misericordia y la providencia de Dios”.

“¡Cómo cambia la vida cuando sabemos que hay una vida eterna! Todo pasa, solo Dios es el mismo ayer, hoy y siempre. Por la resurrección que da sentido a nuestras vidas, vale la pena perseverar llevando la cruz a cuestas todos los días, porque veremos la gloria. Vale la pena decir sí: construir la familia, educar a los niños para llevarlos para la vida eterna, donde todos somos llamados a la felicidad sin término. Por la resurrección confiamos en el poder de Dios y nuestra esperanza es cierta”, indicó el obispo.

El prelado recordó a los fieles las enseñanzas de Pablo VI sobre la “Semana Santa” que plasmó “un flash de la Resurrección de Cristo, de su Cuerpo Glorioso”, y que es un signo cierto de que “Jesucristo resucitó y está intercediendo por nosotros ante el Padre para que mantengamos la fe y no perdamos la esperanza”.

Monseñor Martínez Perea invitó a los fieles a “mirar todo con ojos nuevos desde la resurrección de Cristo” y a comprender que “estamos de paso, y en este tiempo estamos llamados a hacer el bien por amor a Dios y a nuestros hermanos”.

El obispo impartió a todos su bendición pascual, recordando de modo especial a enfermos, ancianos, niños y educadores: “Felices Pascuas especialmente a los enfermos, que en la resurrección de Cristo se fortalezcan, tengan la paciencia y el coraje, y que el dolor cobre nuevo sentido. Felices Pascuas a los ancianos, vale la pena llegar a ser ancianos habiéndole entregado al Señor toda la vida. Una bendición especial a los niños y a los educadores, especialmente a aquellos que dejan sus huellas en los más pequeños.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR