X

“Soy consciente que me sacan los resultados, pero no queremos desviarnos del objetivo y el trabajo”

El entrenador de Sportivo Estudiantes, Omar Asad analizó el presente del club que pelea por mantener la segunda categoría del fútbol argentino. En una entrevista que ofreció a El Chorrillero, tres días antes de la nueva derrota que sumó el equipo este domingo en Misiones, habló del trabajo diario y de la confianza que sostiene al grupo de futbolistas.

Asad habló del presente del club y de la confianza que tiene a sus jugadores.
por Catalina Ysaguirre / San Luis
Actualizada: 01/05/2017 10:07
PUBLICIDAD

Sabe que los resultados marcarán su partida, pero está seguro que quiere quedarse para dar pelea y comandar el próximo torneo un equipo para ascender a primera división.

Este domingo, el plantel sufrió la quinta derrota de visitante y quedó a tres puntos de la zona más complicada del descenso. Tres días antes, Asad analizó el equipo y la tarea que su cuerpo técnico realiza a diario para revertir los números que tienen al equipo en la cuerda floja.

Su desembarco se dio en medio de la intervención del club puntano por parte del estado provincial. En el Nacional B es la única institución de la categoría que transita por un proceso similar de normalización y que tiene al Estado al mando de su destino. El paso siguiente será el llamado a elecciones para que los socios elijan un presidente.

En la entrevista, Asad aseguró que le interesó el desafío de mantener a Estudiantes en el Nacional B, y que por eso cuando salió la posibilidad no tuvo demasiadas dudas para aceptar.

Dijo que está enfocado en lograr el objetivo y que el descenso “no le preocupa” porque todavía faltan muchos partidos. También valoró la actitud y el compromiso que tienen sus jugadores para salir adelante en un momento donde la posibilidad del descenso, inevitablemente sobrevuela el destino. Su plan, aseguró, “es ganar todos los partidos de local”, revertir como sea la racha de visitante y tener el apoyo del hincha, ahora más que nunca.

El DT trabajará para ganar todos los partidos de local y tratar de cortar la racha como visitante.

-¿Cómo llegaste a san Luis?

-Me acercó la propuesta Marcelo Buceta, me dijo que el club estaba intervenido por Ivana Bianchi, y yo la conocía de mucho antes, así que hablamos y nos pusimos de acuerdo. Yo había estado en San Luis cuando vine a inaugurar el estadio y también cuando era técnico de San Lorenzo, que jugamos dos partidos. Ivana me dijo que el objetivo más importante y el único era mantener la categoría y eso me empujó a decidirme. Me gustan los desafíos y más allá de lo económico y de la categoría, quería trabajar y sentía que podía hacerlo.

-¿Cómo analizas el funcionamiento del equipo en este tiempo de competencia?

-Tuvimos altibajos, pero hay que ser realistas de que este equipo juega mejor, se ven 7 u 8 toques y tenemos una iniciativa de llegar. Me vi los 19 partidos anteriores y el equipo no jugaba así, no tenía la propuesta que es dominar al local. Hay una idea, un objetivo y un plan, que es ganar todo de local y traer algo de visitante. Queremos estar tranquilos, es difícil y complicado, pero creo que lo vamos a lograr. Hay equipos que están en la misma situación y otros peor. Pero no tenemos que estar pensando en el rival, sino en seguir mejorando.

-¿Cómo hiciste para elegir a los jugadores? ?Qué tuviste en cuenta?

-Del análisis que hice tenía un orden de prioridades en los refuerzos, traer un 5 y un 3. Después se abrió un nuevo cupo por la lesión de Brasca y elegimos a Lupardo que se asemejaba a lo que necesitábamos, ya sea en lo futbolístico como en lo contractual. Y empezamos a trabajar con 11 o 12 chicos juveniles que vienen de abajo.

-¿La idea es reforzar con los juveniles, darles un lugar en el plantel?

-Ya hay muchos, entre ellos Sosa, Cuello, Rodríguez, y se sumaron muchos más. Estamos trabajamos día a día con ellos y en un futuro, cuando estén preparados van a estar en el plantel. El que esté mejor va a entrar, son jóvenes y hay tiempo.

Estamos reestructurando muchas cosas. Es conveniente tener un lugar donde entrenar, y hay una posibilidad de tener un predio de 10 hectáreas; creemos que así la calidad de los jugadores va a ser distinta. El juvenil aprende mejor, nos avocamos a eso, a ir formando chicos para que le queden al club y sean la base de mañana.

-¿Qué pensás del descenso? Cada partido aparece esa palabra.

-En el hincha sí, pero no te vas al descenso después de jugar con Crucero del Norte, te podés ir en junio después de haber hecho una mala campaña. Soy conciente que me sacan los resultados pero te puedo decir que estamos en búsqueda de cumplir el objetivo. Por supuesto que todos los equipos están pendiente de la tabla, pero nosotros no queremos desviarnos del objetivo y del trabajo.

Si trabajo serio y en cantidad, voy a estar cercar al éxito; no si me dejo llevar por las especulaciones, un número o el miedo. Pienso en Estudiantes, en revertir la situación y si me tengo que ir será por los resultados. Pero no pienso en eso, sí en mejorar, en tratar de ganar de visitante y cortar esta mala racha para que estemos tranquilos, para que los jugadores se sientan mejor.

-¿No te preocupa el descenso?

-No para nada, quedan muchos partidos. Tenemos esperanza y positivismo de revertir la situación; ganar de visitante para que eso nos de aire. Estamos trabajando bien y hemos salido a dominar equipos.

-¿Cada partido te ves obligado a realizar cambios, es porque seguís buscando el equipo?

-Sí, y los cambios son por la paridad que hay. Al primero que afloje lo cambio porque sé que hay otra al 100%. Ninguno es mejor que el otro, pero sí hay prioridades, hay jugadores que tienen que estar sí o sí, como Felice y Moreira Aldana, que son jugadores que salen y dan la vida en la cancha. Es muy parejo el nivel y tengo la pauta que todos tienen las ganas de revertir este momento, y por eso sé que lo vamos a sacar. Hay mucho margen todavía y vislumbramos que vamos a estar mucho mejor.

-¿Qué pasó con Mario Vallejo y Valentín Brasca, dos referentes del club que hoy están afuera?

-Valentín está entrenando con nosotros, el problema es su mano y tiene que recuperarse. Con el paso de los días el club va a tener que tomar la decisión de con quién se queda, si con él o con Lupardo. Pero primero Valentín tiene que estar bien. Lo veo firme, sabemos que es referente, pero hoy tiene que volver al 100%.

Con Mario fue una decisión única y mía. Decidí separarlo porque no le estaba haciendo bien al grupo, por actitudes y conductas que no ayudaban el día a día. Hablé con él y le manifesté mi pensamiento. Antes ya le habíamos llamado la atención. Yo no tengo segundas vueltas, ni rodeos, lo hice apostado al plantel, más allá de un nombre. Me costó mucho porque lo aprecio, pero todos tenemos que entender que por arriba está Estudiantes, y me trajeron al club para tomar decisiones. Él lo entendió y hoy está entrenando en la primera local, haciéndolo como un profesional que es.

-¿Lo tomás como una presión que te la hinchada te pida poner a Brasca?

-Creo que pasó por el enojo del momento porque íbamos perdiendo por 3 goles. Valentín es un referente histórico, con logros, pero Lupardo no lo viene haciendo mal, hubo partidos que nos salvó.  Sé cómo son las broncas. Creo que la gente se expresó en mi contra y no en la de Lupardo. Pero la verdad que no me causa nada. Es el hincha el que se expresa, y siempre tiene la razón, te aplauden o te insultan. Y en el empate 3 a 3 de la semana pasada los jugadores se fueron aplaudidos.

-¿Qué mensaje le darías al hincha en este momento?

-Me puedo hacer cargo del 3 de enero para adelante, soy valiente, me la banco y soy responsable en todo lo que hago. Entiendo que pueden estar nerviosos, pero yo les pido que confíen, que estén tranquilos. Y que si tienen que insultar que lo hagan en mi contra, porque yo soy el responsable del equipo que armo. Les pido que vengan a alentar, sé que el estadio está lejos del Coliseo, pero en este momento necesitamos el apoyo, que vengan con buena onda.

Acá hay gente buena, trabajadora. El equipo quiere salir para adelante, hay una intensión, de lo contrario no revertíamos un 3 a 1. Necesitamos que la gente ayude a defender esta idea, porque vamos a dar lo máximo y no nos vamos a guardar nada.

-Cómo analizás que un gobierno esté llevando adelante los destinos del club?

-Siempre que sea para el bien y beneficios del club, me parece bueno. No quiero decir que pase en todos lados, pero en Godoy Cruz el gobierno apoyaba, creo que siempre hay una relación, también lo vi cuando dirigí en México.

Acá esto se dio porque el club estaba mal, porque los jugadores no cobraban sus sueldos, estaban en otra ciudad, solos y con muchos problemas. Hay cosas que por un lado son beneficiosas, obraron bien y lo hicieron para rescatar la identidad de un club, ayudar a un equipo que estaba compitiendo en el Nacional B.

Hoy nada es fácil, dirigir un club no es gratificante, es desgastante porque te lleva muchas horas, porque tenés que estar siempre preparado para dar, y no son todas buenas. Creo que acá se están haciendo las cosas bien, económicamente y en la infraestructura también. Se está proyectando un predio que si se logra y conseguimos mantenernos en la categoría ya se podrá pensar en subir a primera, y bienvenido sea si es con el apoyo del gobierno.

-A la hora de armar y proyectar tu equipo, intervienen en tus decisiones?

-Yo me meto más en sus decisiones que ellos en las mías. Cada jugador que potenciamos, cada cosa que pensamos es decisión de mi cuerpo técnico. Podemos llegar a tener algún error y hacer consultas con la intervención, pero nunca en el armado futbolístico ni en los planes de entrenamiento. Sí en la logística, en los horarios de viajes y lugares de entrenamientos.

-¿Cómo analizás las protestas que hizo el club en contra de la designación de los árbitros?

Lo que pasó lo vimos todos, nos metieron las manos en cuatro partidos. Sé que hubo una nota que fue desechada, y hasta acá no cambió nada, pese a nuestros reclamos. Ojalá que cambie, porque no podemos objetar nada, y la forma de manejarte es haciendo ruido. Te cobran faltas a mitad de cancha, te llenan de amarillas, te perjudican de esa manera.

-¿Por qué creés que se lo perjudica, porque es un equipo del interior?

-Por ser del interior y por las escuchas donde se pedía que había que favorecer a Estudiantes con su presidente, y hoy lo estamos pagando. Ellos quieren demostrar sinceridad y limpieza, que hoy en AFA son distintos; por eso estamos pagando los platos rotos del pasado.

-Crees que te vas a quedar mucho tiempo?

-Hasta diciembre tengo contrato. Creo que hasta junio estoy, pero si mantenemos la categoría y tenemos el predio, seguro vamos a armar un buen plantel y a partir de junio vamos a alargar el contrato. Me gustan los desafíos. Me quiero quedar, salvo que vengan otras posibilidades, por ejemplo de Vélez, que es algo que no puedo rechazar. Pero hoy mi cabeza está acá, y pensando en sacar adelante a Estudiantes.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR