X

Siguen buscando a los dos abuelos desaparecidos en San Luis

La Comisaría 2º de la capital sanluiseña continúa con las líneas investigativas para poder dar con el paradero de Matías Dávila, de 76 años, y de Sergio Ojeda de 78. Por ahora, nadie sabe dónde están.

Ojeda y Dávila son buscados por la Policía, tras las denuncias de paradero.
Redacción de El Chorrillero
Actualizada: 22/05/2017 16:02
PUBLICIDAD

Según confirmó el jefe de la Seccional, Gustavo Ramírez, en relación a la desaparición de Ojeda, “se siguen tomando testimoniales”, y a partir de la información recabada ya se efectuaron rastrillajes en las localidades de La Carolina, El Trapiche y Paso del Rey.

Por ahora no hay datos certeros que permitan llegar a Ojeda. Sin embargo, Ramírez aseguró que “siempre están apareciendo datos de personas que lo ven en diferentes sectores”. Inclusive se hicieron rastrillajes en la zona del Dique Chico.

Ojeda, que sufre de Alzhéimer, lleva dos semanas desaparecidos y sus familiares acompañan la búsqueda que inició la Policía.

Su hija le contó a elchorrillero.com que Ojeda salió a comprar a una panadería del barrio Pueblo Nuevo y nunca más volvió. Sólo una vez las cámaras de seguridad de Riobamba y Quines lo detectaron caminando hacia la Colonia Hogar, pero no pudieron llegar con su destino.

Por otra parte, Ramírez contó que sobre el paradero de Dávila, avanzan las medidas ya que la causa se judicializó. “Por testimonios de vecinos, la última vez que lo vieron fue el 2 de mayo. Después nadie más lo vio. Ya se llevaron adelante algunas medidas como por ejemplo el secuestro de teléfonos celulares de las personas con quienes Dávila estaba en contacto diario”, aseguró el policía.

“No han surgido nuevos datos sobre su paradero. En su casa se realizaron 3 inspecciones oculares. Cuando se fue de su casa dejó todo cerrado, inclusive su moto”, agregó Ramírez.

Por orden del Juzgado Nº 1 se realizaron allanamientos en la casa de un jardinero y de dos mujeres que trabajaban haciendo limpieza en la vivienda de calla La Pampa donde Dávila vivía solo.

El hombre mide 1,65 metros, es calvo, de tez morena y posee una cicatriz en el costado izquierdo del pecho.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR