X

El obispo pidió “seguir el ejemplo” del Santo Patrono con “obras de misericordia”

En la homilía que enunció por los 423 años de San Luis, monseñor Pedro Martínez indicó que cuando un gobierno construye hospitales o cuando brega por obras sociales y de educación hace “obras de caridad”.

La celebración religiosa reunió a la comunidad puntana en la iglesia Catedral.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 25/08/2017 18:23
PUBLICIDAD

Este viernes, la ciudad amaneció con la alegría de quienes conmemoraron el aniversario rindiendo homenajes de distinta manera; compartiendo buenos augurios en las redes sociales o presenciando las celebraciones programadas en las calles céntricas y espacios públicos.

A las 10:30, en la zona de las avenidas Illía y Lafinur, los vecinos se congregaron para participar de la histórica procesión, la cual se inició luego de ultimar los detalles técnicos de los altavoces que guiaron las oraciones.

Estuvieron presentes el vicegobernador de la provincia Carlos Ponce, quien asistió acompañado por ministros; el intendente de la ciudad, Enrique Ponce, y el exgobernador y diputado Nacional Claudio Poggi.

Además asistieron dirigentes políticos, autoridades de las fuerzas armadas, alumnos de instituciones públicas y privadas, grupos de boy scouts y público en general.

En la columna de feligreses que caminaron al paso de los rezos, se destacó la imagen de San Luis Rey, escoltado por el Santo Cristo de La Quebrada y Nuestra Señora del Trono.

Una larga fila de monaguillos, seminaristas y sacerdotes de la provincia se desplegó a lo largo de toda la procesión.

El obispo de San Luis, Pedro Martínez estuvo acompañado por su par de San Juan, Jorge Lozano y por el arzobispo de San Rafal, Eduardo Taussing, quienes dieron un colorido particular con los ponchos criollos que vistieron para abrigarse de las heladas brisas puntanas.

Detrás de los sacerdotes se ubicó el vicegobernador junto a los ministros, y luego algunas congregaciones de monjas y diversos grupos parroquiales. A la mitad de la hilera se ubicó Claudio Poggi junto a dirigentes y vecinos.

Al compás de la marcha “Avenida de Las Camelias”, ejecutada por la banda de la Policía de la provincia, los fieles católicos dieron los primeros pasos mientras distintos oradores profesaban su testimonio de fe desde los altavoces establecidos.

“Viva San Luis Rey de Francia, viva el corazón de la ciudad de San Luis”, se escuchó como apertura, justo cuando los vientos de la banda anunciaban la “Marcha de Las Malvinas”.

Luego de algunos rezos que imploraban “el perdón por las faltas”, los sacerdotes que guiaron la procesión destacaron: “Nuestro santo se comportó siempre como hijo obediente de la Iglesia de Cristo, instruyendo a su hijo y sucesor sobre la necesidad de desterrar de su tierra, toda clase de pecado”.

Entre rosarios que iban entrelazados en las manos de los presentes y estandartes de distintas devociones religiosas, las oraciones pidieron la intercesión de San Luis Rey para las bendiciones y súplicas particulares.

La procesión recorrió la Avenida Illia de punta a punta y luego continuó por Junín hasta llegar a la Iglesia Catedral. Allí se entonaron las estrofas del Himno Nacional, con la presencia de distintas divisiones de fuerzas armadas y el talento de los músicos del Ejército Argentino.

Monseñor resaltó las enseñanzas de San Luis Rey de Francia.

Después de los protocolos ceremoniales, las autoridades y el pueblo ingresaron al templo que los aguardó con armonías casi celestiales del órgano de tubos y las voces del coro de la catedral.

La misa tuvo sus distintas intervenciones dogmáticas, pero con las particularidades de la ocasión, ya que se rezaron algunas oraciones en latín.

“La misión del gobernante es entregarle a Dios el pueblo que gobernó”

Tras la lectura del evangelio, llegó el turno de la homilía, la cual fue expuesta por el obispo puntano. Primero agradeció a las autoridades por su presencia y resaltó la participación de los colaboradores que estuvieron en cada detalle de los preparativos.

El eje que atravesó la lectura del evangelio fue la misericordia, y en ella la “necesidad del amor de Dios”. Desde estas premisas, Martínez generó el contexto propicio para los petitorios sociales.

“Tú tendrías que haber perdonado, porque yo te perdoné”, indició referenciando “la sabiduría” de Cristo. Según la máxima autoridad de la iglesia puntana, “ese amor” que genera el perdón lo profesó San Luis Rey.

El vicegobernador Carlos Ponce asistió junto a ministros.

“Con él llenaba su vida interior, se levantaba y hacía el bien con obras espirituales cuando rezaba cotidianamente el rosario, y con obras materiales, cuando instruía a las personas o creaba hospitales”, recordó.

“Por eso siempre vemos con gratitud cuando un gobierno construye un hospital público; la salud pública, las obras sociales públicas, son misericordia”, definió el sacerdote.

Más adelante leyó el testamento del patrono, el cuál fue narrado a su hijo. En sus líneas manifestó sus deseos de combatir las corrupciones del alma, las blasfemias, las herejías y sus anhelos de conservar las buenas costumbres del pueblo enfatizando las acciones de caridad.

El obispo detalló que a través de ese ejemplo se entiende cuál es la misión del gobernante: “Entregarle a Dios el pueblo que gobernó, conducirlo hacia él”.

El intendente de la ciudad, Enrique Ponce, participó de la ceremonia religiosa.

“Que San Luis tenga las características de su patrono”, exclamó con la mirada en lo alto y sus manos reverenciando la divinidad. “Al final de la vida nos encontraremos con San Luis Rey, y él nos presentará ante Dios”, concluyó.

Después de las palabras, la misa siguió sus milenarias tradiciones, hasta que el cántico angelical de “Alma de Cristo” anunció el final de la ceremonia.

Una vez finalizada la liturgia, las autoridades municipales y los vecinos se dirigieron al predio de Granja La Amalia para continuar con los festejos de los 423 años de la fundación de San Luis.

Claudio Poggi también participó de las festividades por el día de San Luis.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR