X

Tres nuevos implantes cocleares se realizarán en el Hospital San Luis

Las cirugías están programadas para el miércoles 6 y viernes 8 de septiembre. Serán realizadas por el doctor Sebastián Picciafuoco y su equipo. Los pacientes tienen 3, 11 y 15 años.

Foto: ANSL
Un implante coclear es un pequeño dispositivo electrónico que ayuda a las personas a escuchar.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 30/08/2017 18:03
PUBLICIDAD

El otorrinolaringólogo Sebastián Picciafuoco estará al frente de las cirugías. Con estas, el médico cordobés sumará 31 intervenciones desde que se unió al equipo del Ministerio de Salud, en el 2014.

“La semana que viene se van a hacer tres nuevos implantes cocleares en el hospital. Serán tres niños, dos nenes de 3 y 11 años, y una joven de 15 años. Dos de los pacientes ya están implantados, o sea que recibirán el segundo implante, que será para el otro oído”, contó Picciafuoco.

Los pacientes de 11 y 15 años pertenecen a DOSEP, mientras que el niño de 3 años es beneficiario del Plan “Incluir Salud” (ex PROFE).

El equipo del Hospital San Luis, encargado de los implantes, está integrado por un grupo de cuatro otorrinolaringólogos con Picciafuoco a la cabeza, además de Carlos Sabatini, Oscar Casanova y Fernanda Cuchi. Los fonoaudiólogos: Verónica Ofria, Clotilde Alba, Mario Santillán, Silvia Clerici, Ana Aguiar, Celeste Quiroga, Carla Alvarado y Estela Guzmán. Y el soporte fundamental de los enfermeros, anestesistas, pediatras e instrumentistas, informó la ANSL.

 

Datos importantes

¿Qué son los implantes cocleares?

Un implante coclear es un pequeño dispositivo electrónico que ayuda a las personas a escuchar. Se puede utilizar para personas sordas o que tengan muchas dificultades auditivas. El implante coclear no es lo mismo que un audífono. Este se implanta por medio de una cirugía y funciona de una manera diferente.

Hay muchos tipos diferentes de implantes cocleares. Sin embargo, en su mayoría, constan de varias partes similares.

Una parte del dispositivo se implanta quirúrgicamente dentro del hueso que rodea el oído (hueso temporal). Consta de un estimulador-receptor, el cual acepta, decodifica y luego envía una señal eléctrica al cerebro.
La segunda parte del implante coclear es un dispositivo externo. Este está formado por un micrófono/receptor, un procesador de lenguaje y una antena. Esta parte del dispositivo recibe el sonido, lo convierte en una señal eléctrica y lo envía a la parte interna del implante coclear.
¿Quién puede utilizar un implante?

Los implantes cocleares permiten a las personas sordas recibir y procesar sonidos y lenguaje. Sin embargo, estos dispositivos no restablecen la audición normal. Son herramientas que permiten procesar los sonidos y el lenguaje, y transmitirlos al cerebro.

Un implante coclear no es adecuado para todo el mundo. La manera como se selecciona una persona para un implante coclear está cambiando a medida que mejora la comprensión de las rutas de la audición (auditivas) del cerebro y con los cambios en la tecnología.

Tanto niños como adultos pueden ser candidatos para un implante coclear. Los candidatos para estos dispositivos pueden ser personas que nacieron sordas o que quedaron sordas después de aprender a hablar. Los niños hasta de 1 año de edad ahora son candidatos para someterse a esta cirugía. Aunque los criterios son levemente diferentes para niños y para adultos, están basados en pautas similares:

-La persona debe estar completamente sorda o casi completamente sorda en ambos oídos y obtener muy poco mejoramiento con los audífonos. Cualquier persona que pueda oír lo suficientemente bien con audífonos no es un buen candidato para los implantes cocleares.

-La persona necesita estar muy motivada. Después de colocar el implante coclear, tiene que aprender a usar el dispositivo de manera adecuada.

-La persona debe tener expectativas razonables sobre lo que pasará después de la cirugía. Este dispositivo no restaura ni crea una audición “normal”.

-Es necesario que los niños se inscriban en programas que les ayuden a aprender la forma de procesar los sonidos.
Para determinar si una persona es candidata para un implante coclear, debe ser examinada por un médico especializado en oído, nariz y garganta (otorrinolaringólogo). Las personas también necesitarán que les realicen tipos específicos de audiometrías con sus audífonos puestos.

-Esto puede incluir una tomografía computarizada o una resonancia magnética del cerebro y del oído medio e interno.

-Es posible que las personas (especialmente los niños) necesiten evaluación psicológica con el fin de determinar si cumplen con los requisitos.

El implante coclear intenta reemplazar el funcionamiento del oído interno, transformando el sonido en energía eléctrica. Foto: ANSL

¿Cómo funciona?

Los sonidos son transmitidos a través del aire. En un oído normal, las ondas de sonido hacen que el tímpano y luego los huesos del oído medio vibren. Esto envía una onda vibratoria al oído interno (cóclea). Estas ondas son convertidas luego en señales eléctricas, que se envían a lo largo del nervio auditivo hasta el cerebro.

A una persona sorda no le funciona el oído interno. El implante coclear intenta reemplazar el funcionamiento del oído interno, transformando el sonido en energía eléctrica. Esta energía se puede usar luego para estimular el nervio coclear (el nervio de la audición), enviando señales sonoras al cerebro.

-El sonido es captado por un micrófono que va colocado cerca del oído. Este sonido se envía a un procesador de lenguaje que en la mayoría de los casos va conectado al micrófono y se pone detrás del oído.

-El sonido es analizado y convertido en señales eléctricas, las cuales son transmitidas a un receptor implantado quirúrgicamente detrás del oído. El receptor envía la señal a través de un alambre hasta el oído interno.

-Desde allí, los impulsos eléctricos se envían al cerebro.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR