X

Marcharon para pedir “Cárcel ya” a 2 acusados de abusos a menores

Esta tarde, familiares, amigos y autoconvocados se congregaron en el centro puntano para reclamar “justicia y prisión” para Federico Guidugli y Alexis Domínguez, acusados de ultrajar sus hijastras y sobrina respectivamente.

Foto Marcos Verdullo
La marcha se desarrolló desde el Correo Argentino y se extendió por el microcentro puntano.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 01/09/2017 00:00
PUBLICIDAD

Decenas de vecinos junto a las madres de las menores abusadas y la Colectiva Feminista de San Luis, se reunieron en el Correo Argentino con la intención de visibilizar los casos y exigirle a la Justicia “Cárcel ya” para los hombres acusados por abusos.

Carteles con la inscripción de “tiene que estar preso” y “prisión inmediata para Federico Guidugli y Alexis Domínguez” marcaron la protesta que se extendió hasta el Poder Judicial.

Quienes se encargaron de liderar la manifestación fueron los mismos familiares que en alto mostraron panfletos con las fotos de los acusados y, al grito de “Justicia, justicia”, se dirigieron por la calle Junín y San Martín.

En la Iglesia Catedral pararon para que Andrea Calderón, madre de las niñas que habría abusado Gidugli, dijera algunas palabras de agradecimiento a todos los presentes. En ese lugar afirmó: “Estos abusadores no pueden estar sueltos. Queremos que se visibilice y vean estos casos, que todos vean este flagelo y que no solamente nos toca vivir a nosotros”.

La marcha convocó a familiares de las menores abusadas y recorrió las calles céntricas.

Una vez en la puerta del Poder Judicial, los presentes pegaron láminas, letreros e inscripciones de repudio sobre las decisiones de la Justicia. Además, a toda voz, comenzaron a nombrar a los acusados de abusar y violar a personas en diversos casos.

Para finalizar la protesta, fueron hasta la sucursal del banco, en el centro de la ciudad, donde trabaja Guidugli para repudiar que todavía “sigue siendo empleado del lugar y todavía no lo separaron”.

El testimonio de los familiares

Calderón comentó sus sensaciones y describió que “a nivel personal la principal idea es poder mover la Justicia”. También agregó: “A nivel social es importantísima la marcha para despertar consciencia en las personas, los niños y niñas que están sufriendo abusos, y se den cuenta que no está bien y que nadie tiene derecho a tocarlos si no quieren”.

Denise, madre de la niña de 11 años que habría sido abusada por Domínguez, comentó: “Simplemente pido justicia por mi hija que desde los siete años sufrió este tormento y desde el juzgado no me están dando ninguna respuesta. El violador sigue suelto, aterrándonos”.

Con lágrimas en los ojos y consternada por la situación dio gracias por el apoyo brindado. “Solo tengo el respaldo de la gente, que es incondicional y le agradezco de corazón a las personas que hacen esta marcha”, agregó la mujer.

Ramiro Pérez, padre de las niñas abusadas, quien con una voz quebradiza y emocionada dialogó con este medio, se mostró compungido por la situación y dijo: “La justicia es cómplice del terror que tienen mis hijas. La sociedad está en riesgo con un apersona como ésta circulando por aquí. Este sujeto les robó la inocencia, les robó todo y lo dejaron libre”.

También se dirigió a las personas y familiares que puedan estar sufriendo casos de abusos: “Particularmente me gustaría invitar a las personas que viven este tipo de situación a que se animen a denunciar. Parte de la sociedad nos estamos juntando para que esto no vuelva a pasar. Le decimos a la gente que denuncie porque el peligro puede estar en casa”.

Los familiares cuestionaron a la justicia por dejar libres a los acusados.

El estado actual de los casos

La causa de Guidugli, quien fue procesado por el juez Sebastián Cadelago Filippi por “abuso sexual gravemente ultrajante” de su hijastra de 13 y por “abuso simple” en contra de su hijastra mayor de 16, tuvo un giro y miembros de la Cámara del Crimen Nº 2 liberaron al hombre.

Por su parte, Domínguez fue imputado por “abuso sexual” contra su sobrina de 11 años. Él es hermano de la madre de la niña, quién fue la que lo denunció. Actualmente, el acusado se encuentra libre y la causa la tiene el juzgado del Crimen Nº 2, a cargo de Jorge Sabaini Zapata.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR