X

Descuartizaron a un cachorro en Villa de La Quebrada

Su dueña manifestó que a “Tango” le quebraron todos los huesos y lo cortaron con un cuchillo, desde el estómago hasta el tórax. Radicó la denuncia en la subcomisaría Nº 21.

Marina Moriones recordó a Tango como "un perrito inteligente y noble".
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 01/09/2017 08:46
PUBLICIDAD

El hecho sucedió el martes y trascendió por una denuncia que publicó el proteccionista Eduardo Garay en su cuenta de facebook, donde describió las circunstancias en las que se encontró al pequeño animal. “Realmente no puedo dar más detalles porque estoy muy, muy afligido”, lamentó en el mensaje.

El cachorrito se llamaba “Tango”, vivía en una especie de granja donde Marina Moriones, su dueña, cuidaba de otros animales que rescataba de situaciones límite.

La mujer recordó cómo fueron los hechos mientras dialogó con este medio. El perrito desapareció de su hogar y a pesar de buscarlo, no encontró rastros ni pruebas de un posible paradero, pero algo impulsó en su corazón la necesidad de llamarlo, quizá como una suerte de cobijo eterno.

“Tango, Tango”, pronunció repitiendo a la nada, y en un instante sintió tres ladridos, los cuales aseguró que eran de su pequeño. “Percibí que estaba en una casa aledaña, por lo que llamé a la Policía solicitando ayuda”, recordó.

En medio de una garganta consumida por el dolor, resaltó que anteriormente el hombre al cual indica como el responsable de la bestialidad, había envenenado al cachorrito y a sus hermanos. “Sólo pude salvarlo a él y al otro día me lo mató”, añadió con lágrimas.

Al llegar los uniformados al lugar, un efectivo alumbró con las luces del patrullero a la casa señalada y percibieron que se encontraba el cadáver de Tango en un escenario terrible: “Tenía sus huesitos destruidos y un corte desde el estómago hasta el tórax”.

Moriones estaba acompañada por una amiga que es médica patóloga, la cual aseguró que “no hacía ni 15 minutos que habían asesinado a Tango”. “Su sangre no estaba coagulada”, agregó.

Según informó la mujer, la autopsia de la Policía reveló que “no sufrió el ataque de otro animal ni fue atropellado por un vehículo, sino que fue atacado por una persona”.

Además aseguró que no entiende el porqué del ensañamiento, pero detalló que fue amenazada por la persona a la cual acusa como responsable.

“Salió el hombre con su patrón en una camioneta Hilux, me alumbraron la casa durante unos minutos, me tocaron bocina, yo me asusté por lo que llamé a la Policía. Cuando quise ir a la casa de mi amiga en busca de ayuda, se bajaron y uno de ellos me dijo ‘quedate en el molde porque vas a quedar igual que el perro’”, puntualizó en una mezcla de desasosiego y dolor.

Moriones indicó que tiene las pericias que evidencian el envenenamiento de los hermanos de Tango, los resultados del estudio forense de la Policía y el testimonio de su amiga patóloga. “Ojalá se haga justicia y que pague con lo que tenga que pagar, que sirva como antecedente”, imploró.

“Era un cachorrito mestizo que parecía un ovejero alemán, era tan hermoso, tan solo yo sé lo que estoy viviendo”, concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR