X

“Te amo tanto hija de p…que te mataría”, le decía mientras la golpeaba

Así lo relató Susana Pallero, de 31 años, quien fue golpeada, violentada psicológicamente y hasta “mordida” por su novio. Ella vive en Santa Rosa del Conlara, donde ya denunció al agresor. Ahora espera contención por parte de la Justicia. Contó la violencia en primera persona para que otras mujeres se animen y pidan ayuda.

Pallero espera que la Justicia concrete sus tareas y le brinden seguridad y contención, ya que teme que el hombre tome represalias.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 18/09/2017 12:41
PUBLICIDAD

El jueves Pallero decidió culminar con el “calvario” que padecía por culpa de su concubino Maximiliano Ochello, de 30 años, quien la sometía a distintas situaciones de violencia. Entonces comenzó a empacar sus pertenencias y emprender un nuevo rumbo.

Dos días después, la mujer sufrió las agresiones por parte de su pareja. “Él estaba enojado, me decía que volviera”, contó. Primero intentó una comunicación persuasiva diciéndole que sus hijos (que tiene con otra mujer) no querían que se fuera; pero ante la negativa de Pallero, se enfureció.

“Me tomó del cuello y me dijo, te amo tanto hija de p… que te mataría”, recordó angustiada. Luego la mordió, la golpeó dándole cachetadas e incluso la acosó sexualmente: “Estaba excitado, me levantó la remera”, describió como pudo en medio el dolor que le dejó una nueva experiencia violenta.

Ante el terrible panorama, la mujer se defendió como pudo con una serie de golpes, hasta que él la soltó. Después el hombre se vistió con ropa vieja y luego la amenazó: “Ya vas a ver lo que te va a pasar. No te dejé marcas, nadie te va a creer”.

Pallero jamás pensó afrontar tales conflictos. De hecho, es una joven activista que, a pesar del dolor, ocupa su tiempo ayudando a personas con capacidades diferentes a través de distintas ONG y también trabaja contra la violencia de género en el colectivo feminista Ni Una Menos de Córdoba.

“Es importante contar mi historia, para que otras chicas que vivan lo mismo reflexionen y busquen ayuda”, dijo ante la necesidad de hacer público su problema.

Más tarde, luego de los forcejeos, el hombre tomó el celular y escribió la letra “p”. Según la víctima “quiso marcar a la Policía”, pero terminó llamando a su suegro.

Cuando el padre de Pallero atendió, el novio quiso salir de la situación acusando a su novia: “Me quiere matar”. Pero ella alcanzó a pedir auxilio: “Papi, llamá a la Policía”.

Pallero estudia abogacía, ingeniería en sistemas y martillero público. Es profesora de inglés y trabaja en empresas de software a nivel mundial. Sus lamentables experiencias, no impidieron que continúe con sus sueños. Así mismo, todo lo que vivió la marcó.

“Es una situación muy complicada, había formado una relación sentimental muy fuerte y me costó hacer la denuncia”, aseguró en declaraciones a elchorrillero.com

En un primer momento no iba a denunciarlo por miedo a que los antecedentes del agresor pudieran complicarlo. Según indicó, el acusado posee causas por “arrancarle un pedazo de cara a un chico mordiéndolo”, entre otros conflictos.

Pero una amenaza de su cuñada, una mujer reconocida en el mundo de las destrezas gauchas, fue el detonante para que sí lo denunciara.

El problema no se terminó con su presentación ante las autoridades, sino que siguió con “el intento de desistir”, por parte de algunos uniformados. “Cuando fui a la Comisaría 25º, me dieron pretextos que fueron desde los trámites burocráticos hasta cuestiones sentimentales”, recordó.

“Mi ex me pedía como muestra de amor que fuera celosa, mentía desmedidamente. Creí haberlo cambiado pero sólo lo ocultaba para no perderme”, dijo mientras agregó que en Concarán, donde vivió el agresor, “no lo quiere nadie”.

“Hacía que yo me sintiera culpable por todo, incluso perdí el hijo que esperábamos entre peleas físicas y verbales”, agregó.

Además, comentó que en las redes sociales compartió fotografías de los golpes que le propinó y aseguró que inmediatamente le escribieron personas que “habrían sufrido hechos de violencia” por parte del mismo golpeador.

Ahora Pallero espera que la Justicia concrete sus tareas y le brinden seguridad y contención, ya que teme que el hombre tome represalias.

“Quiero dejar bien claro que todos los perfiles reales o falsos que envíen mensajes amenazantes por mí denuncia, así como llamados, sms, whatsapp o cualquier otro medio, van a ser adjuntados a la causa y rastreados según corresponda”, publicó en su perfil de facebook.

La publicación de Susana Pallero

Soy Susana Pallero y cuento mi caso de violencia para que no le pase a otros u otras en la zona:

Apenas lo conocí a Maxi Ochello me dijeron, “tené cuidado que es violento”. Yo, no escuché. No me gusta tomar decisiones propias por comentarios indirectos.

Me pedía que fuera celosa “o no lo amaba” y mentía desmedidamente. Intentaba meterse en la casa de mis padres constantemente.

Un día me llega un mensaje de una chica de Concaran diciendo “decile que se haga cargo del bebé de mi amiga que está embarazada de él” y yo hablé con él y le pedí que se hiciera cargo.

Y empecé a escuchar de su boca palabras negativas sobre esta chica y la madre de sus otros hijos, a los cuales hacia un año y medio que no veía y cuando veía lo hacía una o dos veces, según me entero ahora, después de conocer a la madre de los chicos que no parecía ser la mujer que él me había descripto. Y me entero por un conocido de él que se escondía detras de cosas cuando pasaba alguno de sus hijos para que no lo viera.

También mencionó en algún momento tener dos hijos más en Río Cuarto, no reconocidos. Como la hija que tiene su padre, no reconocida y que defraudó poniendo todo a nombre de su esposa.

Lo descubrí en mentiras hasta el cansancio. Mi familia, mis amigos, mis vecinos, nuestro terapeuta todos habian descubierto ya mentiras de él, pero yo “lo amaba” y confié en que cambiaría.

Entre mentiras, y peleas verbales y físicas, pierdo el embarazo del hijo que estábamos esperando… pero él siempre encontraba el modo de hacerme creer que era mi culpa.

Es lindo. A mi criterio, aunque yo le enseñé a lavarse los dientes y varias medidas básicas de higiene como usar preservativo, mientras él se jactaba de haber estado con 22 chicas en un año.

Porque para él somos objetos, que acompañan su vida, la abren las piernas y le ceban mate.

También cree que la mujer es para la casa y a los putos hay que matarlos.

Yo creí haber “curado” ese machismo pero solo lo ocultaba para no perderme.

Todo el tiempo sonríe y exagera siempre. Te manda canciones que ni siquiera escucha, sólo busca en YouTube “canción romántica” “canción para alguien especial” y la manda a toda la lista de contactos que tiene sin siquiera escucharla. Se encara a TODAS las mujeres que conoce.

Es infiel y mentiroso sin escrúpulos y te cela como si una lo fuera.

Te hace muchos regalos. Te lleva a todos los restaurantes y bares todos los días sin ninguna ocasión, y después con el tiempo te enteras que sus hijos viven en condiciones infrahumanas. Te regala (sobre todo pulseras), peluches, flores, colgantes, mientras los hijos se bañan en fuenton y comparten baño con los borrachos de un bar. Te hace sentir única y habla de otras mujeres como que le han fallado a él y él, pobre de él es la víctima, y menos mal que te ha encontrado a vos para que lo salves, porque solo vos lo entendes y todo dice vivirlo por primera vez con vos.

Hasta que un día te enteras de cuántas mujeres cayeron en lo mismo.

Y de que está procesado. Sí, procesado por lesiones graves, por morderle la cara a un chico hasta arrancarle un pedazo y escupirle la sangre en la cara por celos y tiene que ir a Tribunales todos los meses a firmar y no puede salir del país ni de la provincia, y te enteras porque lo citan a Tribunales y no le queda otra que contarte… y agrega orgulloso que puso de testigos falsos a su familia (y creo a un amigo al cual años después traiciona) para que dijeran que el chico golpeado se metió a su casa y se lastimó solo con la reja cuando salió corriendo.

La gente que no lo conoce te dice “que suerte estar con él!” porque desde lejos es simpático, gracioso y trabajador, aunque trabajar implique hacerlo en negro para no pasarle la cuota alimentaria a todos los hijos que tiene, mientras a mí me invitaba a un Hotel 5 estrellas en Mendoza y muchas cosas más sin saber. Aunque trabajar implique falsificar documentos públicos, y muchas veces dormir al lado de los peajes y pasar cuando la policia ya no está controlando. Comprar animales en negro, evasión impositiva, estafa a sus socios y muchas cosas más.

Pero cuando lo escuchas hablar, habla del trabajo y de los vagos, de la honestidad y la palabra, de ser distinto a la “mersa” de acá.

Si sos su pareja, no podes tener amigos, ni ir de viaje sola ni un día volviendo a la noche por trabajo. No podes usar ropa escotada. No podes tardar en contestarle un mensaje si no está con vos. Si le decís que estás en un lugar, llama a ese lugar para constatar. No podes reunirte con compañeros de trabajo hombres, salvo que él esté ahí.

Si un amigo se te acerca a hablar en un baile, lo empuja del cuello y le arranca la cadenita, solo por hablarte.

En fin, tantas cosas!

Es una persona capaz de volverte loca. Pero no en el buen modo.

Volvió a ver a sus hijos después de muchas peleas conmigo y terapia. Siempre los defendí e intente hacerle notar cuanto lo necesitaban, y que les pasara lo que correspondía. Muchas veces yo les hice la transferencia a la cuenta de la madre desde la mía, de 2300 pesos por dos hijos. ($1150 por cada uno) niños a los que después de traerlos, cuide más yo que él.

Niños que en este tiempo vi más yo que él.

Niños que hoy me escriben y llaman llorando pidiendo verme o que quieren quedarse conmigo y no con él.

Esa persona amable por demás que te confunde la mente hasta llevarte a la depresión, a la bronca, a la locura…

Un día te echa de la casa en que conviven y se enoja luego porque te fuiste. A la noche misma empieza a querer conquistarte de nuevo, mientras sale a bailar y a engañar a otras mujeres porque una dice que no.

Inventa que está con los hijos para hacerte ir a su casa y no es verdad.

Y ya al borde de la locura de ambos, de no entender qué quiere esa persona que te ama y no te ama, suelta un “la verdad es que te amo hija de puta, que te amo tanto que te mataría”. Y me hace lo que muestro en estas fotos, con ustedes Señores: Maximiliano Ochello.

P.D.: no es la primera vez, pero sí la última aunque su familia me amenace.

La denuncia fue cursada en el día de ayer y caratulada como lesiones agravadas. La doctora en la revisasión dictó: Intento de estrangulamiento.

#NiUnaMenos

#VivasNosQueremos

Gisela Vartalitis que esto no le pase a una puntana más!

#SantaRosadelConlara

#Concaran

#Merlo

#MaximilianoOchello

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR