X

Madre entregó a sus hijas a un “brujo” para que abusara de ellas

Una mujer de la localidad entrerriana de Villa Paranacito dejaba a sus pequeñas de 9 y 12 años al cuidado de un curander de la zona y su asistente a modo de ofrenda para que este las exorcizara mediante actos sexuales. Estos hechos tuvieron lugar en 2016, mientras que recientemente la Cámara de Casación confirmó las condenas para los detenidos acusados de las vejaciones.

El abusador identificado como Juan Carlos Flores, como la madre fueron condenados a 19 y 20 años de prisión, respectivamente.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 18/09/2017 18:09
PUBLICIDAD

Una madre de la localidad entrerriana de Villa Paranacito llevaba a sus hijas de 9 y 12 años, a modo de “ofrenda”, a un curandero de la zona para que abusara sexualmente de ellas con la intención de “exorcizarlas”.

El aberrante caso se tramitó en el Tribunal de Juicios de Gualeguaychú, y trascendió en mayo de 2016 cuando tanto el abusador identificado como Juan Carlos Flores, como la madre (identidad reservada) fueron condenados a 19 y 20 años de prisión, respectivamente.

La novedad es la sentencia de la Cámara de Casación que rechazó la presentación de los defensores Pablo Ledesma y Raúl Jurado, y confirmó la sentencia de primera instancia, por lo que los condenados deberán cumplir con la pena, publicó Crónica.

Conforme a lo publicado por medios locales, quien tuvo un rol clave para descubrir el caso fue la Directora del Área de Niñez de Villa Paranacito, quien tenía contacto permanente con la madre de las menores para brindarle asistencia, dadas las extremas necesidades que padecía.

Esta mujer contó que la madre tenía una obsesión con sus hijas, no las dejaba salir y no las dejaba participar en eventos escolares. Pero en una oportunidad, cuando ingresó a la vivienda ubicada sobre la Ruta 12, observó que había pastillas anticonceptivas, y al preguntarle a la mujer si tenía pareja, ella le respondió que las tenía para proteger a sus hijas, porque tenía terror que quedaran embarazadas.

Se desprende del expediente que la mayor de las niñas fue abusada desde los 8 hasta los 13 años, con una periodicidad semanal. La menor contaba con 9 años al momento de la primera violación. Para arribar a la condena, fueron claves los testimonios de las víctimas en Cámara Gesell.

La representante del ministerio Público Fiscal ante la Cámara de Casación, Matilde Federik, manifestó que “los relatos son realmente espeluznantes, respecto de la participación activa y presencia de la madre biológica de las víctimas en cada uno de los hechos de abuso”.

Dijo que las violaciones “describen la participación activa de la madre, que les prometía que era la última vez, que les daba premios, y les daba dinero”, concluyó Federik.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR