X

Murió hombre baleado al defender a su esposa en asalto

La víctima, de 36 años, se encontraba con muerte cerebral luego de recibir un disparo en la cabeza por parte de delincuentes que le robaron a su mujer en la localidad bonaerense de José Mármol. Su familia decidió desconectarlo y convocaron a una marcha para pedir justicia. 

Mariano Sartorato quiso proteger a su pareja de un asalto.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 22/09/2017 19:19
PUBLICIDAD

El hombre que se encontraba con muerte cerebral tras ser baleado en la cabeza el martes pasado cuando salió a defender a su esposa de un asalto en la localidad bonaerense de José Mármol, murió en el centro asistencial en el que estaba internado informaron el viernes fuentes judiciales.

La víctima, Mariano Sartorato (36), fue desconectada ayer a la tarde por decisión de su familia, luego de que los médicos de la Clínica Juncal de Temperley que lo trataban no pudieran asegurar que el cuadro fuera reversible.

En tanto, vecinos y allegados del hombre convocaron a una marcha para pedir justicia y seguridad hoy a las 18, partiendo desde el Colegio Modelo Mármol, donde concurren sus hijos, hacia el cruce de las calles Bynnon e Irigoyen, de la mencionada localidad del partido de Almirante Brown.

El hecho ocurrió durante la noche del martes en la entrada de una vivienda ubicada en las calles Frías y King, cuando la esposa de Sartorato, llamada Carolina, llegaba a su casa a bordo de su camioneta Dodge Journey y fue sorprendida por dos delincuentes que descendieron de una Citroën Picasso color blanco, en el que permaneció un tercer cómplice.

Las fuentes dijeron a Télam que la mujer llegaba con uno de sus hijos de 5 años, a quien iban a festejarle su cumpleaños minutos más tarde.

Los asaltantes amenazaron a la mujer con intenciones de robarle el vehículo, por lo que ella comenzó a gritar y a pedir auxilio, lo que puso en alerta a sus familiares que se hallaban dentro de la vivienda, tras lo cual su marido y su cuñado salieron a ver qué estaba pasando.

Sartorato y otro familiar defendieron a la víctima y corrieron a los delincuentes mientras pretendían escapar, uno de los cuales logró ingresar al Citroën donde lo esperaba su cómplice.

A unos veinte metros del domicilio, los familiares alcanzaron al tercer ladrón, identificado como Osvaldo Pintos (66), a quien comenzaron a golpear sin advertir que portaba un arma de fuego.

Ante esa situación, el delincuente extrajo el revólver y le disparó un tiro a Sartorato a corta distancia que impactó en su cabeza.

En medio de la desesperación por lo que pasaba, el hombre fue auxiliado por sus familiares mientras otros vecinos retenían a Pintos, a la espera de la llegada de la Policía que, para ese momento, ya había sido avisada a través del teléfono de emergencias 911.

Sartorato fue trasladado a la mencionada clínica de la localidad de Temperley con un balazo que ingresó en la zona de la frente del lado izquierdo, sin orificio de salida, donde permaneció internado en grave estado hasta ayer que murió.

En tanto, los efectivos que llegaron al lugar del hecho detuvieron allí a Pintos, a quien se le secuestró un revólver calibre .38 Special cromado que tenía seis balas y una vaina servida.

Luego de las primeras averiguaciones policiales, se determinó que el detenido es un ciudadano uruguayo y que el pasado 24 de julio fue liberado de prisión tras finalizar una condena por robo agravado, y que los dos ladrones que lo acompañaban tienen entre 25 y 30 años.

El hecho es investigado por personal de la comisaría de Temperley, que hasta el momento aún no había logrado dar con los delincuentes que escaparon ni con el vehículo que utilizaron para la fuga, para lo cual se encontraban analizando las imágenes registradas por las cámaras de seguridad de la zona.

La causa está designada a la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 13 de Lomas de Zamora, a cargo de Nicolás Espejo, quien el miércoles último tomó declaración a los testigos del hecho para obtener más precisiones sobre lo ocurrido.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre:

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR