X

La quisieron violar a metros de la avenida 9 de Julio

Cristina Alemandi salió de su trabajo y fue atacada cuando caminaba por la avenida Belgrano hacia el Metrobus. Se resistió y sufrió golpes, pero mordió al agresor y logró ponerlo en fuga. La ayudó un taxista.

El calvario de Cristina Alemandi comenzó a la medianoche del Día de la Primavera y se dirigía a la avenida 9 de Julio a tomar el colectivo.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 27/09/2017 09:25
PUBLICIDAD

Una joven denunció que fue atacada por un sujeto que intentó violarla y que tras resistirse a las agresiones, por las que sufrió golpes en su rostro, pudo escapar, aunque cuando un taxista la alcanzó hasta encontrar un patrullero, los policías no le ofrecieron ninguna respuesta inmediata. También señaló que, posteriormente, en una comisaría le dijeron que “poco podían hacer” a los efectos de identificar y detener al abusador sexual.

El hecho, que ocurrió el pasado jueves 21 sobre la avenida Belgrano, a metros de 9 de Julio, en el barrio porteño de Monserrat, luego de ser difundido por la propia víctima en las redes sociales generó un amplio repudio por la inacción de las autoridades.

No obstante, la Policía de la Ciudad emitió un comunicado, dando cuenta que “el 21 de septiembre por la noche personal de la comisaría 4ª tomó la denuncia a Cristina Alemandi. La misma quedó en manos del Fiscal Criminal y Correccional Nº 10 a cargo de Julio Argentino Roca”, al mismo tiempo que explicaron que “la investigación del hecho la lleva adelante la Superintendencia de Políticas de Género, que ya ha tomado contacto con la joven, mientras que la Oficina de Transparencia y Control Externo de la Policía de la Ciudad llevará adelante las investigaciones pertinentes para evaluar el desempeño del personal policial interviniente en el caso. Esta oficina, que depende de personal civil, es la encargada de revisar el accionar de la fuerza siempre que se observen posibles irregularidades”.

La odisea que padeció Cristina Alemandi comenzó cuando salió de su trabajo, cerca de la medianoche del Día de la Primavera y se dirigía caminando por la avenida Belgrano, entre Salta y Santiago del Estero, para ir hasta el Metrobus de 9 de Julio a tomar el colectivo.

En esas circunstancias, fue abordada por un sujeto que pretendió violarla y al resistirse, le aplicó varias trompadas en la cara (dejándole muy lastimado su ojo derecho) e intentó ahorcarla, antes de poder escapar y empezar a “vivir la segunda parte” de su calvario.

En su perfil de Facebook, la joven dio detalles sobre lo sucedido. “Yo había salido de trabajar y estaba yendo a la parada del Metrobus para irme a mi casa por Belgrano (la calle más iluminada). A una cuadra y media de la 9 de Julio, entre una zanja y la pared, abajo de un árbol, un hombre con campera de corderoy beige, pantalón gris oscuro y una bolsa de arpillera negra, con barba y pelo descuidado, me tapó la boca, me tiró al piso, se tiró encima mío y me dijo que me calle”, dijo.

Tras comprobar que no se trataba de un asalto, sostuvo: “Le mordí la mano y la sacó, empece a gritar lo más fuerte que pude, repito, a metros de la avenida más transitada de Buenos Aires, y él me puso algo en el cuello y me dijo ‘si no te callás, te pincho’, lo único en lo que yo pensaba era ‘hacé lo que quieras pero no me vas a tocar’ y seguía gritando. Como yo del piso lo pateaba intentó romper la seguridad de la zanja en la vereda con mi cuerpo y tirarme ahí adentro. Tampoco lo logró. Me pegó una patada en la espalda y se fue corriendo”.

En estado de shock, Cristina Alemandi se levantó del piso y se subió a un taxi. “Con el chofer buscaron un patrullero durante unos 10 minutos por varias cuadras. Finalmente, encontramos uno, aunque parecía que estaba escapando del taxi. Lo corrimos unas 15 cuadras, el taxista lo acorraló para que nos lleven a una comisaría”, agregó, explicando que “tenía un globo en la frente, otro en el ojo y un corte en el cuello, los policías respondieron: ‘No es nuestra zona, busquen a otro que le corresponda’.

Arrancaron y se fueron enojados. Fui a una comisaría, hice la denuncia, le pregunté al oficial qué planeaban hacer y me respondió: ‘Y mucho no se puede, vamos a ver si pedimos una cámara ahí pero más que eso nada’”.

A modo de mensaje, la joven escribió. “Chicas, estamos solas en esto. Nadie va a venir a sobarnos la espalda por ser víctimas, este tipo no me había visto, no me venía siguiendo, simplemente me vio en la calle y en el momento decidió agredirme. Nadie me escuchó gritar y él no tuvo ningún remordimiento en querer romperme el cuello. No van a venir a ayudarnos si nos quieren violar, si nos quieren matar. Marchamos porque queremos igualdad, justicia y que no se crean nuestros dueños. Vamos por el camino correcto, pero infelizmente para nosotras, falta”, publicó Diario Popular.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR