X

Suspenden a dos penitenciarios por golpear, fracturar y arrancarle dos uñas a patadas a un preso

Hay otros tres que estarían implicados en la brutal golpiza y fueron sumariados. Ahora hay una investigación.

Foto: ANSL
El hecho ocurrió en el Complejo Penitenciario Pampa de las Salinas.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 30/09/2017 18:45
PUBLICIDAD

Cristian Mauricio Palacios, de 30 años cumple prisión preventiva en el Complejo Penitenciario Pampa de las Salinas acusado de haber robado en una peluquería del barrio Pringles en Villa Mercedes.

Esta mañana, el detenido se presentó a declarar ante el juzgado Penal Nº3 a cargo de Virginia Palacios por la paliza que recibió de un grupo de guardiacárceles.

El 20 de septiembre, su abogado, Pascual Celdrán, recibió un llamado de la hermana de la víctima manifestando que el hombre estaba muy golpeado. Se enteró porque otro preso le había advertido de lo que estaba padeciendo su hermano.

Inmediatamente el letrado comunicó y formuló la denuncia ante la Justicia penal de Villa Mercedes que ordenó al personal del Servicio Penitenciario “que cuiden la integridad del interno”.

Además pidió que llevaran a Palacios un forense para que sea examinado “pero no tuvo respuesta”.

Celdrán cuestionó la forma de proceder de los guardiacárceles de Pampas de las Salinas y reclamó que su cliente fuera trasladado a ese lugar, hace más de tres meses, sin ningún motivo.

Cuando el interventor del Servicio Penitenciario, Hugo Scarso, tomó conocimiento, dio la orden de que a Palacios lo trasladen al Hospital de Quines. Tras ser observado, el personal informó que “sólo tenía un moretón en el ojo”. Luego pidió que sea evaluado por un médico del penal quien determinó el mismo diagnóstico.

Scarso se entrevistó en su oficina con la víctima para que le informara sobre lo ocurrido. Allí observó que estaba muy golpeado, con hematomas cerca de la costilla y en el tórax.

Realizó la denuncia por “apremios ilegales” con fotos y los videos de seguridad en el juzgado Penal Nº 3. La magistrada ordenó que lo derivaran al Policlínico Regional San Luis, que a diferencia de los informes anteriores, surgió que presentaba una fractura en un brazo, graves golpes en la cara y en el cuerpo, y tendría una costilla quebrada.

Inmediatamente se resolvió el traslado a la Unidad Penitenciaria de San Luis. Ingresó al penal con un yeso en el brazo izquierdo.

A su vez, el abogado defensor mantuvo ayer una reunión con la víctima y ratificó que “está muy golpeado”. Puntualizó que en la mano izquierda le faltan dos uñas que se las arrancaron a patadas.

El día en que Palacios recibió la brutal paliza por parte de los celadores, la guardia estaba compuesta por siete penitenciarios. La víctima reconoció a tres por nombre y apellido y habría otros dos involucrados.

Los guardiacárceles lo obligaron a firmar una sanción de 15 días más para que no recibiera visitas. Lo más grave, es que procuraron ocultarlo durante tres días.

Por ese motivo, la Justicia investiga y el aporte de los videos de las cámaras de seguridad en donde están plasmadas las agresiones serán fundamentales para esclarecer el hecho.

Al momento, dos penitenciarios pasaron a disponibilidad y otros tres fueron sumariados y están siendo investigados.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR