X

Referéndum en Cataluña: la policía reprimió a los votantes y hay 465 heridos

La intervención de las fuerzas del orden para impedir la celebración del referéndum ilegal independentista en la región española de Cataluña causó este domingo 465 heridos, dos de ellos hospitalizados graves, según informaron las autoridades regionales.

En los enfrentamientos en la región de Cataluña hubo personas heridas.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 01/10/2017 15:34
PUBLICIDAD

A las 8, hora local, cerró la votación que fue irregular por el secuestro de urnas de parte de la Guardia Civil española en distintos colegios de la región y porque el gobierno español quitó el soporte de software para registrar la misma. Luego denunció que los catalanes votaron sin documentación ni control.

Además, el Ministerio español del Interior indicó que nueve policías y dos guardias civiles también resultaron heridos de carácter leve al intervenir para retirar urnas e impedir la celebración del referéndum por orden de la Justicia, lo que ha generado momentos de tensión.

La represión policial y otros incidentes provocaron heridos y contusionados de diversa consideración; uno de ellos por una bala de goma en un ojo a las puertas de uno de los centros de votación de Barcelona. Se encuentra en estado grave en el hospital Sant Pau de la ciudad.

El otro herido grave, ingresado en el hospital Vall d’Hebrón de Barcelona, es un hombre de unos 70 años que sufrió una paro cardiorrespiratoria cuando la policía desalojó un colegio electoral en la ciudad catalana de Lérida.

En los incidentes, la Policía Nacional y la Guardia Civil detuvieron a tres personas, una de ellas menor de edad, por desobediencia y atentado a los agentes de la autoridad.

Según fuentes de la policía regional de Cataluña, (Mossos d’Esquadra) se habían cerrado 244 colegios electorales (centros de votación) de las cuatro provincias catalanas por mandato judicial hasta las 17, aunque no pudieron precisar cuántos fueron clausurados por cada uno de los cuerpos de seguridad que están interviniendo.

Por su parte, el Ministerio español del Interior informó de que la Policía Nacional y la Guardia Civil habían cerrado 92 puntos de votación.

Según Interior, los agentes se vieron “acosados, hostigados e incluso agredidos en numerosas ocasiones”. El Ministerio difundió varios vídeos en los que se aprecian episodios de acoso e insultos a policías y guardias civiles.

El Ministerio había pedido colaboración y respeto en los colegios electorales para que las fuerzas de seguridad puedan cumplir con la orden judicial de impedir de forma pacífica la celebración de la consulta, suspendida por Tribunal Constitucional.

El portavoz del Gobierno catalán, Jordi Turull atribuyó los heridos y contusionados a la “violencia policial del Estado” y les aconsejó que acudan a centros de salud para obtener un certificado médico y presenten una denuncia ante la policía autonómica (Mossos d’Esquadra).

Turull responsabilizó al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, de los “gravísimos hechos”, entre los que también señaló la “agresión” a la responsable regional de Enseñanza, Clara Pontsatí.

Por su parte, el ministro español de Interior, Juan Ignacio Zoido,explicó que los agentes se han encontrado en situaciones “complicadas”.

Pero tan solo en uno de ellos, en el centro de votación Ramón Llul de Barcelona, tuvo que utilizarse métodos de defensa al verse en una situación de “acorralamiento”, aseguró.

“Desde el gobierno de Cataluña responsabilizamos al presidente (del gobierno español) Mariano Rajoy y a su ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, de los gravísimos incidentes que están ocurriendo en algunos lugares de Cataluña”, subrayó.

La represión

Los agentes dispararon las balas de goma para tratar de rechazar a manifestantes que buscaban impedir que vehículos de la policía nacional dejasen el lugar luego de confiscar cajas de boletas. El gobierno español le ordenó a la policía que impida el proceso del referéndum, que Madrid ha declarado ilegal.

En tanto, el Gobierno español defendió la polémica actuación de las fuerzas de seguridad, que tildó de “proporcional y proporcionada”, en la tensa jornada que vive Cataluña por el referéndum independentista celebrado allí pese a su prohibición por parte de la Justicia.

“El Estado de derecho funciona y tiene herramientas para hacer que las leyes se cumplan. La irresponsabilidad de la Generalitat (Gobierno catalán) ha tenido que ser suplida por la profesionalidad de las fuerzas de seguridad”, dijo en una intervención en Madrid la “número dos” del Ejecutivo español, Soraya Sáenz de Santamaría.

En tanto, la policía antimotines ingresó a la fuerza en el centro de votaciones donde el líder regional de Cataluña iba a votar en el referéndum de independencia. Varias escaramuzas estallaron afuera del centro entre la policía y personas que querían votar.

Agentes de la Guardia Civil con cascos y escudos usaron un martillo para romper el vidrio de la puerta delantera e ingresar en el centro deportivo de Sant Julia de Ramis, cerca de la ciudad de Girona. Al menos una mujer fue herida en el forcejeo y fue sacada del lugar por paramédicos en una camilla.

Los choques estallaron menos de una hora después de abrir las urnas y no mucho antes de la esperada llegada del presidente regional catalán Carles Puigdemont. Los empleados de las casillas que estaban dentro del edificio reaccionaron pacíficamente y comenzaron a cantar y decir lemas en desafío a la presidencia de los policías.

El portavoz del gobierno regional catalán, Jordi Turull dijo que el referéndum estaba en marcha en 73% de unos 6.000 centros de voto pese a la operación policial para impedirlo.

Más sobre: ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR