X

Los comerciantes de la Illia aceptaron los plazos de obra, pero están “preocupados” por su cumplimiento

Durante una reunión con funcionarios municipales escucharon y plantearon sus inquietudes. Se quejaron por “las pérdidas económicas y la falta de información”.

En el encuentro los comerciantes expusieron sus inquietudes a los funcionarios.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 04/10/2017 12:07
PUBLICIDAD

La Sala de Situación de la Municipalidad, congregó este martes por la tarde a vecinos y comerciantes de avenida Illia, luego de que fueran “plantados” en la reunión pautada para el lunes.

Los secretarios Francisco Petrino (Gobierno), Enrique Picco (Infraestructura) y Esteban Pringles (Hacienda); quienes horas atrás anunciaron en conferencia de prensa que “no se detendrá la obra”, estuvieron en una audiencia atravesada por inquietudes, malestares, algunas aceptaciones y un clima que denotó ciertas inconformidades.

Las autoridades aseguraron que “la obra se va a realizar” teniendo en cuenta que se han establecido todos los procesos legales para su ejecución, tales como la adjudicación, pagos, entre otros aspectos.

“Te garantizo que no vas a tener pérdidas y que tendrás la vereda libre”, contestaban los secretarios a los planteos.

Además advirtieron que “los trabajos no los perjudicarán económicamente, porque las calles se cortarán en tramos de entre 15 y 20 días”.

El representante legal de los comerciantes, Santiago Olivera Aguirre, manifestó a elchorrillero.com que “jamás estuvieron en contra de la obra”, sino que su planteo radica en “que nunca se les informó” los detalles de los trabajos.

“Nadie nos avisó nada, entonces cuando vimos el cartel que estipulaba 310 días de labores, pensamos que se iba a cortar toda la avenida”, enunció una comerciante durante la reunión, en sintonía con las afirmaciones del letrado.

“Había una preocupación natural dado que vienen de afrontar tres obras y ello ha perjudicado sus comercios, pero la conversación mostró un compromiso a la hora de trabajar por tramos”, explicó el abogado.

“Se va a hacer una calle por cuadra, es decir termina una calle y una cuadra y pasa al frente, lo cual no me parece descabellado siempre que se cumplan los plazos”, agregó.

También recordó que de plantearse una negociación, su petitorio radicaría justamente en “el trabajo por etapas”. “Ahora esperamos que cumplan con los plazos y la palabra empeñada”, aseveró.

Por su parte, la dueña del local Pizza al Paso, Alicia Ledesma; indicó que “no está de acuerdo con la obra”. “No me parece que sea necesaria, es una inversión grande para algo que no se si van a cumplir con los plazos y las expectativas que nos pintaron”, mencionó a este medio.

Algunos comerciantes plantearon que la época en la que se concreta la obra, podría perjudicar económicamente sus jornadas.

Para la mujer, lo más relevante es que “no tomaron en cuenta el problema económico”. “El trabajo es nuestra vida, y que no se observe eso, molesta”, puntualizó.

“Cada tanto las obras quedan inconclusas, después vuelven a romper para solucionar los inconvenientes del trabajo anterior, y nunca se termina, esa es la disconformidad”, dijo al recordar anteriores experiencias.

Olivera Aguirre sostuvo que durante el encuentro “casi no hubo constricción”, lo cual habla de “la buena voluntad” de los vecinos, quienes hablan con “el sentido común y no el mero capricho”.

“La gente viene apaleada por otras obras anteriores y es entendible que al no ser informados tomen una posición de intriga, pero la charla de hoy fue muy buena. La avenida va a quedar preciosa, nadie discute eso”, enfatizó.

“Los comerciantes se fueron conformes, con la preocupación de que se cumpla con la palabra”, concluyó.

La postura general de los empresarios es “la aceptación” de los esquemas de diagramación en etapas, siempre que se comprometan a cumplimentarlas (15 a 20 días), para evitar el daño económico.

Asimismo algunos mostraron sus particularidades, debatiendo detalles como “la factibilidad de que los adoquines perduren en el tiempo, la facilidad para descargar mercadería, la liberación del tránsito en la zona del estacionamiento y el Sanatorio Ramos Mejía, el cobro de impuestos por el mejoramiento de las veredas”, entre otras cosas.

Incluso aprovecharon la ocasión para expresar quejas de otra índole, más relacionada a cuestiones de bromatología o multas varias.

Los secretarios contestaron todas las preguntas, con momentos que iban de la risa por lo anecdótico de las enunciaciones, hasta ciertos enojos por planteos que “no se concordaban con la ocasión”.

“Para nosotros fue bastante positivo, veníamos con la idea de que no nos iban a escuchar, pero fue bueno el planteo, nos darán lo que íbamos a pedir, además sugerimos que depositen el material en el cantero central”, comentaron a elchorrillero.com los dueños de la heladería Kopitos.

“Hubiese sido más fácil hacer este encuentro antes”, aseveraron.

“Según veníamos calculando nos iba a tocar enero y eso nos preocupaba, pero bueno, al parecer esto será por tramos, esperamos que cumplan con lo que prometieron ya que uno no se opone al progreso”, mencionaron.

Ahora los vecinos esperan interiorizarse de los detalles de la ejecución de la obra, para organizar sus jornadas y evitar las pérdidas económicas.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR