X

Realizaron la primera histerectomía por vía laparoscópica

El equipo quirúrgico, encabezado por el cirujano Stiven Zambrana, desarrolló la primera histerectomía por vía laparoscópica en la salud pública de San Luis.

Foto: ANSL
Realizaron la primera histerectomía por vía laparoscópica.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 06/10/2017 11:37
PUBLICIDAD

La operación se le practicó a una señora de 48 años, sin antecedentes, por un mioma (un tumor al nivel del útero) que le producía mucho sangrado en la menstruación, por ende sufría un síndrome anémico, fatiga y debilidad, informó la Agencia de Noticias San Luis.

“Esta fue la primera de muchas intervenciones, que ojalá, podamos realizar en la Maternidad. La idea es, si se dan las condiciones, en conformar un equipo especialmente para este tipo de intervenciones que se denominan mínimamente invasiva”, sentenció el doctor Zambrana que en la cirugía estuvo acompañado por Marina Coila, Nahuel Bursesse y Pablo Ramírez.

“Es bueno aclarar que si llegamos a armar la unidad de cirugía mínimamente invasiva, las beneficiarias de este servicio tendrán que pasar por esta unidad para un estudio previo y ver si su condición amerita esta intervención o la convencional”, señaló Zambrana, quien además dijo que en el 2016 “realizamos 300 histerectomías  tradicionales, es una patología muy recurrente por eso sería fundamental poder seguir”.

¿Qué es la histerectomía por vía laparoscópica?

La histerectomía es una intervención quirúrgica ginecológica en la que se extirpa el útero de una mujer afectada por alguna patología grave. Ocupa el segundo lugar entre las intervenciones ginecológicas después del parto. Por este motivo, las intervenciones por laparoscopia son los más recomendables.

Las operaciones por laparoscopia son mucho menos invasivas, pues apenas producen lesiones o dejan marcas en la piel y reducen el tiempo de recuperación en la paciente, pero ¿cómo es posible extirpar un órgano desde fuera del cuerpo?

La histerectomía por laparoscopia es un tratamiento en el que se realizan pequeñas incisiones en el cuerpo de una mujer (entre 5 a 10 milímetros). A través de esa incisión se inserta una cámara de alta resolución con una luz, esta cámara ayuda al ginecólogo a ver todo el interior del útero. El sistema incorpora un mordelador, mediante el cual se retira el útero poco a poco.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR