X

El informe de Lanata mostró la presión de Rodríguez Saá sobre la Justicia   

Uno de los mayores escándalos institucionales que tuvo lugar hace más de una década y todavía no ha sido resuelto, fue abordado en el programa “Periodismo Para Todos”.

Marina Ziliotto debió renunciar al cargo de jueza porque no cedió ante los aprietes del Gobierno.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 09/10/2017 16:30
PUBLICIDAD

La excamarista penal, Marina Ziliotto, recordó que el Gobierno apretó al menos a siete jueces para que firmaran sus renuncias sin fecha, como “requisito” para ser nombrados en los cargos para los cuales habían concursado.

Jorge Lanata reflotó anoche en el marco de una investigación periodística sobre San Luis, la denuncia ocurrida al promediar el primer mandato en la gobernación de Alberto Rodríguez Saá.

“Cuando los jueces asumían, debían firmar en un papel su renuncia para evitar después el problema de tener que echarlos”. De esa forma el periodista sintetizó uno de los momentos emblemáticos de la vida provincial.

El Gobierno que venía de soportar una de las mayores crisis y buscaba depurar la Justicia, quedó envuelto en 2005 en un hecho que se transformó en un expediente en el fuero federal.

Los casos de coersión, son noticia ahora nuevamente por varios motivos. Uno de ellos es que el entonces ministro de la Legalidad, Sergio Freixes, denunciado por tal irregularidad, volvió al gabinete tras las derrota de Adolfo Rodríguez Saá en las PASO.

Ziliotto contó que se hicieron publicaciones periodísticas en su contra y recibió amenazas.

“El 10 de marzo (de 2005) me efectivizan en el cargo y unos pocos días después me dicen que mis dos colegas de la Cámara molestaban mucho porque sacaban fallos en contra del Gobierno. Los doctores (Domingo)  Flores y (Carlos) Salomón contradecían las órdenes del Superior Tribunal, entonces yo tenía que armarles un Jury de Enjuiciamiento. Les dije que no y me respondieron: mañana mirá El Diario (de la República). Al otro día estaba renunciada”, contó la abogada en un pasaje de la entrevista.

Señaló la responsabilidad que tuvieron el exviceministro, Mario Zavala y la exsenadora, Viviana Moreira, esposa de Freixes.

Ziliotto sostuvo que “la causa es un cuento de terror” y lamentó que después de doce años no tenga fecha el juicio oral contra los funcionarios. Admitió que debió soportar publicaciones en contra de medios periodísticos y amenazas.

“Tuve y tengo mucho miedo porque siguen en el poder después de tantos años. Quiero sentarlos en un juicio justo que yo no tuve y estoy segura que van a ser condenados porque las pruebas son contundentes. Lo que hicieron fue tremendo, me devastó. Merezco justicia”, manifestó.

Dirigiéndose a los jueces, Lanata dijo al final de la nota: “Son rehenes permanentes del poder político. No pueden nunca ejercer sus criterios y quedan sujetos a lo que el gobernador de turno decida”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR