X

Pese a la restricción, violó a su ex pareja y le robó

Ocurrió en La Plata. La joven le asestó dos puntazos en el cuello luego de sufrir el ataque, pero el hombre logró darse a la fuga.

En este lugar, la victima de 22 años radicó la denuncia con lujos de detalles.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 09/10/2017 10:55
PUBLICIDAD

No fue suficiente para evitar que sufra una brutal agresión. Una joven denunció a su ex pareja por violento y la Justicia le extendió una restricción perimetral para mantenerlo alejado. Pero pese a esta medida, el hombre se introdujo por la fuerza a la casa de la chica, le pegó, la violó y le robó. Pese a este salvajismo, la víctima alcanzó a tomar un cuchillo, le asestó un par de cortes en el cuello y el depravado, aún sangrante, alcanzó a darse a la fuga.

El drama ocurrió en las últimas horas, cuando una joven de 22 años dormía en su casa, de la localidad platense de Olmos, cuando su ex pareja irrumpió allí, pese a la restricción perimetral que se lo impedía, y rompió la puerta a patadas para ingresar. La chica se despertó al escuchar la violencia del ataque y enseguida confirmó que su ex novio, de 19 años, estaba en su casa, informó Crónica.

“Entró en la habitación, se tiró encima de la chica y después de darle golpes de puño la atacó sexualmente”, informó un investigador de la causa. De acuerdo a lo que figura en la denuncia, en medio del forcejeo la víctima pudo tomar un cuchillo, con el que “le provocó al atacante una lesión en el cuello”.

Eso puso en fuga al joven, aunque, antes de irse, hizo algo más: “Se llevó 1.500 pesos que la chica tenía en su casa”, amplió el mismo vocero judicial consultado. Una vez que pudo recuperarse y pedir ayuda, la víctima llamó al 911 y más tarde fue trasladada al gabinete de Delitos Sexuales de la DDI. Allí la contuvieron, aplicaron el protocolo de profilaxis para este tipo de delitos y escucharon su extensa declaración.

Operativo de búsqueda

Con los datos que aportó la joven se desplegó un operativo de búsqueda del agresor, pero no pudo ser localizado. El fiscal en turno, Marcelo Romero, ordenó caratular el caso como “abuso sexual con acceso carnal, lesiones y robo” y pidió la aprehensión del imputado. La orden de restricción perimetral estaba vigente, confirmaron fuentes oficiales, y se había extendido por la denuncia que la víctima hizo por violencia de género. Pero como se ve no tuvo resultado.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR