X

La madre del interno quemado recurrió a la Justicia

Claudia Morales inició una causa en el juzgado Penal Nº1. Sostuvo que a su hijo “lo quemaron los guardiacárceles”.

Morales cumplía una condena de cuatro años y había transcurrido la mitad; la madre considera que “es imposible que se haya querido matar”.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 09/10/2017 21:09
PUBLICIDAD

Este lunes a las 11, la mamá del joven de 25 años que fue gravemente herido con quemaduras que dañaron el 50% de su cuerpo, se presentó en el juzgado de Sebastián Cadelago Filippi para formalizar la presentación, con el patrocinio del letrado Guillermo Levingston.

Según manifestó en diálogo con elchorrillero.com, hay una serie de indicios que a su parecer, no concuerdan con las conjeturas que le brindó el director del Servicio Penitenciario provincial, Hugo Scarso.

Su desconfianza radica en que, en un primer momento le describió que Morales “habría intentado suicidarse”, y luego que otro interno que posee cadena perpetua, Juan Real, “le habría pasado el encendedor con el que se prendió fuego”.

“Yo no voy a quedarme con que mi hijo se quemó, a él lo quemaron los guardiacárceles, ellos salen con las manos limpias y le suman causas a Real”, aseveró.

Otro detalle que le genera intrigas, es el comentario que le efectuó una persona que ha permanecido en el complejo penitenciario: “A Real lo usan para estos casos pagándole con droga”.

La salud de Diego Morales es “delicada” y lucha por su vida. La familia aguarda “con mucha tristeza” los pasillos del nosocomio, tanto por novedades de mejorías como por “respuestas”.

“Han venido organismos de Derechos Humanos, pero la única ayuda que recibimos es la de nuestra familia. Seguimos sin respuestas lógicas, no sé quién ha quemado a mi hijo”, lamentó.

Por otra parte, cuestionó la seguridad del lugar destacando que “a pesar del constante monitoreo”, su hijo quedó con riesgo de perder la vida. “Él sigue muy delicado en terapia intensiva, el parte médico de hoy no mostró novedades”, informó.

El preso, padre de dos menores, cumplía una condena de cuatro años y había transcurrido la mitad, por lo que la mujer considera que “es imposible que se haya querido matar”.

“Tiene quemaduras en los brazos, en la oreja, en la cara, la nariz, las manos, y su espalda, no son heridas que pueda provocar un encendedor, los penitenciarios lo han hecho”, reflexionó sobre las hipótesis.

También, recordó que a ella le avisaron “cuatro horas después del hecho” y que a Morales “lo dejaron quemarse mucho tiempo”, mientras que según se enteró, a Real “lo sacaron en el acto”.

Este martes a las 8, las partes deben asistir al juzgado con sus representantes legales, para desarrollar los primeros pasos de la causa.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR