X

“Es Santiago”, confirmó su hermano Sergio

Lo admitió a la salida de la morgue judicial en referencia al cadáver hallado en el río Chubut.

Foto: TN
La familia pudo reconocer el cuerpo del joven artesano.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 21/10/2017 09:00
PUBLICIDAD

“Pudimos ver el cuerpo, lo que reconocimos son los tatuajes de Santiago, estamos convencidos de que es él”. Con estas palabras, Sergio Maldonado confirmó que es de su hermano el cuerpo encontrado el martes en el Río Chubut, informó TN.

“Recién presentaron el cuerpo, a partir de ahora empieza la autopsia, en unos días va a estar el resultado final con las muestras de ADN y la confirmacion real”, explicó Sergio Maldonado desde la puerta de la Morgue Judicial, donde 20 peritos llevan adelante los estudios, que se grabarán con dos cámaras.

El hermano del joven tatuador volvió a acusar a la Gendarmería. “Esto no quita que el responsable es (sic) Gendarmería por lo cual nosotros seguimos investigando para que se sepa la verdad y tener la justicia”, dijo.

La autopsia empezó la mañana del viernes, y está a cargo del Cuerpo Médico Forense. Trabajan peritos de las querellas, incluso del genrdarme Emmanuel Echazú, el único imputado en la causa que investiga la desaparición del joven. “Se tratará de determinar cuál es la causa, data y mecánica de la muerte”, dijo la abogada de la APEL, Liliana Alaniz.

A poco más de 1500 metros de donde lo vieron por última vez, el 1° de agosto, encontraron muerto a Santiago Maldonado. El cuerpo estaba sumergido en el río Chubut, enredado entre las ramas de un sauce, cerca del Pu Lof de Cushamen. El joven desapareció tras la intervención de Gendarmería en un corte de la Ruta 40. El caso Maldonado dio la vuelta al mundo. Su familia y los organismos de Derechos Humanos responsabilizaron a los efectivos que participaron del operativo. La ministra Patricia Bullrich, que en un primer momento defendió a los oficiales, después dijo que el Gobierno “puso todo” en la investigación. Pasaron 81 días. A horas de las elecciones legislativas, el caso que sacudió al país terminó con la peor noticia.

El juez Gustavo Lleral y la fiscal Silvina Ávila habían pedido asesoramiento al Equipo Argentino de Antropología Forense antes de ordenar el allanamiento. Para ello, llevaron perros entrenados de la División Cinotécnica del Ministerio de Seguridad, que pueden detectar restos humanos dentro del agua. A las pocas horas, los canes dieron la señal del hallazgo. Los buzos de Prefectura avisaron al magistrado que llamó a las partes para remover el cuerpo. Funcionarios del Gobierno Nacional y el perito de la familia, Alejandro Inchaurregui, fueron hasta el lugar. También estuvo Sergio, hermano de Santiago.

La campaña inundó las redes. La familia de Santiago Maldonado acusó a Gendarmería de haberse llevado al joven de 28 años. El primer juez de la causa, Guido Otranto, que había ordenado el operativo fue recusado por prejuzgamiento a raíz de declaraciones periodísticas hechas al diario La Nación. Lo reemplazó el actual magistrado Gustavo Lleral.

El 15 de agosto, Sergio Maldonado encabezó la primera marcha en Plaza de Mayo para pedir la aparición con vida de su hermano. Recién 10 días después, la causa fue caratulada como desaparición forzada. Las manifestaciones se repitieron en cada ciudad del país y se replicaron en otros lugares el mundo.

Las protestas volvieron a concentrar a miles de personas el 1° de septiembre y el 1° de octubre, fechas en que se cumplieron uno y dos meses de la desaparición del joven.

Cruces, chicanas y dichos para el olvido

Los cruces entre oficialismo y oposición por las responsabilidades políticas y judiciales originaron un sinfín de declaraciones, algunas muy desafortunadas. El caso impactó de lleno en la campaña electoral. Santiago desapareció 12 días antes de las PASO y apareció muerto días antes de las elecciones legislativas. Los dichos de Patricia Bullrich, máxima autoridad de Gendarmería, desataron una fuerte reacción en la oposición. “Tengo la convicción de que no se lo llevó la Gendarmería”, defendió. Semanas después, el Gobierno cambió de estrategia y el mismo ministro de Justicia, Germán Garavano aseguró: “No ponemos las manos en el fuego por nadie”.

Al cumplirse un mes de la desaparición, y mientras se hacía la marcha a Plaza de Mayo, la expresidenta Cristina Kirchner fue a una misa en Merlo con una foto del joven. Ahí fue increpada por la mamá de una víctima de la tragedia de Once, hecho que ocurrió durante el kirchnerismo y que tiene como principales responsables a funcionarios del ese gobierno.

El pleno Debate Capital, que reunió a los principales candidatos a Diputados por la Ciudad de Buenos Aires, la oficialista Elisa Carrió disparó: “Hay un 20 % de posibilidades de que Maldonado esté en Chile”. A las pocas horas, tuvo que salir a pedir disculpas por sus dichos.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre:

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR