X

El tío las violaba y la abuela les daba anticonceptivos

Un hombre de 56 años fue detenido en la localidad santiagueña de General Taboada, acusado de abusar sexualmente de su sobrina. Por su parte, se descubrió que la madre del agresor suministraba pastillas anticonceptivas a las menores ya que, previamente, denunció a su hijo pero la Justicia no intervenía.

Las víctimas eran amenazadas con cuchillo.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 23/10/2017 17:48
PUBLICIDAD

La jueza de Control y Garantías de Añatuya, Gladys Liliana Lami, dictó la prisión preventiva de un hombre, sospechado de acosar, manosear y violar a dos sobrinitas niñas, valiéndose de un cuchillo, monte adentro del departamento General Taboada.

La medida fue dictada en contra de un sujeto de 56 años, a quien le atribuyen los delitos “abuso sexual con acceso carnal reiterado en concurso real” y “abuso sexual en grado de tentativa”, en el caso de una de las niñas, informó Crónica.

La investigación indica que las hermanitas eran criadas por su abuela. En la misma casa vivía el sujeto que, comenzó a manosear a sus sobrinas desde que estas tenían 7 y 8 años, según señala el diario El Liberal.

Insólito

Como era público y notorio de sus intenciones, la mujer cambiaba de cama a las niñas para evitar que su hijo las abusara de madrugada. Las hermanitas crecieron y el tío pasó a un método más drástico. Las esperaba camino a la escuela. Literalmente, las raptaba y conducía al monte. Allí violó a la mayor, mientras la hermanita veía todo, aterrada, y obligada a no huir a la casa.

Ni bien llegaron a la vivienda, las niñas contaron todo a la abuela, quien denunció al hijo, pero las presentaciones jamás habrían prosperado.

En su impotencia, o ignorancia, la mujer resolvió darles anticonceptivos a sus nietitas para que su hijo no las embarazara.

Por su pate, la bestia siguió emboscando a las menores en el monte, armado, para violarlas. Convencido de su impunidad, acorralaba a las niñas y extraía un cuchillo. “Se mueven y las mato; sáquense la ropa”, les ordenaba a las niñas.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR