X

Tras el desafuero, De Vido se entregó: “Mándenle champagne a la doctora Carrió”

Las fuerzas de seguridad lo buscaban también en su departamento de Palermo, después de que Diputados le quitó los fueros.

El diputado K tiene dos pedidos de desafuero y arresto ordenados por los jueces federales Rodríguez y Bonadio.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 25/10/2017 18:10
PUBLICIDAD

Lo buscaban en cuatro domicilios y el exministro todopoderoso de Cristina Kirchner decidió entregarse a su destino, la cárcel. Así evitó salir esposado desde su departamento de Palermo donde, con el mega operativo de la Gendarmería con el grupo Alacrán, ya había cientos de personas que con sus celulares querían captar la foto del día. A las 15, el exministro de Planificación se presentó en Comodoro Py con sus abogados.

Diputados desaforó a Julio De Vido. La Gendarmería lo buscaba en cuatro domicilios para arrestarlo: su casa de Palermo, su quinta de Zárate, otro dirección particular y en los tribunales.

Durante la sesión, la Cámara baja hizo lugar a los pedidos de los jueces federales Luis Rodríguez y Claudio Bonadio y aprobó la quita de inmunidad del diputado K por 176 votos a favor, ninguno en contra y una abstención.

La votación fue sin la presencia del Frente para la Victoria que no bajó al recinto porque, argumentó, “el oficialismo ya tenía los votos necesarios”. La rionegrina María Emilia Soria fue la única excepción: bajó y votó a favor del desafuero. El frente oficialista Cambiemos tuvo un fuerte respaldo de la oposición, ya que la medida fue apoyada por el Frente Renovador de Sergio Massa, el bloque Justicialista de Diego Bossio y Oscar Romero, la izquierda y fuerzas provinciales.

Entre los principales expositores estuvo el oficialista Pablo Tonelli, que explicó que la Justicia considera “indispensable” detener al legislador kirchnerista, para evitar que “obstaculice” la investigación de las causas por el presunto desvío de fondos destinados al Yacimiento Carbonífero Río Turbio y por irregularidades en la importación de gas licuado.

“Actuamos a pedido de dos jueces federales que nos remitieron las piezas más relevantes de ambas causas y que fueron giradas a los diputados de la Cámara para que todos tengan conocimiento de las imputaciones”, afirmó. Tonelli explicó también la verdadera función de los fueros: “Deben existir para proteger la tarea parlamentaria pero no para eludir la acción de la justicia”.

El diputado oficialista detalló qué pruebas analizó la Justicia: “Las causas que se analizan son las contrataciones y obras realizadas en Río Turbio y de allí surgen los elementos de la maniobra para utilizar ilegalmente los recursos del Estado”. El legislador dijo además que “en la causa del gas licuado, el sobreprecio que se pagó a lo largo de siete años, que es el lapso que abarca la investigación, fueron 7.000 millones de dólares”.

Luego habló Graciela Camaño, del Frente Renovador, que ratificó el apoyo a la decisión de la Justicia. “Los fueros no pueden impedir el accionar judicial. No estamos haciendo nada extraordinario en el día de hoy, sino estamos poniendo en el proceso penal a un diputado que por su proceder está en el proceso penal”.

La sesión estuvo precedida por una conferencia del prensa del bloque de Diputados del Frente para la Victoria que no bajaron al recinto porque, argumentaron que Cambiemos ya había conseguido “las dos terceras partes de los votos” para desaforar a De Vido. Los legisladores denunciaron, a tono con el libreto kirchnerista, que “hay un plan de persecución de opositores” y que existe “un grupo de jueces y fiscales que siguen instrucciones del Poder Ejecutivo de la Nación”.

La voz cantante la llevó el jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria (FPV), Héctor Recalde, que anunció que la bancada no bajaría al recinto para la votación del desafuero de De Vido porque el oficialismo ya tenía los dos tercios.

El diputado K tiene dos pedidos de desafuero y arresto ordenados por los jueces federales Rodríguez y Bonadio, por las causas de administración fraudulenta del yacimiento Río Turbio y de sobreprecios en la compra de gas licuado. Como se aprobó el desafuero en el recinto, la suerte del exministro está echada.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR