X

IIBB explica 75% de recaudación provincial y un alto costo a la producción

A la espera de la reforma nacional, el foco se centró en la estructura tributaria provincial. Desde el agro, se reclama que Ingresos Brutos tienda a desaparecer.

El Cronista
En estos 14 años, Ingresos Brutos se incrementó 131%, al pasar de 1,7% del PBI al 4%.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 26/10/2017 12:27
PUBLICIDAD

El impuesto sobre los Ingresos Brutos se ha convertido en el principal objetivo de los múltiples sectores que bregan por una reforma tributaria integral. Incluso el Gobierno ha dejado en claro que el esfuerzo nacional para reducir la carga impositiva no tendrá efecto, ni siquiera en el largo plazo, si las provincias dejan inalterables su esquema tributario actual, informó El Cronista.

Un trabajo de Sociedad Rural (SRA) buscó poner en cifras lo que llaman el “impuesto invisible”, lleno de distorsiones y que afecta “en cascada, a todos los eslabones de las cadenas de valor”, desde el productor hasta el consumidor. En ese sentido, el impacto del impuesto varía de provincia en provincia y ronda entre el 7% y el 11% del valor final del bien, en el caso de la actividad ganadera.

Ingresos Brutos representa en la actualidad el 4% el Producto Bruto Interno (PBI), “un máximo histórico desde su creación”, en 1948 en la provincia de Buenos Aires cuando gravaba con 0,4% sobre las ventas anuales del año anterior.

Ese nivel máximo coloca a Ingresos Brutos en el podio de la Estructura tributaria argentina en participación del PBI, detrás del IVA, que llega a 7,1% del PBI, y Ganancias, con 5,4%, de acuerdo con el reporte del Instituto de Estudios Económicos e Internacionales de SRA.

El analista Ezequiel de Freijo puntualizó que en los últimos 14 años, los impuestos provinciales se incrementaron 78% más que la actividad económica en el mismo lapso.

Hoy IIBB es la principal fuente de ingresos tributarios para las arcas provinciales: desde 2002 creció casi 20 puntos su participación en la recaudación total provincial, al pasar de significar 58% al 75% actual.

Sobre esos datos, el presidente de SRA, Luis Etchevehere, consideró “un paso clave” la reforma tributaria, y en particular en lo que refiere a los tributos provinciales y municipales, y la puso al mismo nivel que la eliminación de retenciones a la exportación y la lucha para bajar la inflación.

Consultado sobre si es factible una reducción en esos tributos teniendo en cuenta que son clave en la recaudación total de las provincias, Etchevehere fue tajante: “En algún momento hay que empezar a quitar estas distorsiones, y las administraciones deberán adaptarse a sus gastos como lo hace una empresa privada”.

En estos 14 años, Ingresos Brutos se incrementó 131%, al pasar de 1,7% del PBI al 4%. Freijo explicó que esa expansión se produjo de la mano de quita de exenciones, adelanto de cobro del impuesto (por débito en cuentas bancarias), incremento de alícuotas, aduanas internas.

Sobre el adelanto de cobro de IIBB ejemplificó con que entre enero y julio pasados, el 80% de lo recaudado por el gravamen desde la agencia de Recaudación bonaerense (ARBA) se produjo a través de las retenciones bancarias.

En cuanto a las aduanas internas, celebró que Córdoba dejará de lado el año próximo la sobrealícuota que gravaba las ventas de empresas no radicadas en ese territorio, aunque enfatizó que el anuncio “seguramente tiene mucho que ver” con un inminente fallo de la Corte Suprema de Justicia contra esa práctica.

“Cremos que es Ingresos Brutos es un gravamen que traba a toda la cadena de agregado de valor y al empleo formal. Sector que uno analiza, sea del campo, la industria y servicios, se encuentra con situaciones similares”, planteó Etchevehere.

El dirigente enfatizó que, en el momento de discusión de reformas tributarias, en el caso del IIBB es “necesario que baje y tienda a desaparecer. Si queremos lograr competividad, es un impuesto sin razón de ser. Tenemos mucho más para dar (como sector), con un sistema impositivo que estimule la inversión y la generación de empleo formal”, manifestó Etchevehere. Y comentó que estos temas están siendo tratados en las distintas mesas en las que participan Gobierno, empresarios y gremios, como la de las carnes o la forestal.

El otro gravamen provincial que más subió desde 2002, por encima de la actividad económica del período, es Sellos: 137%, hasta 0,5% del PBI, por lo que amplió en dos puntos su participación en la recaudación total provincial, hasta representar el 9%.

De Freijo expuso que “habría que replantear este impuesto, y más en esta época” en la que la tecnología puede simplificar y abaratar muchos procesos.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR