X

Monotributo: la AFIP pasa a enero la recategorización de oficio en el régimen

La exclusión del régimen y los cambios obligatorios debían arrancar a mitad de octubre. Pero se harán cuando empiecen a regir los nuevos valores de cuota mensual y franjas por categoría, que subirán 28%.

En enero habrá un nuevo reacomodamiento y comenzarán a regir los nuevos valores de pago mensual y las franjas por categoría.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 06/11/2017 20:45
PUBLICIDAD

Las recategorizaciones de oficio en el Monotributo que debían empezar a aplicarse desde mitad de octubre, la AFIP las postergó hasta enero próximo, señala Ámbito Financiero.

De esta forma, la AFIP le da más aire a todos los inscriptos que quedaron bajo sospecha porque tras la última recategorización voluntaria (que cerró el 5 de octubre) no lograron justificar su nivel de gastos realizados con tarjeta de crédito con la facturación declarada.

En enero habrá un nuevo reacomodamiento general de inscriptos, ya que comenzarán a regir los nuevos valores de pago mensual y las franjas por categoría.

Todas las cifras actuales se ajustarán un 28%, tal como surge de la aplicación de la fórmula que se utiliza también para actualizar las jubilaciones. Este es el porcentaje determinado para 2017, que se ubica unos 3 puntos por encima de la inflación del año.

Por ende, en los primeros días de 2018 habrá una nueva oportunidad de cambiar de categoría, en función de las nuevas escalas y cuotas.

A partir del 20 de enero, la AFIP apuntará sobre quienes no puedan justificar con sus ingresos los montos totales de gastos realizados con medios electrónicos de pago.

En esos casos, a los montos consumidos por el monotributista que presta servicios se le cargará un 20% para determinar su nueva categoría, o su exclusión del régimen, según sea el caso. Si se trata de monotributistas que venden bienes, el recargo será de 30%.

Límite patrimonial

“Venimos hablando con la AFIP el tema del Monotributo, pero no tenemos definido exactamente si vamos a poner un tope. Estamos hablando sobre si incluir un tope en relación al patrimonio, si los patrimonios altos pueden facturar como monotributistas. No está cerrado el tema”. Con estas palabras, el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, deja abierta la puerta a la implementación de un nuevo límite patrimonial para permanecer en el Monotributo.

Las declaraciones del funcionario surgen de una entrevista brindada a La Nación. Respecto a la reforma Dujovne sentenció: “Esperamos que salga como la concebimos. Aspiramos a consolidar todos los cambios que estamos enviando con el proyecto de ley. Pero si en el camino hay alguna modificación que morigera la reforma, pero que no es una contrarreforma, será el precio a pagar de un gobierno con minoría parlamentaria y que debe negociar”.

“Estamos intentando que en un plazo de cinco años podamos eliminar el impuesto a los débitos y créditos bancarios -porque pasaría a estar a cuenta de Ganancias, lo cual haría del impuesto un mero mecanismo de retención-; pretendemos bajar los impuestos al trabajo, que en la Argentina son excesivamente altos; bajar la alícuota de las ganancias corporativas del 35% al 25% para las que no distribuyan dividendos, para acercarnos a la alícuota promedio de los países desarrollados, que es 22%”, agregó.

“Al mismo tiempo, estamos en negociaciones con las provincias para que avancen en un esquema similar al de la Nación para bajar tributos que son potestad de ellas, como Ingresos Brutos y Sellos, y que el impacto de la distorsión sea mucho menor”, precisó Dujovne.

Respecto a uno de los puntos más polémicos de la reforma, el ministro señaló: “Estamos subiendo los internos a las bebidas alcohólicas de alta graduación, que en la Argentina están gravadas muy por debajo que en el resto del mundo. Hay siempre una relación entre cantidad de alcohol y gravamen”.

“La polémica es con el vino. Estaba gravado con cero, cuando el agua mineral lo está con 5%. Nosotros estamos llevando el agua mineral a cero y el vino a 10%. Muy por debajo de lo que pagan las bebidas de alta graduación y muy por debajo de la cerveza, que está más arriba”, añadió.

“Entonces, sin hacer un juicio de valor sobre si el vino es saludable o no, tiene alcohol, y ordenamos por graduación alcohólica. En Chile está gravado, en Estados Unidos también. Hay un par de países productores que no lo gravan, como España e Italia, pero sí Francia. Esta discusión podemos tenerla. Vamos a escuchar los argumentos de los productores, pero además, vamos a tener reuniones antes de ir al Congreso, la semana que viene”, puntualizó el ministro.

En relación a la renta financiera, Dujovne señaló: “El hecho de que los activos financieros que ahora se van a gravar tributen con una alícuota muy baja, inferior a la que se les aplica a los activos que ya estaban gravados, va a hacer que siga habiendo una preferencia para invertir en los activos locales, en bonos, plazos fijos, bonos provinciales”.

En relación al cambio de la fórmula para calcular los aumentos de los jubilados, Dujovne expresó al matutino: “El gobierno anterior creó una fórmula para la movilidad, en 2009, que no existe en ningún país y tiene una combinación de cosas: la variación interanual de la recaudación que va a la ANSES y la variación de salarios semestre contra semestre, y este sistema rarísimo tenía que ver con que mentían con la inflación”.

“Si realmente querían preservar el valor de las jubilaciones, lo que tenían que poner es un ajuste por inflación, que es lo que tienen los países de la OCDE. Detrás de eso está la mentira como método que aplicaban”, advirtió.

El ministro también dejó en claro que “evadir contribuciones patronales es un delito”.

“Pensar que nuestro 40% de informalidad es porque tenemos un problema moral, me parece simplificar las cosas. Es una combinación de impuestos muy malos por mucho tiempo, incertidumbre y volatilidad macroeconómica y en el esquema tributario. Converger a un esquema tributario más simple, menos gravoso y menos distorsivo genera el incentivo adecuado para bajar la informalidad”.

“Por supuesto, con mejor fiscalización. Sin duda, un componente importante es tener un esquema tributario más amigable. También simplificar los procedimientos del sector privado en su vínculo con el sector público, en lo que están trabajando los ministerios de Modernización y de Producción, como se anunció el otro día. Tenemos todo un sistema muy kafkiano, no sólo en lo tributario, sino también en lo regulatorio y en las relaciones entre los sectores público y privado, donde el público usa de cadete al privado”, concluyó Dujovne.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR