X

“Gobierno, ¿ya conseguiste lo que querías?”; el descargo de una promesa incumplida

Así fue el descargo de una mujer que se inscribió para percibir un plan social del Gobierno provincial hace dos meses y nunca obtuvo una respuesta.

Fernández es madre soltera y tiene cuatro hijos de 9, 11, 13 y 15 años.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 07/11/2017 23:06
PUBLICIDAD

La mujer se anotó en Villa Mercedes y según relató debía cumplir funciones en la sede de Smata. Se dirigió al ministerio de Desarrollo Social y llamó por teléfono en repetidas veces para saber si accedería al beneficio prometido en época electoral, pero nunca solucionaron su problema. Ayer hizo público su descargo.

Cientos de puntanos se volcaron, entre las PASO que perdió Adolfo Rodríguez Saá y las elecciones generales del 22 de octubre en las que ganó por más de doce puntos, a las distintas oficinas que el Gobierno desplegó acceder a diversos beneficios sociales.

Lorena Fernández, fue uno de esos tantos casos distribuidos en toda la provincia. Se anotó el 7 de septiembre para percibir los $7200 que otorga el Plan Pañuelos Solidarios a sus beneficiarios.

Más tarde concurrió al organismo gubernamental y allí le explicaron que no estaba en el sistema, pero le pidieron “paciencia”. Los días y los meses transcurrieron, en vano, sin respuestas.

“Ya pasó mucho tiempo y estoy cansada de mendigar”, relató la mujer a elchorrillero.com, el día después de una dura crítica contra el Gobierno que hizo pública en un grupo de facebook, exclusivamente creado para brindar información sobre los planes sociales.

“Maldito Gobierno ¿ya conseguiste lo que querías? Me dijeron por teléfono que me habían dado de baja. Pero cómo me van a sacar si jamás me llamaron”, escribió.

Fernández es madre soltera y tiene cuatro hijos de 9, 11, 13 y 15 años. “Voy a seguir luchando, pero por mi propia voluntad”, cerró su mensaje.

En una de las oportunidades en las que se dirigió a la sede de la UPRO, donde funciona el ministerio de Desarrollo Social, le contestaron que “realice el reclamo” en el lugar que le correspondía trabajar.

La madre de 37 años continuó caminando en busca de la oportunidad prometida, y fue hasta el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), donde el senador provincial electo por Compromiso Federal, Ariel Rosendo le informó que sí trabajaría.

En ese lugar figuraba desde el 11 de octubre, en una lista del gremio. Sin embargo, le explicaron que “el sistema del Gobierno” no la registraba.

Luego de más de 50 días sin respuestas, de idas y de vueltas, y de 4 meses sin trabajo, decidió regresar a la sede del ministerio y esta vez la respuesta fue certera: “Te pueden llamar o no, ya no inscriben a nadie más”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre:

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR