X

Cinthia Dhers, la “cheta de Nordelta” del audio viral, con causas por mala praxis

Es la cirujana que habla todo el país luego de que se viralizara un audio en donde trata a su vecinos de “grasas” y “gente de décima”.

Luego del audio viral, se supo que la mujer tenía causas por mala praxis.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 08/11/2017 09:55
PUBLICIDAD

En las últimas horas se viralizó en las redes un audio de una cirujana de Palermo que se queja indignada con su agente inmobiliaria (Michelle) porque vio a sus vecinos tomando mate, en su departamento de lujo situado en Nordelta, partido de Tigre.

Si bien escucharlo causa gracia, los dichos de la profesional tienen un profundo y preocupante corte discriminatorio que no hacen más que aumentar la grieta que hay entre ricos y pobres.

El audio de la cirujana, identificada como Cinthia Solange Dhers fue furor en las redes sociales, donde se la escucha reiterar sus supuestos códigos y valores. Sin embargo, la mujer de 53 años tendría cuentas offshore y causas penales por presuntos casos de mala praxis, indicaron desde Crónica.

Además, no parece muy lógico que una monotributista pueda vivir en una casa de Nordelta. Como es de imaginar los dichos de la prejuiciosa señora merecieron toda clase de críticas en las redes. Algunos vertieron insultos contra Dhers y otros se apiadaron de ella, tratándola como una “pobre mujer”.

“No me divierte estar en Nordelta, mirando el lago, viendo gente en una reposera de Mar del Plata en el muelle tomando mate. Para eso, no invertía 200.000 dólares y me quedaba en mi propio campo o me compraba una casa”, se quejó.

“Yo soy una cirujana, una mujer normal, pero tengo determinados códigos de estética visual y de estética moral. La gente no se ve mala, pero se ve que es gente que viene de barrios visualmente no muy buenos. Me molesta ver un grupo de gente que lleva al perro a la pileta como si estuviéramos en la Bristol de Mar del Plata”, agregó.

“Son de décima categoría, son unos grasas”, concluyó. Además, reclamó que sus vecinos se negaron a pagar 35.000 pesos por un sistema de seguridad a través de tarjeta. En tanto, señala que la compra en Nordelta “la hice para mi hija que tiene 15 años. Quiero que ella se roce con otro tipo de gente y eso aquí no pasa”, comentó.

 

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR