X

En el Día de la no Violencia Hacia las Mujeres hubo un homenaje a “Negrita” Garayalde

Familiares de víctimas de femicidios, agrupaciones políticas y feministas marcharon por el centro de la capital para exigirle al Estado que se cumplan los derechos, la equidad de género y la agilización de la Justicia.

La manifestación rememoró la memoria de Brenda Arias y pidió por los casos "sin Justicia".
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 25/11/2017 23:06
PUBLICIDAD

Este sábado se conmemoró el Día de la No Violencia Hacia las Mujeres, y el motivo congregó una manifestación que recorrió las calles del centro de la ciudad.

A las 17:30 las distintas organizaciones convocantes comenzaron a reunirse en diferentes puntos de la Plaza Pringles para ultimar los detalles de la marcha.

Incluso plantaron un árbol en honor a Elva “Negrita” Garayalde, la mamá de Brenda Arias, quien falleció en octubre “sin ver en vida Justicia por su hija”.

Cerca de las 18:40, el recorrido comenzó en la esquina del Correo Argentino y tomó rumbo hacia la Iglesia Catedral. “Justicia por Brenda Arias. Ocho años, ningún detenido”, mostraban los primeros carteles que se asomaron.

Familiares de víctimas, la Colectiva Feminista, las agrupaciones Lelikenun, MuMaLa, Mujeres Autoconvocadas, Plenario de Trabajadoras, ADU, ATE, APTS, SiTraViP, UCRA, CTA Autónoma, Movimiento Sur y UCR Diversidad reclamaron por la “emergencia en violencia”.

Los cánticos se entremezclaron con el dolor de los hermanos de Brenda. “No vamos a ser más sumisas ni pasivas”, “se cuidan los machistas, América Latina va a ser toda feminista”, dijeron las voces.

Del mismo modo, algunas dirigentes indicaron por medio de megáfonos el reclamo particular de las historias que, al día de hoy esperan la resolución de sus juicios.

La manifestación planteó la necesidad de que el Estado (tanto a nivel nacional como provincial) declare la Ley de Emergencia en Violencia Hacia las Mujeres; además pidieron el cese de los femicidios y transicidios, el desmantelamiento de las redes de prostitución, un mayor presupuesto para asistencia a las víctimas y el funcionamiento de las secretarías de la mujer.

También sostuvieron la importancia de la educación sexual y el aborto legal “para no morir”, la implementación en la provincia de la Ley 26.485 que contempla la violencia hacia las mujeres, Justicia para casos irresueltos, la elaboración de un protocolo para empleados del Poder Judicial y penitenciarios, y el acceso integral a la salud para las personas trans.

Al llegar a la Catedral, los asistentes exclamaron por la separación de la Iglesia y el Estado, pronunciando además las necesidades de políticas con perspectiva de género.

La separación de la Iglesia y el Estado, uno de los reclamos que se hicieron escuchar.

Luego de los cuestionamientos, la marcha siguió su rumbó por la peatonal Rivadavia.

El árbol de la vida

La Plaza Pringles cuenta desde esta tarde con un nuevo ejemplar que se sumará al pulmón verde. La particularidad es que “simboliza la lucha de la Negrita”. El rostro de Garayalde decoró sus ramas y de esa manera intentaron plasmar que “la lucha sigue en pie”.

La familia de Brenda Arias se emocionó con el árbol plantado, que simboliza “la lucha de la Negrita”.

“Es una forma de simbolizar, de valorizar la vida. También su ejemplo. Siempre fuimos una familia unida, pero el dolor ha fortalecido nuestra unión”, expresó en declaraciones a este medio el hermano de Brenda, Emanuel Arias.

“Estoy orgulloso de mi madre, fue una excelente mujer, de hecho, se fue de este mundo luchando frente a todas las adversidades nunca dejó de hacerlo. Si tuviera que definirla con una palabra, sería esa: lucha”, agregó.

El joven recordó que la muerte de su hermana fue en 2009 y que aún no hay condenados. Asimismo explicó que “en febrero o marzo de 2018 iniciará el juicio”.

“Hay un imputado que han procesado. En parte estamos con expectativas, en parte hay esperanza de que las instituciones hagan Justicia”, manifestó con cautela.

“Quiero dejar el mensaje de lucha, esa lucha que mi madre emprendió, quiero que sea un ejemplo para aquellas personas que no se sienten acompañadas y que descreen de la Justicia”, añadió.

El dolor de los golpes y el abuso

Una manifestante que prefirió dejar su identidad en el anonimato, no dudó en aprovechar la oportunidad para exigir la resolución de su historia.

La mujer, madre de tres pequeños, sufre la violencia desde hace aproximadamente 9 años, pero su reclamo quedó a un costado para pedir por un golpe aún más cruel: el abuso que sufrió su hija.

“Todo esto es por ella. Seguimos exigiendo Justicia por todos los hechos impunes de San Luis y el país. El violador de mi pequeña está suelto y no se ha logrado ninguna condena”, lamentó con fortaleza.

Tras seis meses de larga espera indicó que la Justicia de la provincia “da pocas respuestas” y que se maneja con “escasa perspectiva de género”.

“Me he sentido desamparada, el Estado es responsable”, puntualizó.

El eterno presente

La marcha  posicionó su repudio en las instalaciones del Poder Judicial. Mientras algunas mujeres pegaban carteles de reclamos y otras pronunciaban cánticos, el grito por las víctimas fatales se hizo escuchar.

“Basta de Justicia patriarcal y machista, basta de femicidios, violaciones, machos violentos. Florencia (Di Marco) presente; Tamara Olguín, presente; Marilyn Cejas, presente; Brenda Arias, presente; hermanas Zanón (Lorena y Lucía), presente; Azul Montoro, presente”, rezó el pedido.

Las agrupaciones exigieron la agilización de la Justicia.

Luego de unos minutos y algunos coros que enunciaron “ni una menos, vivas nos queremos; yo sabía que a los abusadores los cuida la policía”, fueron circulando la calle San Martín para confluir en la esquina Junín.

La jornada concluyó con un show musical y las palabras de distintas referentes feministas que reflexionaron en torno a la fecha y el contexto actual.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR