X

Quieren que el Gobierno investigue “el tráfico de drogas y la prostitución” en Pampa de las Salinas

La solicitud la hizo el Observatorio Internacional de Prisiones a partir de una serie de denuncias que pusieron en alerta a la institución con sede en Buenos Aires.

Foto Archivo
La cárcel de máxima seguridad en el ojo de la tormenta.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 29/11/2017 07:54
PUBLICIDAD

Maltrato, falta de comida y el ingreso de “señoritas” sin requisa y con el consentimiento de los penitenciarios, ponen en duda el normal funcionamiento del penal.

“Tenemos denuncias horribles, y si llegamos hasta el ministro es porque la situación nos desbordó”, afirmó la presidenta de la institución, Graciela Dubrez en declaraciones a elchorrillero.com.

El pedido se hizo mediante una nota elevada al ministro de Gobierno, Justicia y Culto, Eduardo Mones Ruíz, el pasado 7 de noviembre.

De esa manera el Observatorio, sección Argentina, pretende que el Gobierno de San Luis investigue las “situaciones” que recibieron “como queja” y que ponen en sospecha el correcto cumplimiento de las normas carcelarias.

“En el penal Pampas de las Salinas el trato es violento y escasea la comida”, acusa en el inicio de la nota que fue el disparador para que los diputados de Cambiemos elevaran hace una semana un pedido de informe al Gobierno.

El Observatorio le informó a la gestión de Alberto Rodríguez Saá que el Servicio Penitenciario de San Luis “estaría tolerando y/o alentando el consumo y tráfico de estupefacientes que ingresarían a través de visitas que ejercerían la prostitución dentro de la cárcel”; y ese es uno de los puntos más graves.

“Es una seguidilla de denuncias por malos tratos, por falta de comida, por atropello a las visitas, por sospecha del ejercicio de la prostitución y el tráfico de estupefacientes; y que esté concentrado en un mismo penal, es realmente llamativo. Como está alejado de todo el mundo nos da a pensar que se han distraído de los controles que deben llevar”, fundamentó la titular del organismo en declaraciones a este medio.

Este año, según contó Dubrez, desde la oficina que tiene sede en Buenos Aires tomaron contacto con “muchos familiares” y recibieron “una cantidad de denuncias horribles”.

“Tenemos denuncias horribles, y si llegamos hasta el ministro es porque la situación nos desbordó”, afirmó Graciela Dubrez.

“Si hemos llegado a escribirle al ministro y solicitarle a un legislador que se ocupe del tema para garantizar que efectivamente van a dar curso a nuestra denuncia, es porque nos desbordó. Nos hartamos de escuchar la misma queja, y no es de una sola persona sino de muchas”, puntualizó.

Con la presentación de la nota, pretenden no solo informar sobre situaciones irregulares que se producen justamente en la cárcel de máxima seguridad que tiene la provincia, sino “darle la oportunidad” al Gobierno para corregir lo que está mal: “Es por eso que por ahora solo hablamos de esto”.

En sus denuncias, los familiares cuestionaron el modo y las formas de la requisa al momento de visitar a los internos: “Se han sentido vejados porque van con lo que pueden, y llevan lo que pueden tratando de ser puntuales para disfrutar la mayor cantidad de tiempo y se encuentran con largas colas y mucho maltrato”.

En sus dichos ponen a la luz una situación de la que todos los parientes son testigos: el ingreso de personas que “gozarían de privilegios”.

“Muchos nos han advertido que unas señoras pasan rápidamente sin requisa y con bultos, que parecen gozar de la simpatía y el consentimiento de los penitenciarios. Todo en horario de visita, a la vista de todo el mundo y con total impunidad y amiguismo”, sostuvo.

El planteo formal al Gobierno.

Consideró que estos testimonios hacen pensar dos cosas: “Que están sobornando a los penitenciarios para gozar de privilegios o como dicen otras visitas, que se trata de mujeres que ejercen la prostitución con el beneplácito de los penitenciarios. Estas personas pasan en forma directa para realizar visitas de dudosa legitimidad con los internos”.

Además, el Observatorio sospecha que podría “existir algún grado de corrupción en el servicio penitenciario de San Luis y que las autoridades políticas no están monitoreando o auditando como se debe”.

Las denuncias cuentan con los nombres de las mujeres que ingresan al penal y son “muy específicas”, pero están bajo reserva: “Serán proporcionados en el momento que se inicie la investigación, pero no lo daremos a conocer públicamente”.

“Cuando las demás mujeres protestan, estas señoras les dicen que ellas tienen contacto y que no las molesten. Deducen que se dirigen al lugar donde se mantienen los encuentros íntimos”, agregó Dubraz.

Por otra parte aseguró que “varios reclusos se han quejado que la ración de comida no es suficiente”, y remarcó: “Como ignoramos el sistema, además de ponerlo en conocimiento al ministro, le pedimos que tome cartas en el asunto e investigue”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR