X

Quedó “en la nada” el proyecto de Rodríguez Saá de llevar los boliches a la vera del Río Seco

Así lo aseguró el secretario de Infraestructura de la Municipalidad de San Luis, Enrique Picco. Según indicó, el Gobierno no convocó al diálogo y tampoco informó los avances de una idea que buscaba sacar los locales de la zona céntrica y revalorizar la costanera.

Ponce le contó a la prensa que el gobernador Rodríguez Saá le propuso trabajar en conjunto para llevar los boliches y embellecer la costanera.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 29/11/2017 10:08
PUBLICIDAD

Según el intendente Enrique Ponce, el gobernador Alberto Rodríguez Saá le había propuesto trasladar los locales bailables a la vera del Río Seco, en el marco de una puesta en valor que buscaba integrar a la ciudad recuperando la zona.

La iniciativa fue catalogada por el edil como “muy interesante”, pero después de las elecciones no se supo de nuevos avances.

En ese marco, la Municipalidad de San Luis diagramó un código urbanístico en el que se estipuló la necesidad de trasladar los boliches y pubs que brindan espectáculos musicales, hacia una zona donde no generen problemas sonoros, viales y de seguridad.

En ese sentido, determinó que debían instalarse en la zona de la Maternidad “Dra. Teresita Baigorria”, espacio que consideraron “seguro desde lo vial, donde no hay zona residencial cercana con la que se pueda dar conflicto”.

En mayo de este año se realizó una audiencia en referencia al código donde referentes de la Municipalidad y de la Cámara de Bares y Discos de la Provincia intercambiaron puntos de vista para confluir en un acuerdo.

Después de eso, el gobernador Rodríguez Saá convocó al intendente Ponce para ponerlo en conocimiento de una idea que propiciaría la reorganización de los locales nocturnos y embellecería al Río Seco.

Ponce dio detalles de ese encuentro en el programa Nada Secreto que conduce el periodista Mario Otero en Radio Universidad. Según manifestó, el gobernador le habló del desarrollo de costaneras, espacios para la instalación de restaurantes, autocines e incluso una avenida de circunvalación.

Además, según puntualizó, brindaría las herramientas necesarias para que los empresarios trasladaran sus negocios a la vera del río, sin un impacto económico preponderante.

Ponce le aseguró al periodista: “A mí me entusiasmó la idea, porque le propuso a la Municipalidad, concretamente me propuso a mí como Intendente, que trabajáramos juntos esa posibilidad”.

“Esta propuesta del Gobernador es muy oportuna y me parece muy interesante para llevarla a cabo, sobre todo porque la provincia tiene recursos que el Municipio no tiene”, agregó.

“Está en la nada”

El secretario de Infraestructura Enrique Picco, fue consultado por El Chorrillero para saber cómo se encuentra el proyecto. El funcionario consignó que “está en la nada”.

Según explicó “no hubo reuniones posteriores” al encuentro de Ponce con el gobernador. “Tuvimos una conversación cuando fuimos a la audiencia en el Concejo Deliberante (en mayo) y planteamos las alternativas en presencia de la cámara de bolicheros”, explicó sobre la única instancia a la que asistieron.

Luego indicó que la idea de Rodríguez Saá “es muy importante” y que “sería un lugar ideal, ya que acompaña el entorno”. Además reconoció que “el Estado provincial tiene mayores recursos para desarrollar la propuesta”.

Asimismo “no hay nada concreto”. Picco explicó que al ser una zona de jurisdicción provincial, el municipio “queda un poco fuera de las interlocuciones entre bolicheros y el Gobierno” y por esa razón, desconoce mayores avances.

La última novedad informada por el secretario es que este jueves cerrarán el código en el Concejo Deliberante. “No se contemplan modificaciones en base a la audiencia pública y se presentará dicho código”, explicó.

De esta manera el proyecto estará en condiciones de ser tratado en el recinto y genera dudas respecto a la puesta en valor del Río Seco.

Este medio intentó comunicarse en reiteradas oportunidades con el ministro de Gobierno, Justicia y Culto, Eduardo Mones Ruiz, para conocer oficialmente los detalles de la iniciativa, en particular para saber si ahora la reestructuración de los locales quedará en manos del Estado, pero resultó imposible contactarlo.

La postura de los bolicheros

El presidente de la Cámara de Bares y Discos de la provincia, Diego Astudillo informó a este medio que después de la audiencia pública de mayo “no hubo reuniones ni diálogo telefónico con representantes gubernamentales”.

Resaltó que las afirmaciones que incitaban al diálogo para las correcciones o modificaciones del proyecto “fueron un maquillaje de tiempo electoral”.

Además mostró su descontento ante la idea de la Municipalidad: “Pobre gente la de la maternidad si se hace en esa zona”. A la vera del río la vemos más factible porque no hay nada que interfiera, sólo hay dos o tres fábricas”, agregó.

También destacó que si bien se agotan los tiempos oficiales para tratar el proyecto (teniendo en cuenta el receso de los concejales), “se tendría que evaluar antes de que termine el año”.

“Nosotros venimos planteando esto desde 2006, no es falta de voluntad”, manifestó. “Todos los bloques plantearon el diálogo, pero del dicho al hecho hay un largo trecho”, cuestionó.

Astullido insistió que en la actualidad los empresarios de locales bailables o pubs, no se encuentran en una situación económica de rentabilidad, lo cual pone en crítica el traslado de los negocios por el costo que implicará.

“Es una pena la falta de diálogo porque nosotros hemos estado siempre. Me he cansado de ver intendentes, presidentes del Concejo Deliberante, concejales, y siempre es lo mismo”, lamentó.

Finalmente destacó que los comerciantes del rubro están de acuerdo con la necesidad de trasladar sus locales a una zona alejada del centro.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR