X

Un perfil falso en Facebook, el señuelo con el que atraparon al agresor serial de prostitutas en Mendoza

Lo detuvieron anoche en un shopping. Se cree que atacaba para vengar la muerte de un hermano.

Anoche un policía a través de un perfil falso en Facebook le puso una trampa y el sospechoso cayó.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 14/12/2017 12:18
PUBLICIDAD

En la ciudad de Mendoza ya lo habían apodado “el agresor serial de prostitutas”, después de que salieran a la luz tres ataques con menos de 24 horas de diferencia. Su modus operandi era siempre el mismo. Acordaba una cita, cuando llegaba preguntaba por “Andrea”, amenazaba a la mujer con un arma de fuego y si encontraba resistencia, la apuñalaba y escapaba. Anoche un policía a través de un perfil falso en Facebook le puso una trampa y el sospechoso cayó, informó TN.

El agente se hizo pasar por una trabajadora sexual y arregló un encuentro con Samuel Figueroa Donoso en el patio de comidas de un shopping en Guaymallén. Minutos después de las 22, el sujeto apareció en el lugar pero no lo estaba esperando una mujer. Sin forma de evadir a la policía, no ofreció resistencia y fue detenido.

El momento en que la policía se lleva esposado al acusado de los ataques.

La principal hipótesis que manejan los investigadores es que Donoso buscaba vengar la muerte de un hermano que habría sido asesinado por una prostitutallamada Andrea. Sabían que era cuestión de horas para que volviera a atacar. Es por eso que hasta habían pedido al Ministerio de Seguridad que ofreciera una recompensa económica para quienes aportaran datos.

Todo se desencadenó muy rápido, sin embargo, y no hubo tiempo de que se presentara ningún testigo. Las cámaras de seguridad fueron una pieza clave para identificar al acusado, que tiene un llamativo tatuaje de lágrima en la cara. La declaración de las víctimas y las tareas de inteligencia en las redes sellaron su caída.

Los ataques del agresor serial

El martes pasado apuñaló a una masajista. La mujer se encontraba sola en un salón en el tercer piso de un edificio ubicado en calle San Martín, en el centro de la capital. Según el relato de la víctima, el hombre intentó violarla pero ante su resistencia y al pedido de ayuda a los gritos, la lastimó con un arma blanca y escapó con su celular.

Un día después, volvió a atacar. Fue en un departamento del edificio de la calle Catamarca al 80 después de arreglar un encuentro a través de un grupo de Facebook con dos trabajadoras sexuales de 31 y 37 años.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR