X

Un periodista y su hermana lograron modificar su apellido a través de un fallo judicial

De esa manera los hermanos completaron su historia de vida y alcanzaron “la verdadera identidad”. Es la primera vez que sucede en la provincia desde la modificación del Código Civil.

Matías Bara contó su historia y por qué inició los trámites para cambiar su apellido en el DNI.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 16/12/2017 10:51
PUBLICIDAD

Matías Bara: así se leerá su identidad en el DNI a partir del fallo del juez Agustín Ruta, quien entendió que debía modificarlo por una necesidad de “identidad”.

En un diálogo que mantuvo con elchorrillero.com, el periodista explicó que “jamás” tuvo contacto con su padre y que eso con el paso de los años fue determinante en una decisión que encaró junto con su hermana.

Hasta el domingo de la semana pasada, Matías Barallobres era su nombre oficial: “Tengo 38 años y nunca tuve contacto con quien me dio el apellido. Siempre tuve ganas de cambiarlo, pero antes era muy engorroso”.

Lo que le encendió la fortaleza para conseguir su actual identidad fue el embarazo de su compañera de vida, ya que no quería que su hija “pasara lo mismo”.

“No conocer a mi viejo, no saber de dónde viene el apellido, tener que deletrearlo, que es como poner una piedra más a la mochila, son cosas que no quería repetir en ella”, expresó.

Durante su adolescencia, “por esas cosas de la edad”, según contó, no pensaba mucho en cambiárselo, pero con el paso de los años entendió que ese nombre “no era la verdadera identidad”.

“No sabía quién era, qué hizo, entonces ¿Por qué tener su apellido?”, fundamentó en relación a su padre.

Fue así que, entre los 23 y 24 años, cuando trabajaba en Mercadotecnia (una especie de call center donde debía repetir su apellido varias veces) y decidió suprimir Barallobres a “Bara” porque “era más fácil”. Desde entonces ese pseudónimo lo acompañó en su profesión y en sus diferentes actividades de la vida.

“Hace 8 años que vivo en San Luis y todos me conocen como Matías Bara, porque lo empecé a usar también en mi labor periodística”, contó.

“Mi identidad es Bara porque la fui construyendo con mi trabajo, con amistades, con la sociedad y el juez sintió que yo en un papel figurara ese apellido. Para mí y para mi hermana”, dijo, y de esa manera explicó por qué eligió el apellido de su madre.

El trámite para efectuar el cambio lo inició en septiembre de 2016, tiempo de “agilidad” desde el punto de vista jurídico, pero algo “lento” para sus ansias: “Me hubiese gustado que saliera antes para ponérselo a mi hija. Ahora debo tramitar su DNI porque tiene mi apellido anterior”.

Ahora sólo resta que concluya las diligencias para transformar los datos de Anses, bancos, tarjetas de crédito, pero son detalles menores cuando siente que está “realizado”.

“¿Por qué vamos a llevar la carga de un tipo que sólo mantuvo una relación sexual una noche y no se interesó en nada? Si tu viejo fue mala persona no tenés que representar lo que fue, cada uno tiene una identidad distinta y el apellido lo da, no son sólo letras. Si tenés uno que no te representa, el Código Civil te ampara”, concluyó.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR