X

La muerte de Nisman: procesaron a Diego Lagomarsino como “partícipe necesario”

La decisión del magistrado alcanzó a los cuatro custodios del exfiscal de la causa AMIA.

foto TN
Lagomarsino tiene una tobillera electrónica para monitorear segundo a segundo su ubicación.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 26/12/2017 18:27
PUBLICIDAD

El juez federal Julián Ercolini procesó este martes a Diego Lagomarsino como “partícipe necesario del homicidio” de Alberto Nisman. También lo embargó por 15 millones de pesos. El acusado, además, tiene una tobillera electrónica para monitorear segundo a segundo su ubicación.

“Partícipe necesario del delito de homicidio simple agravado por el uso de armas”, es la acusación completa del magistrado contra el asesor informático, que la tarde del 17 de enero de 2015 le entregó la Bersa calibre 22 al exfiscal de la causa AMIA.

El 18 de enero de 2015, finalmente, Nisman apareció muerto con un tiro en la cabeza en el baño de su casa de Puerto Madero. Lo encontró su madre, Sara Garfunkel, y uno de los custodios, que tardó diez horas en ingresar al lugar a pesar de que el exfiscal no respondía.

El magistrado consideró: “La muerte de Nisman no obedeció a un suicidio y habría sido producida por terceras personas y en forma dolosa. En aquella noche del 17 al 18 de enero, a Nisman lo habrían matado con el arma de Lagormarsino. Éste fue la última persona que ingresó al departamento”.

El juez Ercolini también procesó a los cuatro custodios del exfiscal, Rubén Fabián Benítez, Néstor Oscar Durán, Luis Ismael Miño, Armando Niz, por “incumplimiento de los deberes de funcionario público”. Los embargó y les prohibió salir del país.

El magistrado luego apuntó a los que sostuvieron la hipótesis del suicidio: “Si se hubiera barajado al inicio la ocurrencia de una “muerte dudosa” -algo que es muy común en las prácticas– debería haberse atribuido el hecho al fuero federal, ya que se trataba, nada menos, de la muerte con origen dudoso de un fiscal federal que investigaba el atentado a la AMIA; que tres días antes había formulado una denuncia de un impacto institucional, nacional e internacional inusitados y que en pocas horas debía presentarse en el Congreso”.

También criticó a Cristina Kirchner: “Recuérdese un largo texto publicado por la misma Presidenta, cuando todavía no habían pasado 24 horas del hallazgo oficial, donde insinuaba –aunque con algunas afirmaciones algo confusas– que el fiscal se había suicidado. Y también una aparición pública posterior, un par de días después, afirmando la tesis del homicidio”.

Y también a la primera fiscal, Viviana Fein: “Recuérdese, momentos antes, la fiscal del caso insinuaba dudas sobre la muerte de Nisman, pero anunciaba explícitamente que la autopsia no permitía inferir la participación de terceras personas”.

Finalmente, el juez Ercolini volvió al punto de partida: “En todas estas situaciones, Lagomarsino aparece victimizado de un modo tal que ha generado públicamente una pérdida de la percepción de lo que debería haber sido desde el mismo momento del hallazgo del cadáver: un sospechoso central en un caso de homicidio”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR