X

De La Rosadita al convento: el video de Martínez Rojas se suma al reality de la corrupción K

Una vez más, las cámaras de seguridad dejaron al descubierto cómo se operaba para lavar dinero durante el kirchnerismo.

Foto TN
Las imágenes de la corrupción K.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/12/2017 22:08
PUBLICIDAD

Dólares, miles de billetes, máquinas para contarlos, bolsos para trasladarlos. Las imágenes de Mariano Martínez Rojas, el empresario prófugo por la mafia de los contenedores, donde se reparte millones junto con otros imputados se suma a lo que se convirtió en una postal de la decadencia de las rutas de corrupción que operaban durante el kirchnerismo.

A lo reality show, las cámaras de seguridad del Banco Patagonia que están en manos de la Justicia muestran cómo la banda que cayó con el cuñado del exministro Julio De Vido se repartía la plata. La postal es similar a la que se conoció el año pasado, pero que mostraba la ruta del dinero K.

Entonces, se lo vio al hijo del empresario K Lázaro Báez, Martín Báez, en las oficinas de la financiera SGI o “La Rosadita” de Puerto Madero. En las imágenes de las cámaras de seguridad quedó registrado cómo cinco personas -entre ellas Báez- contaban cientos de miles de dólares, euros y pesos en cinco días distintos. Los videos se filmaron entre septiembre y noviembre de 2012. Es decir, pocos meses antes de que PPT revelara la investigación y se desatara el escándalo de la ruta del dinero K, la maniobra por la que el kirchnerismo lavó dinero a través de la obra pública.

Para ocultar la ruta del dinero K, Lázaro Báez usó empresas creadas en paraísos fiscales a través de “La Rosadita”. Una de ellas fue Teegan Inc., cuyo único accionista era Martín Báez, el hijo del empresario santacruceño que aparece en los videos.

En la otra punta del país la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, utilizó el mismo mecanismo. Las cámaras del Banco Nación en Jujuy registraron el momento en el que colaboradores de la dirigente social sacaron 8 bolsos negros cargados de plata de la sede central y se llevaron $14 millones. En otra filmación que muestra la zona de la caja, otras dos personas sacan otro millón, cuentan el efectivo y se lo llevan.

La plata estaba destinada a obras en escuelas, viviendas y hospitales. Al menos ocho cooperativas denunciaron en la Justicia cómo el dinero público terminaba en las manos de Sala y admitieron que facturaron obras que jamás se hicieron.

La escena en la que al exsecretario de Obras Públicas, José López, se lo ve llegar con dos bolsos con plata al convento de General Rodríguez quizás pase a la historia como una de las anécdotas más recordadas de la corrupción K. El exfuncionario llegó a la casa donde vivían las hermanas Inés, Alba y Marcela cerca de las 3 de la mañana. Está procesado por enriquecimiento ilícito.

El caso de Martínez Rojas fue menos cinematográfico, pero no menos brutal. El empresario prófugo y acusado por contrabando agravado, asociación ilícita y lavado de dinero a través de la Aduana con una maniobra que involucra a exfuncionarios K contó y se llevó más de $5 millones y medio en 55 paquetes de $100 mil de la sede Central del Banco Patagonia, en el microcentro porteño.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR