X

“Tengo miedo, mucho miedo; pero si no denuncio puede ser peor”

Este miércoles Susana Quiroga ratificó la denuncia contra su expareja, un policía de Quines que la golpeó y quiso ahogarla en un canal del pueblo.

Susana Quiroga fue víctima de violencia de género.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 03/01/2018 19:36
PUBLICIDAD

Pese a que su estado de salud es complicado, la víctima de violencia de género se presentó esta mañana en la Jefatura de Policía y después en el edificio de Tribunales para cumplimentar diferentes trámites. No quiere que su caso quede impune y que “protejan” al hombre que casi la mató.

“Tengo miedo, tengo mucho miedo, pero creo que si no hago las denuncias puede ser peor”, le contó Susana a elchorrillero.com, el día después de que su caso se hiciera público y en el que decidiera denunciar a su ex por intento de homicidio en el Juzgado Penal N° 1.

Confirmó que ya hay una orden de restricción y que le entregarán un botón antipánico. También espera ser recibida por la Secretaría de la Mujer.

El terror que siente la mujer es porque José Jiménez, el hombre que la golpeó el primer día del año nuevo, todavía está en libertad.

El efectivo, que se desempeña como seguridad de un boliche de la localidad, está “en disponibilidad” desde antes de ocurrido este hecho, “por tratamiento psicológico”, según confirmaron fuentes policiales.

En estas últimas horas, según dijo la mujer, se sintió contenida por parte de la policía de Quines, por psicólogas y por una asistente social del Hospital.

“Me hace sentir por lo menos que no todo el mundo te da la espalda en estos casos de violencia”, manifestó y así se refirió a la movilización que realizarán este jueves los vecinos para pedir justicia.

En Quines, la gente está al tanto de la situación y se expresaron con repudios a través de las redes sociales. También saben que dos parejas anteriores de Jiménez sufrieron algún grado de violencia de género.

“Fue lo que al principio me reprochaban a mí, por qué iniciaba una relación si sabía los antecedentes que tenía esta persona”, contó la víctima.

Respecto a su estado de salud, dijo que seguirá internada y que sólo le permitieron salir para hacer la denuncia y demás trámites.

En las próximas horas debe realizarse una resonancia por los “fuertes golpes” que recibió en la cabeza.

Su cuerpo siente intensos dolores y lleva las marcas en su cara y en el cuello; en los brazos y en las piernas. Son las secuelas que le quedaron de una noche en la que sobrevivió a los golpes y a las aguas de un canal donde quisieron terminar con su vida.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR