X

Un preso habló desde la cárcel: “Estamos en huelga de hambre”

El conflicto se vive en Pampa de las Salinas, el penal de máxima seguridad que tiene la provincia. Allí, al menos 40 internos mantienen sus reclamos por falta de asistencia sanitaria. Además denuncian malos tratos a los familiares.

Foto: ANSL
El interno está alojado en el módulo 1, pabellón A de la cárcel.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 20/02/2018 16:41
PUBLICIDAD

Uno de los detenidos, que se identificó con nombre y apellido, atendió de manera directa la llamada que los periodistas hicieron a través de la Autopista de la Información, una situación por demás curiosa y que por algunos instantes resultaba increíble.

“Llame a este número y acá lo vamos a atender, cualquiera le va a contar lo que está pasando”, dijo el interno que respondió el llamado de elchorrillero.com el lunes por la noche. Y de esa manera confirmaba que el sector que ocupaba junto a otras 40 personas llevaba al menos tres días sin comer a modo de protesta.

Esta mañana, Radio Universidad puso al aire el diálogo que la periodista Gladys Aguilar mantuvo con uno de los internos, quien le confirmó que “cualquiera” iba a poder responder las inquietudes de la prensa desde ese número.

“Nuestros familiares nos traen las tarjetas con las que podemos comunicarnos, por eso nosotros nos preocupamos por ellos por lo que está pasando acá”, dijo el hombre desde el módulo 1, pabellón A del Complejo Penitenciario Nº 2 Pampa de las Salinas.

Así, el recluso puso a la luz los reclamos por la falta de atención médica en el complejo ubicado en La Botija y por la demora en la requisa a los familiares, los días de visita.

“Se descompuso un señor, luego un nene y no había médico. Tiene que haber un enfermero y no hay nada”, criticó.

Siguiendo con el reclamo remarcó: “Nuestras familias se levantan a las 3 de la madrugada para venir de viaje y están entrando a las alrededor de las 11. Hay personal femenino y masculino para que agilicen la requisa, sólo que no trabajan como lo tienen que hacer”.

El interno aseguró que ya hubo otras huelgas de hambre pero que “se levantaron” cuando “prometieron cosas que luego no se cumplieron”.

Además, indicó que los salones de visitas “son como para cinco personas, la gente está amontonada y hasta sentada en el piso”.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR