X

Alberto R. Saá se olvidó de su pelea con Cristina y reiteró que Milagros Sala es una “presa política”

El gobernador de San Luis que quiere enfrentar al presidente Mauricio Macri en las presidenciales de 2019, parece dispuesto a todo para alcanzar la unidad del peronismo. Ahora dijo que no se “acuerda” de las diferencias que tuvo durante más de una década con la expresidenta.

El saludo de Cristina Kirchner y Alberto R. Saá el día que asumieron los senadores nacionales el 29 de noviembre.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 25/02/2018 21:05
PUBLICIDAD

En declaraciones publicadas este domingo por Página 12, Alberto Rodríguez Saá alentó una primaria del PJ junto a “la izquierda y los movimientos sociales”.

En un tramo de la entrevista tuvo que responder sobre el enfrentamiento que sostuvo durante doce años con el kirchnerismo.

Usted en su momento fue competidor de Cristina Fernández, presentó su propia candidatura por el partido Compromiso Federal. ¿Cómo explica que ahora integre en una primaria con el kirchnerismo?

–Vos sabés que no me acuerdo…

–Pasaron muchas cosas en la Argentina en este tiempo pero no fue hace tanto, fue en 2011…

–No me acuerdo. Los caballeros tienen mala memoria.

De ese modo contestó Rodríguez Saá las preguntas del periodista Sebastian Abrevaya que también lo interrogó sobre su posición con respecto a la detención de Milagro Sala.

-Usted visitó a Milagro Sala en la cárcel, antes de que le otorgaran la prisión domiciliaria, la consideró una presa política. ¿Al resto de los dirigentes opositores detenidos sin condena también los considera presos políticos?

–Bueno, Milagro Sala es una presa política. Es una dirigente social de las culturas originarias, una dirigente indigenista. A ella la ponen presa por un acampe. El juez la llama y le pone prisión preventiva por una falta municipal, cuando la pena mayor era barrer la calle, un trabajo social o una contravención. Y también por asociación ilícita. Es como si vos vas con dos compañeros tuyos y uno te dice ‘bueno, che estaciona el auto acá’. Vos respondés ‘no pero tengo el cartel de prohibido estacionar’ y lo estacionan igual. Entonces ahora tres o más se pusieron de acuerdo para cometer un ilícito, y te meten a vos prisión preventiva por asociación ilícita que es un absurdo tan grande… Es tan claro que es una presa política, que los organismos internacionales así lo han dicho. Yo no quiero entrar a decir quiénes de los que están presos son presos políticos y quienes no. Si digo que el caso de Milagro Sala no es el único, y que la justicia está actuando con mucha arbitrariedad.

A continuación la nota completa:

“El Gobierno abrió una grieta enorme y le echa sal”

El mandatario provincial propone la unidad del peronismo, sostiene que “hay 2019” y que debería armarse una primaria junto a “la izquierda y los movimientos sociales”.

“Nosotros no renunciamos al poder, no renunciamos a cumplir el sueño de la gente, no renunciamos a cumplir nuestras ideas”, asegura durante una entrevista de Página 12.

El gobernador de San Luis propone la unidad del peronismo y la realización de una gran primaria de la que también participe “la izquierda y los movimientos sociales”.

“Hay 2019, hay un amanecer”, repite con optimismo mientras plantea que no es momento para hablar de candidaturas. Sobre el gobierno de Mauricio Macri, es lapidario. Asegura que en lugar de cerrarla, “ha profundizado la grieta enormemente, a un nivel muy parecido al ‘55”. “El Gobierno abrió una grieta enorme y le echa sal para que sea más dolorosa y más tremenda”, advierte.

–Parece que las elecciones fueron hace una eternidad pero no pasaron todavía ni cuatro meses. ¿Cómo fue que en San Luis lograron dar vuelta en las generales de octubre la derrota de las primarias?

–Nosotros leímos mal el partido, perdimos el primer tiempo por 3 a 0, leímos bien el primer tiempo y nos manejamos muy bien en el vestuario y ganamos 5 a 3. Esto en síntesis es habíamos leído mal la situación social, creíamos que los números del Indec tenían algo que ver con la realidad y no tienen absolutamente nada que ver. La realidad es mucho más grave de lo que se marca. Bueno, esto leímos nosotros, además leímos a Duran Barba, que es un genio de la manipulación de la opinión pública, con esto de la posverdad. Y bueno, si vos lo lees o aplicas sus reglas o sus antídotos.

–¿Qué balance hace de la marcha contra el ajuste que se realizó esta semana en la 9 de julio?

–Me pareció histórica, importantísima y yo diría muy buena. La movilización, que hubo tantas deserciones o poco acompañamiento o retaceos, resultó una de las movilizaciones más importantes que se han visto en el país. Los discursos y me parecieron excelentes porque marcan perfectamente la situación del país y el camino a seguir en las luchas sociales. Y fue insinuado que esto se convierte en un plan de lucha, que va a tener de alguna manera un marco teórico que no necesita tanto. Yo digo siempre que es muy fácil hacer el plan porque solamente es tomar los carteles o los slogans que van llevando en las marchas y ahí esta la esencia, que es el programa, la gente hablando, la calle habla.

–El Gobierno calificó a la marcha como motorizada por el kirchnerismo y por Hugo Moyano para defenderse de cuestiones judiciales…

–Esa es la denostación. Tal vez fue innecesario que Moyano hablara de su situación porque la marcha evidentemente tenía otro perfil y buen eso el Gobierno tira sobre esa cuestión, con bastante eficacia porque embarra la chancha y no quiere escuchar el reclamo de la gente. Inclusive algún ministro dijo que no había escuchado ninguna propuesta, bueno nadie puede esperar que en una marcha se lean proclamas o propuestas de 40 paginas, porque es un absurdo. La propuesta es un cambio en la política del gobierno en el tema económico y social.

–Habló de deserciones o retaceo de apoyo por parte de algunos gremios. La CGT está atravesando una crisis y es posible que se produzca una fractura. ¿Eso debilita a la oposición y favorece al Gobierno?

–El gremialismo uno anhela que esté unido y que abrace y nos marque un camino, una ruta en la lucha contra el hambre, contra la desocupación, contra la problemática de los jubilados, los excluidos, la problemática de la mujer. El gremialismo sobretodo últimamente, ha hecho gremialismo sin política. El gremialismo peronista es peronista y tiene que hacer política y abrazar las causas y las banderas nuestras. Y el miércoles Moyano, los dirigentes que hablaron, cada uno mejor que otro, Hugo Yasky, Sergio Palazzo, Pablo Micheli, todos ellos marcaron claramente la cancha en este sentido. Eso me hace vislumbrar que éste puede ser un camino no solo a la unidad, sino a la unidad de los que tienen que estar unidos.

–También hay una situación de mucho debate en el peronismo sobre la unidad y un sector que no acepta participar si el kirchnerismo está adentro. Hablo de dirigentes del Frente Renovador como Graciela Camaño…

–Eso es dolorosísimo y por ahí nosotros mismos hemos entrado en el juego. El Gobierno abrió una grieta enorme y le echa sal para que sea más dolorosa y más tremenda. No solo contra el kirchnerismo y el Gobierno pasado sino contra todo aquel que piense distinto. Contra los movimientos sociales, contra los gremialistas, contra los empresarios, contra la política en general, contra los jueces, contra los medios y contra todo. Y esa grieta la ha profundizado enormemente a un nivel muy parecido al 55. Falta que prohíban la marcha peronista. Si uno dice que es peronista se produce toda una campaña de desprecio, de ninguneo, de agresión. Pero bueno, el Gobierno no se conformó con esto. Después de que tenía abierta la grieta y dividió a los argentinos enormemente, generó lo siguiente: nos dividió. El Gobierno nos dividió. En una reunión parecida a la que sucedió estos días en Chapadmalal, que ellos le llaman algo así como un retiro espiritual, que sucedió el año pasado, la señora gobernadora de la provincia de Buenos Aires dijo ‘quiero un peronismo dividido en tres’ y logró un peronismo dividido en tres. Que zonzos nosotros, que vivos ellos. Entonces si viene una acción de maldad, por otro lado nosotros no podemos cometer tantos errores.

–Usted dijo una frase que prendió rápido entre la oposición y es “hay 2019”. ¿Qué significa?

–Alguien dijo ‘no hay 2019’ y eso fue de una gravedad enorme. La dirigencia, los humildes, los trabajadores, los jubilados, los que están padeciendo en este momento problemas, hemos depositado nuestros sueños en el peronismo para que el peronismo los cumpla y entonces haya justicia social, reivindicaciones de la mujer, derechos del niño. Nos dicen ahora que no, que nosotros no vamos a cumplir los sueños porque no hay 2019. Entonces la gente se desmoraliza y los dirigentes, los avivados, los obreros salen corriendo a buscar otro espacio, nos genera un drama terrible. Es un renunciamiento al que no estamos dispuestos nosotros. Entonces lo primero que hay que decir en este momento es que hay 2019, que no renunciamos al poder, no renunciamos a cumplir el sueño de la gente, no renunciamos a cumplir nuestras ideas, no renunciamos al camino que debe llevar a una transformación, revolución o los sueños peronistas.

–¿Y eso cómo se logra? ¿Compitiendo en una gran primaria?

–Ahora vienen distintos pasos. Primero ‘hay 2019’. Entonces empezamos a agruparnos. Una vez que estemos agrupados tenemos que cambiar nuestros discursos. Nuestro discurso ahora es responder a Duran Barba que nos dice: ‘el pasado’, ‘el pasado’. Nosotros no tenemos que responder a eso, tenemos que mostrarle a la Argentina un amanecer con nuestras ideas, cómo se hace, cómo es ese amanecer. Todas estas luchas sociales, todos estos programas es lo que vamos a hacer nosotros cuando lleguemos y vamos a cumplirlo. Si decimos: nos gusta ese amanecer, entonces tenemos que ir unidos. Pero sin candidatos. ¿Para que nos vamos a pelear por el candidato porque no es el mismo que tengo yo o que tenés vos en la cabeza? Trabajemos para las reglas de juego. Hagamos unas PASO, una gran interna en el campo popular, que no solo tiene que estar el peronismo, sino también tiene que participar la izquierda, los movimientos sociales, todos.

–Usted en su momento fue competidor de Cristina Fernández, presentó su propia candidatura por el partido Compromiso Federal. ¿Cómo explica que ahora integre en una primaria con el kirchnerismo?

–Vos sabés que no me acuerdo…

–Pasaron muchas cosas en la Argentina en este tiempo pero no fue hace tanto, fue en 2011…

–No me acuerdo. Los caballeros tienen mala memoria.

–Hace unos días, su hermano, el senador Adolfo Rodríguez Saá, y su compañera Eugenia Catalfamo, renunciaron al interbloque del peronismo federal y eso abrió especulaciones sobre un posible acercamiento al Frente para la Victoria. ¿Se viene un interbloque con el kirchnerismo?

–El Senado es un ámbito especial. Cada uno de los senadores tienen calidades enormes y gran conocimiento de la vida política. Entiendo que hubo un incumplimiento de reglas de juego en el reparto del poder del Senado. Ahora Adolfo verá lo que harán en el futuro. Pero no es dos mas dos es cuatro. Fue de alguna manera transparentar una situación y comenzar un camino a partir de esta nueva realidad.

–Usted visitó a Milagro Sala en la cárcel, antes de que le otorgaran la prisión domiciliaria, la consideró una presa política. ¿Al resto de los dirigentes opositores detenidos sin condena también los considera presos políticos?

–Bueno, Milagro Sala es una presa política. Es una dirigente social de las culturas originarias, una dirigente indigenista. A ella la ponen presa por un acampe. El juez la llama y le pone prisión preventiva por una falta municipal, cuando la pena mayor era barrer la calle, un trabajo social o una contravención. Y también por asociación ilícita. Es como si vos vas con dos compañeros tuyos y uno te dice ‘bueno, che estaciona el auto acá’. Vos respondés ‘no pero tengo el cartel de prohibido estacionar’ y lo estacionan igual. Entonces ahora tres o más se pusieron de acuerdo para cometer un ilícito, y te meten a vos prisión preventiva por asociación ilícita que es un absurdo tan grande… Es tan claro que es una presa política, que los organismos internacionales así lo han dicho. Yo no quiero entrar a decir quiénes de los que están presos son presos políticos y quienes no. Si digo que el caso de Milagro Sala no es el único, y que la justicia está actuando con mucha arbitrariedad.

–El tema de la corrupción divide aguas en la oposición. Algunos plantean que no pueden hacer un frente con dirigentes que tienen causas por corrupción. ¿Comparte eso?

–Nadie puede conducir y mirar un amanecer si está mirando para atrás. Eso es lo que nos impone el gobierno. Ha logrado esto que nosotros estemos discutiendo el pasado y no estemos discutiendo el presente y el futuro. Entonces como hace el gobierno, ve la marcha del miércoles y pone los nombres y dice éste es kirchnerista, éste es aquel, como diciendo son una bolsa de gatos, pero una bolsa de gatos unida es lo que les duele. Entonces nosotros debemos mirar el futuro. Cada grupo o agrupación o parte del movimiento peronista o partidos que conforman nuestro frente, harán su autocrítica pero es un problema de otros no del conjunto. Yo no le puedo decir a los compañeros que hagan una autocrítica si yo no me la hago pero es problema mío que yo me haga la autocrítica. Que creo que la mejor autocrítica es mirar el futuro y unirnos.

–¿El Gobierno nacional sigue sin cumplir con el pago del fallo de la Corte Suprema sobre la copartipación federal?

–Las provincias tienen cada vez menos fondos, no solo San Luis, sino todas. Cada medida del gobierno le saca plata a las más pobres y las transfiere a sus amigos, es un excelente plan de negocios y un pésimo plan de gobierno el que hacen. Las provincias que firmaron el pacto fiscal hoy están casi todas en default. Y San Luis, que no lo firmó, también está al borde del default. Nosotros estaríamos dispuestos con muchísima responsabilidad a viabilizar un camino de pago conveniente para las partes. Porque tampoco queremos que el Gobierno desfinancie alguna actividad social para pagar a San Luis. Bueno estamos dispuestos a escucharlos, nosotros necesitamos un plan de pago porque ese plan de pago lo convertimos en obras.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR