X

“Bolivia no debe cobrar a los argentinos porque nosotros somos bien recibidos en San Luis”

El presidente de la Colectividad Boliviana, Abraham Callejas apoyó la decisión del presidente Evo Morales, de reformar las normas para garantizar la atención médica en hospitales públicos del vecino país a residentes argentinos.

por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 28/02/2018 23:43
PUBLICIDAD

“Para mi está perfecto que el Gobierno de Bolivia haya dado marcha atrás porque tenemos que convivir como buenos latinoamericanos y nosotros acá hemos sido bien recibidos en la provincia, estamos muy bien”, dijo el dirigente en declaraciones a El Chorrillero.

Este miércoles el canciller, Fernando Huanacuni, anunció que su país decidió adecuar la normativa “para garantizar la reciprocidad”, tal como reclamó el gobierno de Mauricio Macri.

De esa manera, los ciudadanos argentinos que viven en Bolivia recibirán atención médica en hospitales públicos.

Por otro lado, el presidente de la colectividad en San Luis remarcó que diferente es el caso de si un argentino viaja a Bolivia solo a atenderse. “Yo creo que no está bien, porque le está sacando el beneficio a otro que está vive en permanentemente en el país y eso puede generar un gasto para el Estado”, sostuvo.

En el Congreso de la Nación se impulsó un proyecto que busca regular el acceso gratuito a los servicios de salud y educación de los extranjeros “sobre la base de criterios de reciprocidad”. Esa fue la reacción argentina después que Evo Morales se mostrara reacio a firmar un convenio.

Al respecto, Callejas opinó que la iniciativa “lleva a que nos alejemos mucho más, en vez de acercarnos como países vecinos. Esto nos termina perjudicando, no sólo estamos hablando de ciudadanos de Bolivia sino de todos los extranjeros. Creo que el Gobierno argentino debe analizarlo mejor porque lamentablemente estamos rompiendo relaciones y eso no sirve”.

Por otro lado Callejas resaltó los beneficios que reciben en San Luis como el plan Parcelas Hortícolas que impulsó en 2017 el Gobierno de Alberto Rodríguez Saá.

A través de ese programa el Estado cede una hectárea de tierra de Sol Puntano a cada familia boliviana que se inscribe para producir hortalizas. Además, entre otros beneficios, reciben una ayuda económica equivalente a la remuneración del Plan de Inclusión Social.

En el mismo convenio que se firmó el año pasado con la colectividad, también se planificó la construcción de una escuela generativa.

“Estamos agradecidos porque nos abrieron las puertas de par en par. Nos gustaría a nosotros que copiaran la medida de acoger a los extranjeros y decir ‘acá tenés para trabajar”, concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR