X

Crimen narco en la Villa 31: hallaron los cuerpos de una pareja y de un niño en un carro

Encontraron una pareja y un nene de diez años adentro de un carro cartonero. Sospechan de una banda liderada por un capo narco peruano que está preso.

Los cuerpos estaban apilados, carbonizados, atados con alambre y envueltos con sábanas.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 09/03/2018 20:03
PUBLICIDAD

Un hallazgo escalofriante en medio de la madrugada de este viernes tuvo lugar en uno de los pasillos de la manzana 103, en la Villa 31 del barrio porteño de Retiro. Personal de la Unidad de Prevención Barrial de la Policía de la Ciudad fueron alertados por los vecinos cuando observaron que un carro de cartonero se había prendido fuego.

El desenlace fue realmente estremecedor. Encontraron tres cuerpos de un hombre, una mujer y un nene de diez años, completamente calcinados. Estaban apilados, carbonizados, atados con alambre y envueltos con sábanas.

“Por el estado de los cuerpos, todavía no está claro si son tres o más víctimas. Todos los cadáveres fueron remitidos, tal cual estaban, a la morgue judicial. Podría haber más niños entre los restos”, aseguró un investigador en diálogo con Télam.

Al parecer, tres hombres fueron vistos empujando el carromato por la manzana 99 dirigiéndose al lugar donde aparecieron las víctimas. Mientras avanza la investigación judicial, creen que se trató de una posible venganza vinculada al narcotráfico.

El capo narco César Humberto Morán de la Cruz, más conocido como “Loco” César.

¿Quiénes estarían detrás de este ajuste narco?

Los hombres responderían a una organización liderada por César Humberto Morán de la Cruz (41), más conocido como “Loco” César, un capo narco peruano que está preso en la cárcel de Devoto cumpliendo condena por homicidio y otros delitos.

Mientras el hombre continúa detenido, sigue generando terror en la Villa 31 porque uno de sus seis hijos, Bladimir Morán Joyo, alias “Cabecita”, sigue manejando el negocio narco.

En la mira de la Justicia: el Loco César nació en Lima, Perú, y se le adjudican más de 20 asesinatos. Todos le temían, pero la madre de un joven a quien baleó se animó a denunciarlo. En febrero de 2012 cayó detenido.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR