X

Detuvieron al ex esposo de la empresaria mendocina por su asesinato

El dirigente radical fue imputado por el crimen de su ex mujer, a quien mataron de 55 puñaladas. Ya son cinco los detenidos por el crimen.

Detuvieron al ex esposo de la empresaria mendocina por su asesinato.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 17/03/2018 09:18
PUBLICIDAD

Los investigadores del crimen de Norma Carleti, asesinada de 55 puñaladas en su casa del departamento mendocino de Tunuyán, creen que “una feroz disputa económica” pudo haber llevado a su ex marido, el empresario y ex legislador radical Leonardo Hisa detenido anoche, a contratar a sicarios para que la mataran.

El fiscal adjunto de Mendoza, Gonzalo Nazar, dijo que Hisa fue imputado este viernes como “instigador del delito de homicidio calificado por ensañamiento” por declaraciones testimoniales y peritajes, entre ellos una llamada telefónica que él realizó a uno de los supuestos autores materiales horas antes del asesinato.

Por el crimen, además de Hisa, se encuentran detenidos los hermanos Kevin (20), Alexis (25) y Ever(21) Guerrero y un cuarto llamado Alexander Jira (26), todos con antecedentes penales y ahora acusados del delito de “homicidio calificado por ensañamiento” en carácter de coautores.

El fiscal dijo en conferencia de prensa que el homicidio de Carleti “es un hecho lamentable”, porque”fue brutalmente asesinada” y que “según el resultado de la autopsia, recibió cincuenta y cinco puñaladas en su cuerpo”.

Para llegar a la detención de Hisa, el fiscal explicó que fueron importantes las declaraciones testimoniales de familiares, amigos y conocidos de la víctima como así también de los abogados que le llevaban a la mujer los libros contables sobre sus negocios.

“Las declaraciones testimoniales dan cuenta de una separación en muy malos términos, con una feroz disputa económica al respecto”, explicó Nazar, respecto del móvil del crimen.

El fiscal precisó que una de las claves para lograr la detención del ex legislador radical fue la relación de amistad y laboral que mantenía con Juan Carlos Guerrero, el padre de tres de los detenidos como coautores del crimen, publicó Crónica.

Según dijo Hisa a la prensa antes de ser detenido, Guerrero realizaba tareas de mantenimiento en viviendas y locales de su inmobiliaria y que en algunas oportunidades llevaba a sus hijos para que lo ayudaran y fue así como conoció a los jóvenes “de vista”.

Nazar valoró también como prueba fundamental el peritaje de las comunicaciones entre los teléfonos celulares de los presuntos coautores del crimen con el empresario mendocino.

“Existió un llamado telefónico que tuvo lugar el domingo 4 de marzo a las 21.04 saliente de un celular de la familia Guerrero y entrando al teléfono de Hisa. Fue de 14 segundos y, por supuesto, se desconoce su contenido”, detalló el fiscal.

Esa llamada quedó registrada como saliente en la antena que corresponde a la casa donde Kevin Guerrero debía estar cumpliendo su prisión domiciliaria y era la línea telefónica que estaba asociada al cumplimiento de ese beneficio carcelario.

“A las 0.06 del lunes 5 de marzo, cuando el Servicio Penitenciario advierte que ese teléfono había salido del perímetro destinado al cumplimiento de la prisión domiciliaria, se le hizo un llamado y ese llamado impactó en la celda que corresponde a la casa de la víctima”, resaltó el fiscal.

El crimen de Carleti fue cometido durante la madrugada del pasado lunes 5 de marzo, es decir poco después de esa comunicación.

El cuerpo fue hallado en el domicilio de la mujer, ubicado en las calles Almirante Brown y República de Siria, a metros de la Municipalidad de Tunuyán, donde fue convocada la Policía tras recibir una llamada a la línea de emergencia 911 que alertaba sobre los gritos de auxilio que se oían desde el interior de la casa.

Los efectivos que se acercaron hasta la vivienda de la víctima hallaron una puerta violentada en el sector del patio, por donde ingresaron, y encontraron a la mujer tendida boca abajo en el suelo del living con varias puñaladas en su cuerpo.

Los investigadores concluyeron que los homicidas huyeron de la vivienda de la empresaria a bordo de un auto Fiat 600 blanco.

“Tenemos pruebas que ubican a los hermanos Guerrero en el lugar de los hechos. Al menos en el caso de Alexis y de Kevin fueron avistados incluso a bordo del Fiat 600 que luego aparece quemado a unos cinco kilómetros del lugar del hecho y a menos de un kilómetros de la casa de Kevin”, dijo el fiscal, quien aclaró que “casualmente ese auto había sido adquirido el jueves” 3 de marzo.

Respecto del padre de los hermanos Guerrero, el fiscal Nazar dijo que si bien “declaró en dos oportunidades como testigo”, por el momento “no hay motivos suficientes como para imputarlo”en el crimen.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR