X

Los concejales deberán definir ahora si la tarifa de taxis aumenta un 22%

Esta mañana los integrantes de la Comisión de Transporte acordaron el incremento luego de reunirse con los representantes de los gremios. El proyecto se tratará en la sesión ordinaria del jueves.

Este jueves los concejales definirán en sesión si se aprueba o no el aumento.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 19/03/2018 15:35
PUBLICIDAD

Los sindicatos solicitaron a fines del año pasado una suba del 25% en la tarifa de transporte de pasajeros. Pero el intendente Enrique Ponce propuso que fuera del 22%.

El último número fue el que terminó definiendo la comisión integrada por Ayelen Mazzina, Juan Domingo Cabrera (ambos del bloque Unidad Justicialista) y María José Domínguez (San Luis Somos Todos), que tuvo la responsabilidad de estudiar el proyecto.

Ahora, el pedido deberá ser tratado en el recinto, este jueves. De lograr la aprobación, la bajada de bandera diurna pasaría de $22,30 a $27,20, lo que significaría $4,90 más a la tarifa actual. Por la noche el precio del viaje iniciaría con $29,89, es decir $5,39 más.

El otro concepto que tendría modificaciones es la ficha que varía cada 180 metros de recorrido. En este caso tendría un costo de $2,68 en el día y de $3,01 en la noche.

El concejal Juan Domingo Cabrera manifestó que “desde los gremios no se mostraron muy de acuerdo pero aceptaron”.

El siguiente paso es darlo a conocer a sus pares de Cambiemos que no integran la comisión, “para que tenga el consenso de todos los bloques”, sostuvo Cabrera.

La suba en el servicio semipúblico de pasajeros de la ciudad llevará anexado el proyecto para que los taxistas incorporen el sistema de posnet y que el reloj esté homologado por AFIP.

El objetivo de la propuesta es “que el gremio se profesionalice, cuidar al usuario y hacer los aportes que corresponden”, aseguró el edil.

Cabrera señaló además que “está pensado en la seguridad del conductor y del pasajero, porque un 80% de la población se maneja con tarjeta de crédito o débito”.

Además, el proyecto prevé que “el reloj sea controlado por la AFIP cada tres meses” y se les dará a los taxistas “un tiempo prudencial” para que se adecuen al sistema.

Finalmente, pretende que ambas ordenanzas vayan entrelazadas porque “con el aumento el que padece es el usuario y los choferes”; y los que se benefician “son los grandes empresarios”, remarcó.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR