X

Ausencias y silencio en la asunción de funcionarios tras el mini escándalo de la jueza “bochada”

Marcela Torres Cappiello asumió en el juzgado de Familia en reemplazo de Mariana Marhaba Mezzabotta que debió renunciar por haber rendido mal el concurso para ser titular.

Raquel Corvalán puso en funciones a Torres Cappiello.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 20/03/2018 22:09
PUBLICIDAD

Dos hechos inusuales fueron los síntomas del impacto que tuvo la desaprobación de un examen por parte de la magistrada designada directamente por el Superior Tribunal en octubre de 2017.

El primero fue la ausencia de Lilia Novillo que por su condición de presidente toma el juramento a quienes ingresan al sistema judicial. Ese atributo prácticamente no lo había delegado en sus pares hasta ahora.

La segunda señal de que la conducción del Poder Judicial acusó el golpe del “bochazo” a  Marhaba Mezzabotta fue la decisión de la ministra Raquel Corvalán y de Torres Cappiello de no hablar con la prensa.

El Superior Tribunal quiere salir rápido del mal momento. Desplazó de inmediato a la funcionaria cuestionada, puso en funciones a las pocas horas a la reemplazante y bajó la orden de no hablar del tema.

Corvalán y Darío Pereyra Gmelin.

Torres Cappiello se hizo cargo en forma provisoria. En su puesto de Defensora de Menores la suplantó también de manera transitoria, Darío Pereyra Gmelin.

Corvalán valoró que ambos hayan “aceptado la propuesta  del Superior Tribunal”. Y subrayó que “han concursado y resultado aceptados” y que por ello “se los designó para cubrir las vacantes”.

Esta vez la Corte no apeló a la figura del “juez interino” que es objetada por el Colegio de Abogados porque “la norma vigente, tanto constitucional como legal, lo prohíbe”.

La entidad que nuclea a los abogados ha pedido además que sean removidos todos los jueces interinos.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:
PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR