X

Nunca es tarde: terminó la secundaria a los 95 años y quiere seguir estudiando

La señora mexicana demostró que nunca hay que dejar de luchar por los sueños. Conocé su historia.

EFE
Un ejemplo de vida
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 26/03/2018 21:09
PUBLICIDAD

Guadalupe “Lupita” Palacios, de 95 años, logró cumplir uno de sus mayores objetivos: tomó la iniciativa y después de un gran esfuerzo, logró terminar la secundaria. Como si fuese poco, lo hizo con una gran rapidez… ¡en tan sólo 6 meses!

La mujer reveló a EFE que la curiosidad por saber qué decían los titulares de los periódicos y los libros la impulsó a salir del analfabetismo; tras esta decisión, recibió el acompañamiento del Instituto Chiapaneco de Educación para Jóvenes y Adultos.

Un ejemplo de vida (Foto: EFE)

Lupita, originaria de la comunidad indígena Vicente Guerrero, del municipio chiapaneco de Ocozocoautla, es la mayor de cinco hermanos y no tuvo la oportunidad de asistir a la escuela con regularidad cuando era chica.

Sus padres afirmaban “que la escuela era una pérdida de tiempo” y a ella le daba “flojera”; por ello pasaba gran parte del tiempo jugando “arriba de los palos (árboles)” y acabó abandonando los estudios.

Un ejemplo de vida (Foto: EFE)

Desde joven trabajó como comerciante y empleada doméstica, y fue una de las fundadoras del Mercado Cinco de Mayo en Tuxtla Gutiérrez, la capital de Chiapas.”Estudiando puedo aprender la historia de México”, señaló.

El camino de Lupita por la vida no fue fácil. Hoy vive solo en compañía de una de sus nietas con parálisis cerebral en una colonia popular en el sur de Tuxtla Gutiérrez, donde los asesores del instituto educativo la visitan para que no vuelva a abandonar sus estudios.

A su avanzada edad, también ha aprendido a escribir, un logro que pone en práctica escribiendo relatos en una libreta escolar donde plasma una caligrafía que evidencia el temblor de sus manos.

Un ejemplo de vida (Foto: EFE)

“Yo me siento muy bien, como ve. Así como le digo, poquito a poquito voy aprendiendo a ver cómo puedo servir a esta santa tierra a mis 96 años”, relató.

Contó que “nadie me va a dar trabajo” pero aseveró convencida de que “si me pongo abusada (alerta), sí puedo servir de algo”. “La realidad es que yo quiero seguir estudiando, para seguir conociendo la ley de la vida” sentenció Lupita.

UNIRSE A LA CONVERSACIÓN:

Más sobre: ,

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR