X

El obispo celebró la Misa Crismal y lavó los pies de 12 niños puntanos

En todas las iglesias y templos sanluiseños tuvo lugar la ceremonia en la que se bendijeron los óleos y se recordó la “última cena del Señor”. Así los cristianos comenzaron a vivir los momentos más importantes de la Semana Santa.

El obispo de San Luis realizó el tradicional ritual del "lavado de pies" en la principal ceremonia del Jueves Santo.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 30/03/2018 10:50
PUBLICIDAD

En la capital sanluiseña, la misa fue oficiada este jueves por la noche por el obispo Pedro Martínez en la Iglesia Catedral. Allí se celebró “la última cena del señor” y como es habitual para esta época, la principal actividad religiosa de la jornada reunió a muchos fieles.

La misa reunió una importante cantidad de fieles el jueves por la noche en La Catedral.

Con el Jueves Santo comenzó el “solemne triduo pascual”, tiempo en el que se reviven durante cuatro días consecutivos los momentos más importantes de la Semana Santa para la comunidad católica: desde “la última cena” con los apóstoles y hasta “la resurrección gloriosa” del domingo de Pascua.

El obispo Martínez concelebró la misa junto a sacerdotes de la diócesis.

Monseñor Martínez presidió la misa que comenzó a las 20 y que la concelebró con sacerdotes de la diócesis. Como primer acto consagró el Santo Crisma (la materia sacramental con la cual son ungidos los nuevos bautizados, quienes reciben la confirmación y los que son ordenados obispos y sacerdotes) y bendijo los restantes óleos o aceites.

En la celebración se revivió “la última cena de Jesús”.

El rito de la misa crismal incluyó también la renovación de las promesas sacerdotales.

El tradicional lavado de los pies, en niños puntanos.

En otro de los momentos importantes del rito religioso, el obispo representó el gesto del “lavado de los pies” en 12 niños puntanos que representaron los 12 apóstoles de Jesús. De esa manera Jesús mostró a sus discípulos que “la pureza y la humildad son dos virtudes esenciales para la digna recepción del sacramento de la Eucaristía”.

Doce niños de San Luis representaron los apóstoles de Jesús.

Las celebraciones seguirán este Viernes Santo, único día en el que no hay misa, con la meditación de la Pasión del Señor. El rito de la adoración de la Cruz será a las 17.

Mientras que el Sábado Santo por la noche, monseñor Martínez celebrará la solemne Vigilia Pascual desde las 22:30. A partir de ese momento, los cristianos vivirán “la alegría de la Resurrección de Cristo”, que se prolongará a lo largo de cincuenta días.

La misa de resurrección será también oficiada por el obispo de San Luis el domingo a las 11.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR