X

Silencio oficial sobre un acuerdo de $15 millones con la compañía de low cost Polar

El  Gobierno de Rodríguez Saá salió a expresar su cautela frente al desembarco de la compañía en San Luis, pero no hubo explicaciones acerca de un millonario convenio.

Un ejecutivo de Polar se entrevistó con el ministro González Funes y Enrique Cabrera el 3 de octubre de 2017.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 11/04/2018 01:24
PUBLICIDAD

Infobae reveló el lunes que “la compañía firmó un acuerdo con el gobierno de San Luis –de unos 15 millones, según fuentes del mercado– para centralizar su negocio en esa provincia desde el aeropuerto Valle del Conlara, en Merlo”.

El portal porteño precisó además que está programado que “muchos de sus vuelos salen y llegan a la capital provincial, Merlo y Villa Mercedes”.

La información la dio a conocer el mismo que la Nación autorizó a la empresa a explotar una serie de rutas.

“Hoy la autorizaron a volar y ya hay polémica con Polar, la nueva low cost argentina”, es el título de la nota que firmó periodista Sebastián Catalano.

Señaló que la compañía “estará basada en San Luis y propone vuelos internacionales desde La Plata” y que hay “críticas del sector”.

Apenas el ministerio de Transporte de la Nación hizo el anuncio oficial, Cabrera formuló declaraciones para mostrar “la prudencia” del Gobierno provincial.

Según la Agencia de Noticias San Luis, el funcionario será “cauteloso” con la línea aérea. También habló de la “seriedad de la decisión” que se tomará.

“Polar Líneas Aéreas es una empresa que propone una línea low cost (de bajo costo) a nivel nacional que incluye varias rutas aéreas entre ellas San Luis. Nosotros vamos a ponernos en contacto con la empresa esta semana para analizar los beneficios que traerá a la Provincia. Hay que analizar el planteo de la compañía y la inversión. Seremos absolutamente serios en la decisión que tome la provincia”, dijo ayer Cabrera a la ANSL.

En ninguna de las intervenciones de los dos últimos días hizo referencias al acuerdo comercial, ya sea para confirmarlo o desmentirlo. El Chorrillero intentó comunicarse con el funcionario pero no fue posible.

El 3 de octubre de 2017 el ministro de Turismo, Aldo González Funes y Cabrera mantuvieron un contacto formal con un representante de Polar, pero después no hubo más información oficial sobre los avances para la explotación del Aeropuerto del Valle del Conlara.

Infobae consignó que la empresa  que “aún no tiene aviones ni página web, invertirá USD 650 millones (más USD 800 en forma indirecta) y le dará trabajo directo a 1.200 argentinos”.

El medio además dio cuenta que la empresa pertenece a Daniel Barbosa, un ex piloto de Aerolíneas  que fue propietario de Cata Líneas Aéreas, que quebró en 2008.

“Una “curiosidad”: varios de los vuelos internacionales tienen como cabecera el aeropuerto de La Plata, una terminal con poca operatoria a la que habría que hacerle inversiones en infraestructura”, dice también Infobae.

La compañía según Infobae

Por el momento, Polar tiene domicilio legal en un estudio de abogados. Se inscribió en AFIP en junio de 2017 y, como se dijo, le pertenece a Barbosa, un ex piloto que fue dueño de una aérea frustrada.

Barboza perteneció a la fuerza aérea y tuvo un paso por Aerolíneas, pero no habría llegado a ser comandante. En su perfil de LinkedIn, Barbosa se define como “fundador, presidente y CEO de Polar Líneas Aéreas, nueva aerolínea de pasajeros y carga de corto y largo recorrido con sede en Argentina, para conectar Argentina, EEUU, Europa, Oceanía, Asia y domésticos”.

Cata comenzó a volar en 1986, como parte del Grupo Pesquera ICS Argentina, que Barbosa presidió entre 2004 y 2007 (y del centro del centro de mantenimiento de 2003 a 2007). Dejó de operar en 2006 y le decretaron la quiebra dos años después. En octubre de 2003, la compañía tuvo un vuelo fatal: su Fairchild FH-227B, matrícula LV MGV, que llevaba carga de Ezeiza a Corrientes, se estrelló en un campo de golf en Canning, a poco de despegar. Sus cinco tripulantes murieron.

La propuesta de la empresa plantea opciones muy interesantes e innovadoras como la elección de La Plata como puerta de entrada y salida de vuelos internacionales

Polar propuso volar con aviones “del tipo DC 10, Airbus A-340 y Boeing 737”, según la documentación presentada. “En realidad quería volar con un Boeing 737-200 con sistema de supresión de ruido. Le agregaron eso porque es un modelo que no lo vuela nadie, por ruido y polución. Y ya no debe haber pilotos habilitados para ese modelo”, resume otra fuente del sector aéreo.

Luego del anuncio de hoy, Transporte asegura que usarán naves “nunca utilizadas en Argentina y  de última tecnología: Airbus A-319”.

Infobae intentó comunicarse con Barbosa por medio de sus abogados. “Está saliendo de viaje hoy” y se comunicará a la vuelta, aseguraron.

 

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR