X

Fue policía, estuvo preso, lo sobreseyeron y ahora es fiscal: “Me armaron una causa”

Se trata de Marcelo Palacio Fernández, quien asumió como agente fiscal interino en la Fiscalía Nº 3 de Villa Mercedes.

Palacio juró como fiscal interino.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 17/04/2018 08:38
PUBLICIDAD

El viernes juraron funcionarios de las circunscripciones 1 y 2 de la Justicia provincial y entre los nombres que asumieron cargos, el de Marcelo Palacio Fernández (41) causó la “sorpresa” de algunos que recordaron su pasado.

El flamante fiscal estuvo preso 6 meses en 2005. Fue investigado y acusado de integrar una banda de delincuentes que habían concretado “un asalto a mano armada”. Luego de que la Justicia concretara sus actuaciones, fue sobreseído.

“A principios de ese año denuncié hechos de corrupción que involucraban a jefes de la Unidad Regional (2) y ello provocó que los echaran. Después de eso buscaron la manera de involucrarme en una falsa denuncia, de la cual fui totalmente sobreseído”, recordó Palacio Fernández en un diálogo que mantuvo con El Chorrillero.

“Las resoluciones fueron un escándalo ya que la Justicia dijo que la causa fue prefabricada, una novela policial que hicieron para perjudicarme. Me armaron una cama, me armaron una causa”, agregó.

Según sostuvo, sus acusaciones a los superiores revelaron “hechos de corrupción” referidos a los servicios adicionales que efectuaba su personal subalterno cuando cumplía funciones como jefe de servicio.

Para el ahora fiscal, los efectivos “realizaban los adicionales pero no los cobraban, sino que iban a manos de otros jefes”. “Eso molestó y había que escarmentar al uniformado que se había animado a denunciar”, manifestó.

Palacio Fernández expresó que luego de someterse a la investigación y haber vivido “una situación injusta”, tuvo que decidir qué hacer con su vida. “Me puse a estudiar, estuve contratado por el ministerio de Seguridad y mi intención fue la de no volver a la fuerza porque las condiciones no estaban dadas”, detalló.

Con el tiempo ingresó al Poder Judicial, desestimó la idea de tomar represalias contra Estado para “seguir adelante” y se desempeñó en distintas áreas como “la laboral, la de familia y la civil”: “La gente me conoce, saben qué clase de persona soy, con valores y honesta; eso molesta a otras que no lo son”.
Apenas asumió se desempolvó la causa en la que se lo incriminó. En este sentido aseguró que “la situación le genera intranquilidad a algún miembro de la fuerza” ya que conoce “uno por uno” y sabe “en quien confiar”.

Asimismo destacó que aquellos policías “honestos” no deben tener ningún tipo de conjeturas negativas sobre su función ya que el los acompañará: “La gente quiere un fiscal que esté metido en la investigación, participando de la instrucción, controlando las pruebas, cerca del ciudadano”.

También resaltó que su relación con la fuerza policial “es excelente”, lo que no quiere decir que sean “amigos de los que comparten asados”, y aseguró que implementará capacitaciones “personalmente, en cada comisaría durante los fines de semana”.

“La idea es que los sumarios lleguen al juzgado lo mejor que podamos, un fiscal no puede enterarse de un hecho a los 30 días de que la Policía eleva un expediente”, aseguró.

Por último insistió que su situación fue “una fantasía” que le armaron y por ello le “duele” tener que explicar un hecho del cual es “totalmente inocente”.

“El rol que ahora cumplo, es de quien representa los intereses de todos los ciudadanos, no es menos importante esta labor. Voy a trabajar para que las cosas se hagan de la mejor manera, no desde el escritorio sino cerca de los policías comprometidos y honestos. Tenemos que mejorar cada día, mejorar, mejorar y mejorar”, concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR