X

Detectan US$ 11 millones de coimas de Odebrecht enviados a una cuenta atribuida al “Corcho” Rodríguez

Se trata de U$S 11 millones que transfirió un cambista de la constructora brasileña para el pago de coimas. El descargo del acusado.

Rodríguez será denunciado por la Oficina Anticorrupción.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 30/04/2018 01:46
PUBLICIDAD

La Oficina Anticorrupción denunciará a Jorge “Corcho” Rodríguez por la megacausa de corrupción de Odebrecht. La presentación será a partir de un informe de la Justicia de Uruguay, que determinó que entre 2012 y 2014 la constructora brasileña giró once millones de dólares en coimas a una cuenta de la empresa fantasma Sabrimol Trading, atribuida al empresario. Los sobornos que pagó la compañía eran para asegurarse contratos de obra pública en la Argentina. La compañía destinó al menos U$S 35 millones en coimas.

Los datos surgen a partir de información que la Justicia uruguaya le dio a la Argentina al hacer lugar a un pedido del juez federal Sebastián Casanello solicitado por el fiscal federal Federico Delgado, después de que se levantara el secreto fiscal en esa cuenta, en Montevideo.

La ruta de los fondos ilegales arrancaba a partir de transferencias que el cambista brasileño Olivio Rodríguez Junior hacía a través de cinco empresas offshore. A partir de ellas giraba la plata a la cuenta de Sabrimol en el banco Itaú de Montevideo, donde finalmente la plata era retirada en efectivo. Fueron cerca de 40 transferencias en total, que se hicieron en dos años y cinco meses.

La información forma parte de la denuncia que el organismo liderado por Laura Alonso hará el próximo miércoles ante Casanello, que investiga la ramificación de la trama de corrupción de Odebrecht en la Argentina en relación a obras de la empresa AySA. La OA, además, pedirá que estos datos sean enviados a las otras causas, que investigan el Soterramiento del Sarmiento y la construcción de gasoductos.

La sospecha del organismo es que la plata que recibían de Odebrecht era cargada en aviones de “Corcho” Rodríguez que aterrizaban en el aeropuerto de San Fernando y que luego le entregaban a funcionarios durante el kirchnerismo, de acuerdo a la denuncia, a la que accedió Clarín.

Los informes del banco señalaban que la sociedad Sabrimol Trading tenía a Odebrecht entre sus principales clientes. “Están asesorando en la obra relacionada al soterramiento del tren Sarmiento en Argentina, recibiendo fondos de subsidiarias de esta empresa en forma habitual. También son clientes los argentinos Susana Giménez y Jorge Rodríguez, a quienes les administran propiedades e inversiones en Uruguay”, indicaban los documentos internos.

Uno de los directivos de la sociedad es Martín Molinolo Menafra, que es además vicepresidente de Bralex SA. Rodríguez dijo en un juicio en Uruguay que era el único dueño de esta compañía, informaron desde Todo Noticias.

En la denuncia se advierte además que “los numerosos viajes a Uruguay de Rodríguez y Osvaldo Gandini (su contador) en aeronaves pertenecientes a la flota de la empresa de Rodríguez con llegada al aeropuerto de San Fernando (con controles no tan rigurosos) pudieron ser la vía de entrada del dinero en efectivo a la Argentina”.

La Oficina Anticorrupción pedirá en su presentación que Casanello ordene la indagatoria de Rodríguez, Gandini, del exministro de Planificación Julio De Vido y de dos de sus allegados, Roberto Baratta y el detenido José Lopez, entre otros. Además de la ampliación de declaraciones de exfuncionarios de AySA y empresarios.

Rodríguez negó las acusaciones

El empresario dijo que no intermedió en el pago de coimas de Odebrecht al gobierno de Cristina Kirchner, que no es dueño de Sabrimol y que la cuenta del Itaú en Montevideo no es de él. Aunque confirmó que presentó a dos uruguayos Carlos Luis Dentone (presidente de Sabrimol) y Molinolo, a directivos de Odebrecht en la Argentina.

“Es cierto que le presenté a directivos de Odebrecht, pero yo no tenga nada que ver con pagos de sobornos y los contadores tampoco admitieron al diario La Nación o por otras vías haber hablado de pagos de sobornos. Tampoco creo que ellos le hayan pagado sobornos a Baratta u otros exfuncionarios”, se defendió Rodríguez.

Además dijo que Bralex es de su propiedad y que la creó para manejar la casa que tiene en Uruguay, que declaró ante la AFIP. “Molinolo era mi contador y por eso figura como vicepresidente. Pero insisto, si dicen que Uruguay informó que ellos eran los ‘beneficiarios finales’ queda claro que Sabrimol y la cuenta no son mías”, afirmó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR