X

Artesanos de La Toma preocupados porque no les proveen mármol ónix para trabajar

Aseguran que “hace 3 meses” que no pueden conseguir los minerales. Además sostienen que sólo se abastece a empresas que hacen grandes compras.

Gentileza Dana De Biasio
Los artesanos de la piedra semipreciosa mármol ónix aseguran tener “incertidumbre” ante la falta de los recursos naturales.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 01/05/2018 08:48
PUBLICIDAD

Los artesanos de la piedra semipreciosa mármol ónix, extraída en La Toma, aseguran tener “incertidumbre” ante la falta de los recursos naturales para la elaboración de sus obras. Según advirtieron, “hace 3 meses” que los responsables de la venta no les entregan el material.

La localidad cuenta con “alrededor de 40 talleres”. En cada uno se desempeñan varias personas y en algunos casos familias completas. Por ese motivo, el problema que atribuyen en torno a la adquisición de la materia prima, “perjudica la fuente laboral”.

El artista Pedro Guzmán “El Comanche”, describió en diálogo con este medio que tienen “bastantes dificultades” para comprar la piedra. Según señaló, la última vez que consiguió (en enero) sólo le vendieron “300 kilogramos”.

“Para que la gente entienda, esa cantidad es ínfima en comparación con lo que nosotros necesitamos para elaborar las distintas piezas. Usamos 500 kilogramos por semana como mínimo”, explicó.

Esta situación provocó que los artistas no sólo no puedan moldear sus creaciones, sino que fundamentalmente “temen por su estabilidad económica”.

“Esta tarea es muy importante, tiene su sacrificio, pero por cada artesano vive una familia. Gracias a esto que hago desde prácticamente toda la vida, todos los días puedo almorzar con mi familia; hoy no sé si voy a tener piedra y duele”, expresó Guzmán.

Por otra parte, distintos artesanos manifestaron que siguen trabajando con otros minerales como el ónix de Mendoza, Salta, Jujuy, La Rioja; pero el que más ingresos les genera por “el reconocimiento mundial”, es el mármol ónix.

La situación de la cantera Santa Isabel, la clave de las fuentes laborales

La zona de extracción, única en el mundo, se ubica a unos 30 kilómetros al noroeste de La Toma, por camino de tierra. Allí se explotan los sitios que contienen el mineral semiprecioso y también se realiza la distribución.

En 2015 se organizó una cooperativa integrada por obreros de la piedra que asumió el manejo de la explotación y venta hasta el año pasado, cuando fue intervenida.

Según indicaron distintas fuentes cercanas a la labor de los marmoleros, “después de las PASO el Gobierno ordenó intervenir la cooperativa con la excusa de una publicación en las redes sociales que denunció que la institución estaba haciendo un mal manejo de la cantera”.

En este sentido Guzmán explicó que desde entonces se inició un proceso de dificultad a la hora de la adquisición, llegando a condiciones máximas de distribución de “300 kilogramos por marmolero”.

Al ser consultado por este medio el interventor Víctor “Tito” Gozainy, señaló que se limita a “abrir y cerrar” la cantera y que quienes están autorizados a hablar sobre el problema son los funcionarios de la Dirección de Minería, dependiente del Gobierno provincial.

Tanto Guzmán como otras fuentes relacionadas, recordaron que en época de campaña “regalaron 300 kilos a cada marmolero”, hecho por el que “algunos no quieren reclamar” lo que sucede actualmente.

“Se dieron esos kilos, luego pasó la temporada, nos entregaron un poco y nada más. Cuando terminaron las elecciones, el concejal Douglas Carranza me dijo que Adolfo (R. Saá) les dio la cantera para ´hacer política´. Ahora el interventor no hizo nada y no sé qué irá a pasar, vivimos una incertidumbre”, manifestó Guzmán.

Otra de los artesanos consultados, indicó que a “algunos empresarios les venden mayor cantidad de piedra”. “Desde siempre sucedieron este tipo de irregularidades, y sale perdiendo el trabajador”, añadió.

Según le confirmó una fuente a El Chorrillero, un grupo de “más de 25 artesanos están firmando una nota”, que pretenden presentar en el Concejo Deliberante de La Toma, para exponer sus inquietudes.

“En el pueblo se están perdiendo las fuentes laborales. En el mundo somos conocidos por el mármol ónix, y ahora no lo tenemos para trabajar. No sabemos cuándo se va regularizar la situación. Es una tarea tan noble que cuando pasan estas cosas duele, siento bronca al ver cómo se maneja esto”, concluyó.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR