X

Monseñor Martínez pidió “por la vida” y aseguró que “no se puede justificar el aborto”

El obispo agradeció a los legisladores de San Luis por posicionarse “en defensa de la vida” y remarcó la necesidad de “apoyar con oraciones” al resto de los parlamentarios del país, en el contexto del debate por la ley del aborto. Además transmitió el saludo de Francisco a los puntanos.

Una multitud le rindió culto al Santo Cristo de la Quebrada.
por El Chorrillero / San Luis
Actualizada: 04/05/2018 11:47
PUBLICIDAD

Este jueves se desarrolló la celebración del Santo Cristo de La Quebrada, festividad que congregó a miles de personas de distintas partes del país. Durante la misa central, que inició a las 15:30, el obispo Pedro Martínez oró por las plegarias de los devotos y particularmente expuso la postura de la Iglesia en torno al aborto.

Monseñor Pedro Martínez presidió las celebraciones en Villa de la Quebrada y Renca.

Feligreses de distintas ciudades y localidades puntanas y de otras provincias se movilizaron hasta la Villa de la Quebrada para participar de una de las celebraciones más importantes de San Luis.

En la Santa Misa estuvieron el senador Nacional, Claudio Poggi, la intendenta de la localidad Stella Lobo, funcionarios del Gobierno de la provincia, legisladores de distintos partidos políticos, autoridades policiales y representantes de asociaciones.

Más adelante llegaron el senador Nacional Adolfo Rodríguez Saá y el vicegobernador Carlos Ponce, quienes se sumaron a la procesión.

Durante la mañana se había realizado la otra festividad religiosa en la localidad de Renca, que convoca a miles de devotos. También fue encabeza por monseñor Martínez.

“Como saben el aborto es un crimen abominable, no se puede tomar como algo bueno. Es el asesinato de la vida humana, indefensa e inocente, desde el principio”, manifestó el obispo durante su homilía.

En ese sentido instó a los fieles a elevar oraciones para que “aquellos a los  que les toque legislar, lo hagan a favor de la vida”.

El senador Poggi junto a feligreses y dirigentes en la procesión.

“El Papa nos insiste que el aborto es la continuación de la cultura del descarte, dejar aquello que no sirve; pidámosle al señor Jesucristo para que acepte nuestros lamentos”, añadió monseñor Martínez que dedicó un pasaje importante de su mensaje al tema que es debatido por estos días en comisión en el Parlamento.

“Jesús nos protegerá si vivimos como él nos pide. Dios bendice a su pueblo con la paz. Un pueblo que no reconoce la ley de Cristo en sus leyes, no tendrá paz”, indicó.

Por otra parte sostuvo que la fe de los creyentes “es una devoción muy particular” que le pide a la deidad “por el precio del árbol de la vida, que es Cristo en la Cruz”.

De esta forma, metaforizó la festividad con la necesidad de alcanzar los auxilios necesarios para la vida eterna: “La Cruz del Cristo de La Quebrada nos recuerda nuestras cruces para traerla a sus pies”.

Mabel Leyes, Stella Lobos, Adolfo Rodríguez Saá y su esposa, Carlos Ponce, Funes Bianchi, Pinelli y Roberto González Espíndola.

También se detuvo en la profundidad espiritual de la jornada recordando que en la Iglesia y sus alrededores se observan diversas frases que los creyentes colocan en forma de agradecimiento a sus pedidos y dijo que allí “están puestas cada una de las cruces”.

“Unamos nuestras cruces a la de Cristo de la Quebrada, la que uno pueda tener es variada, pero todos tenemos una. Para algunos representa el peso de los años, para otros el temperamento, están las personales, las de enfermedades, incluso las morales, aquellas que tenemos tan adentro que nadie la sabe y sólo la conocemos ante Dios”, dijo.

Una multitud le rindió culto al Santo Cristo de la Quebrada.

Más adelante remarcó que la visita a la novena significó la necesidad de mencionarle a la divinidad que “perdone las faltas” y a su vez la plegaria para que “nos haga buenos”.

“Cada uno de ustedes trae un pedido y es para alcanzar el auxilio necesario para la vida eterna, no estarían aquí si no creyeran en ella; qué triste que es la vida de aquel que no cree en la eternidad”, añadió.

Luego agradeció la visita a cada peregrino y aseguró que ese gesto “queda en el corazón de Jesús” que “desde el cielo contempla a cada uno que reconoce por su nombre o de un modo en particular”.

“Pidamos que vivamos en paz (…) pongamos las cosas buenas para que el Señor nos bendiga y las malas para que nos perdone. Muchas veces uno quiere ocultarse ante Dios y Jesús nos mira para cuidarnos, nos mira el corazón y nos dice ‘no te preocupes, para eso yo estuve en la Cruz, para curar esa herida y ese pecado’”, concluyó.

Cerca de las 16:30 dio inicio la tradicional procesión, que se expandió por las calles de la villa. Las primeras melodías de la Banda de la Policía de la Provincia anunciaron el paso del Cristo, en el marco de agrupaciones gauchas, banderas papales, pañuelos blancos y rosarios que anunciaron su fe.

Al finalizar, los fieles se congregaron frente a la Iglesia del pueblo, donde se escuchó el mensaje final del obispo.

Una multitud le rindió culto al Santo Cristo de la Quebrada.

“Hace unos pocos días estuve con el Santo Padre Francisco y manifestó que les diera una bendición de él a cada uno de ustedes; una bendición para todos los que vienen de otras provincias, una bendición particular para los niños”, dijo al iniciar su mensaje.

“Antes de ello quisiera transmitirles una alegría de San Luis. Los diputados y senadores nacionales se han comprometido a firmar la vida en los momentos de las votaciones de las leyes”, mencionó entre aplausos.

Es así que pidió “rezar por los gobernantes”: “Muchas veces escuchamos las críticas y no sé cuántas veces rezamos, oremos por el esfuerzo callado que hacen. Muchas veces sólo vemos los defectos y no la dedicación para que en San Luis podamos vivir bien. Una bendición especial y que Dios nos reciba todo este año en sus manos”.

PUBLICIDAD

EN PORTADA EL CHORRILLERO

SUBIR